Logo Cirterio.hn blanco

Lo que significaría un Congreso estadounidense republicano

Por: Laura Tyson y Teresa Ghilarducci

BERKELEY – La inflación encabeza ahora la lista de preocupaciones de muchos votantes en Estados Unidos. Pero si aprovechan las elecciones de mitad de período de este mes para protestar contra la inflación, podrían inclinar el control del Congreso hacia el Partido Republicano, con consecuencias desastrosas para su propio nivel de vida y la democracia estadounidense.

Pase lo que pase con la inflación durante el próximo año, tendrá muy poco que ver con el Congreso. Lo que importa es la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos y los acontecimientos mundiales -como la guerra en Ucrania- que afectan los precios de las materias primas y las cadenas de suministro. Los precios de la gasolina pueden ser una fuente importante de dolor inflacionario para los votantes estadounidenses, pero ni el presidente ni el Congreso pueden hacer mucho para reducirlos a corto plazo.

Además, sabemos lo que haría un Congreso republicano. Reduciría drásticamente las prestaciones gubernamentales que la mayoría de los estadounidenses valoran. Limitaría las disposiciones de la reciente Ley de Reducción de la Inflación (IRA) para controlar los costes de la sanidad y combatir el cambio climático. Limitaría y aumentaría los costes de la planificación familiar (control de la natalidad) y los servicios de salud reproductiva para las mujeres, y buscaría aprobar una prohibición federal del aborto, con graves consecuencias económicas y sociales. Tras la eliminación del derecho constitucional al aborto por parte del Tribunal Supremo, muchas mujeres estadounidenses deben viajar a otros estados para recibir atención médica. Con una prohibición nacional, las estadounidenses tendrían que buscar servicios de salud reproductiva en otros países.

En resumen, los republicanos perseguirían una agenda que empeorará la vida de la mayoría de los estadounidenses. Kevin McCarthy, que probablemente se convertiría en el presidente de una Cámara de Representantes controlada por los republicanos, ha prometido chantajear al presidente Joe Biden y a los demócratas para que acepten la agenda republicana o se arriesguen a un impago de la deuda pública estadounidense. Como en el pasado, la amenaza republicana de bloquear un aumento del techo de la deuda federal es profundamente irresponsable, pero también creíble.

Un impago tendría consecuencias nefastas para la economía estadounidense, tanto de forma inmediata como en las próximas décadas. Decenas de millones de familias, incluido el personal militar, perderían inmediatamente el acceso a los programas federales de los que dependen para su subsistencia. Se producirían pérdidas masivas en los mercados de capitales mundiales, lo que supondría un duro golpe para las cuentas de jubilación de millones de estadounidenses.

Además, las tasas de interés se dispararían y el valor del dólar se desplomaría al deshacerse los inversores mundiales de sus tenencias de deuda pública estadounidense (el activo seguro de referencia en el mundo durante los últimos 100 años). Los precios de los bienes y servicios importados, que representan alrededor del 13% del PIB, se irían a las nubes.

Los estragos en los mercados de capitales mundiales probablemente desencadenarían una recesión tanto a nivel nacional como mundial, y la pérdida de confianza en la deuda estadounidense supondría el fin del papel del dólar como moneda de reserva dominante en el mundo. Los estadounidenses se enfrentarían a unos costes de endeudamiento más elevados y a unos precios de importación más altos durante las próximas décadas.

Pero la alternativa de aceptar simplemente la agenda republicana también tendría consecuencias nefastas. Eso también aumentaría los precios de los productos y servicios que los estadounidenses desean. Los republicanos están dispuestos a eliminar las medidas del IRA que apuntan a controlar los precios de Medicare y de los medicamentos, y a reducir los precios de los vehículos eléctricos y otros productos que funcionan con energía limpia. También se centrarían en los programas gubernamentales de los que dependen decenas de millones de estadounidenses, como Medicare, la Seguridad Social, el Obamacare, la ayuda a la vivienda, los programas de almuerzos escolares y la asistencia alimentaria. Y bloquearían la aplicación de un programa de alivio de la deuda estudiantil que reduciría los costes del servicio de la deuda de 40 millones de estadounidenses.

Un Congreso controlado por los republicanos seguiría entonces una desacreditada estrategia desde la perspectiva de la «oferta» para impulsar el crecimiento con dádivas para los ricos, el mismo enfoque que acaba de causar un colapso financiero y político en el Reino Unido, obligando a Liz Truss a dimitir al frente del gobierno tras sólo 44 días. Los republicanos se han comprometido abiertamente a reducir las tasas tributarias para los más ricos de Estados Unidos, desafiando a la mayoría de los estadounidenses que creen que estas deben ser aumentadas. Bloquearían la aplicación de la tasa tributaria mínima del 15% de la IRA para las empresas estadounidenses, desafiando de nuevo la voluntad de la mayoría. Y bloquearían la financiación de la IRA para reforzar la capacidad de ejecución del Servicio de Impuestos Internos, que se espera que genere 204.000 millones de dólares adicionales durante la próxima década.

Recortar los impuestos a los ricos y a las empresas no sale gratis. Reduciría los ingresos fiscales, y esas pérdidas tendrían que compensarse con tasas e impuestos adicionales a las familias de clase media y trabajadora, o con recortes en los programas y prestaciones gubernamentales que tanto necesitan.

Y lo que es peor, a medida que vayan eliminando estos programas, los republicanos del Congreso, en colaboración con sus aliados en muchos gobiernos estatales, también se movilizarán para restringir el derecho al voto, de modo que los votantes insatisfechos encontrarán nuevas barreras cuando traten de hacer que el partido rinda cuentas por su agenda profundamente impopular. Estados Unidos habrá sido arrastrado aún más por el camino hacia un gobierno minoritario permanente.

Si los estadounidenses votan a los republicanos por su enfado con la inflación, no obtendrán una inflación más baja. Por el contrario, verán cómo se destruyen sistemáticamente las prestaciones, los programas y los derechos valorados por la mayoría de los estadounidenses. Más aún, el voto a los republicanos es un voto contra la propia democracia estadounidense. Es un voto para el sedicioso y racista movimiento MAGA* que hoy controla el partido.

(Nota del traductor: “MAGA” corresponde a las siglas en inglés de “Recuperemos la grandeza de Estados Unidos”, utilizado en la campaña presidencial de Donald Trump).

*Laura Tyson fue presidenta del Consejo de Asesores Económicos del presidente de EE.UU. en la administración Clinton y es profesora en la Escuela Haas de Negocios de la Universidad de California, Berkeley, además de miembro del Consejo de Asesores de Angeleno Group.

*Teresa Ghilarducci es profesora de Economía em la The New School for Social Research.

Redacción Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.

comparte:

Más publicaciones

Fiestas de Independencia

El petróleo ruso barato

Por: Guillermo Serrano Hace varios años, los países del llamado tercer mundo procuraron poner un precio justo a los productos básicos que se encontraba en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.