La Alianza Cívica y el diálogo político

Por: Oscar René Vargas

  1. En la madrugada del 17 de julio de 2019, la policía asesinó a balazos a un joven y dejó dos heridos en la ciudad de León y cerramos ese día con la solicitud de la Alianza Cívica pidiendo negociaciones al régimen, a más tardar el 31 de julio, en los salones del INCAE.
  2. En la reunión de San José/Costa Rica, 28 de julio, las demandas de los exiliados a la Alianza Cívica fueron básicamente: reestructuración, una nueva estrategia y, sobre todo, cambios en la lógica de los negociadores. Algunos miembros han cometido errores en su razonamiento de creer en la buena fe de la dictadura. No es el momento de candidaturas.
  3. El futuro de Nicaragua no está prefijado, el futuro es pocas veces predecible. El objetivo del análisis político es diferenciar entre lo posible y lo imposible, y hallar las variantes más probables, entre las teóricamente posibles.
  4. El futuro es siempre una construcción desde el presente, con aprendizaje heredado del pasado. Los movimientos sociales tienen que tomar en cuenta que la mejor forma de predecir el futuro es creándolo, inventándolo día a día.
  5. El análisis político es solamente una hipótesis de trabajo. Hay que controlarlo constantemente, precisarlo más y más, acercarlo más a la realidad.
  6. La tarea del análisis es interpretar los zigzags de la cúpula del poder y sus aliados. Es necesario estudiar día a día los acontecimientos sociales-políticos-económicos y poder sacar algunas conclusiones de los hechos, para exponerlos en una estrategia. Sin una estrategia correcta el triunfo es imposible.
  7. Hemos de tomar conciencia de los escenarios posibles y reflexionar sobre el rol de cada uno de los principales actores que vayan a intervenir, conocer sus intereses en juego y fijar el posible rumbo de la sociedad nicaragüense.
  8. Los ciudadanos autoconvocados asestaron un golpe mortal al sistema político basado en la alianza gobierno + gran capital. Lo que ha sucedido posteriormente, es, que los movimientos sociales no han podido hacer prevalecer sus objetivos, porque entregaron el proceso de negociación con el régimen en las manos del gran capital.
  9. Dado que la Alianza Cívica no tiene una base social propia, hay que caracterizarla de acuerdo a su origen, su dinámica interna y la dirección hacia la que se orienta o hacia la que la empujan los acontecimientos.
  10. La Alianza Cívica quiere crear una mentalidad dependiente, de obediencia ciega entre los ciudadanos, que es la antítesis del espíritu crítico e independiente, propio de los movimientos sociales insurgentes.
  11. La base de apoyo del régimen ha quedado suspendida en el aire. Por eso es vital, para el régimen, neutralizar políticamente a la Alianza Cívica y acabar con los movimientos sociales para contrarrestar la pérdida de su base social.
  12. Todos sabemos que la política tradicional es un teatro, la confrontación entre Ortega-Murillo contra el gran capital es irreal. Muchas veces sus aparentes diferencias no son verdaderas.
  13. Los rasgos específicos del teatro político son, en ocasiones, tan sutiles, quizás hasta seductores, para ser tolerados por los ciudadanos; en otras ocasiones, causan controversias y conflictos; en algunos casos dan pena.
  14. Los discursos de los políticos de la Alianza Cívica no están condicionados por la verdad. Sus argumentos se inventan para obtener fines muy concretos e inmediatos. La mentira es vista como instrumento justificable por políticos tradicionales, oportunistas y demagogos.
  15. La vida política de la Alianza Cívica es como un ballet donde los representantes del capital, en algún momento, están al lado izquierdo o al derecho del régimen. Aunque la representación del capital es más sólida que los delegados de los movimientos sociales, pues cuenta con el peso de los capitales y la influencia en los aparatos del Estado, no tienen, sin embargo, la base popular. Por eso se adaptan a las presiones de los movimientos sociales, para no perder legitimidad ante la población en general.
  16. El objetivo de los movimientos sociales es abolir la dictadura y crear una sociedad democrática. La Alianza Cívica se alejó gradualmente de los intereses reales de los movimientos sociales y se fueron acercando a los intereses del capital. Las medias tintas enquistadas en su estado mayor, paralizaron al movimiento social.
  17. El reto de los movimientos sociales de los ciudadanos autoconvocados consiste en desarrollar la habilidad para percibir y descubrir los verdaderos apetitos, planes y cálculos políticos de los integrantes de la Alianza Cívica tras las fórmulas, consignas y declaraciones oficiales.
  18. La docilidad de la Alianza Cívica no es producto del amor a la paz sino de su debilidad política. La causa de esta debilidad radica en la creencia que con el diálogo/negociación llevarían al régimen a aceptar las elecciones democráticas anticipadas.
  19. La miopía de la Alianza Cívica, los llamados a la inacción y el oxígeno que le han venido dando al régimen por calzar la fantasía de una salida política pactada, tiene su precio: el régimen avanza en el proceso de conservar el poder a cualquier costo. Eso pasa por dejar el control político de la Alianza Cívica en los ex socios del régimen.
  20. La Alianza Cívica coronó una serie de errores por los llamados a la inacción, al decir que no se ganaba nada con los paros o las protestas en las calles. Estrangularon la insurgencia al sustituir la lucha real por declaraciones periodísticas contra el régimen.
  21. Al remplazar la Alianza Cívica los objetivos reales de los ciudadanos por abstracciones políticas, no están luchando por la democracia y la justicia, sino ayudando al régimen a ocultar sus robos, saqueos y violencia.
  22. Los intereses del gran capital y el régimen no son idénticos, pero sí, simétricos, en evitar la caída inmediata de la dictadura. Tienden a apoyar al régimen en dificultades, pagando los impuestos, en lugar de utilizar sus capacidades y fortalezas en favor de la democracia y la justicia.
  23. Lo importante no es la situación estática sino la dinámica de los acontecimientos, la orientación general del proceso. La represión no disminuye, aumenta día a día. Sólo se puede detener este avance con un paro ciudadano prolongado, no pago de impuestos y protestas sociales de todo tipo.
  24. Para terminar con este régimen represor y criminal, es necesario sacarlo del poder. Sólo la lucha social de masas contra la dictadura puede garantizar la paz, la democracia y la justicia.
  25. Muchas ganas han tenido el régimen de hacer su diálogo con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y con Ciudadanos por la Libertad (CxL) que son los partidos políticos más visibles. No lo han hecho porque saben que no los conduce a su objetivo deseado: terminar y sustituir la lucha de los movimientos sociales.
  26. El régimen tiene un futuro incierto, por muchas maniobras que ellos hagan no lograrán ser un gobierno de estabilidad para el país. Con elecciones adelantadas o no, no tienen ninguna credibilidad en la mayor parte de la población. La única salida que logrará la estabilidad en el país es la salida de Ortega-Murillo del poder y la instauración de un gobierno democrático.
  27. El actual impasse de la política se debe, por un lado, a la incapacidad del régimen de derrotar a los movimientos sociales y, por otro, al empeño de la Alianza Cívica de mantener la estrategia de una salida al suave del régimen sin tener la capacidad de forzar esa solución.
  28. Pero el agotamiento más preocupante es la Alianza Cívica por no abrir los espacios a los movimientos sociales, y por la obsolescencia de la estrategia implementada hasta la fecha, por quienes tomaron el control político de la Alianza Cívica.
  29. No es posible implementar una estrategia basada en el perdón de los crímenes de la dictadura y la incorporación plena de sus miembros en el nuevo orden democrático.
  30. La lucha contra la dictadura exige coraje, audacia y espíritu de sacrificio. ¿De dónde van a sacar esas cualidades los representantes del capital, si no han querido ir a un paro nacional indefinido? Por otra parte, su adaptación a la lógica de una salida pactada, les permite hacer plácidas y agradables sus negociaciones con los delegados de la dictadura.
  31. No hay que olvidar que la acción colectiva y coordinada hace gran presión a cualquier gobierno. Una muestra fue cómo los ciudadanos obligaron al gobernador de Puerto Rico a renunciar. La presión ciudadana hace que los políticos retrocedan. A partir de abril 2018, hemos demostrado que somos un pueblo cansado de tanta corrupción, pobreza, represión e impunidad, y que no estamos dispuestos a que arruinen más nuestro país.
  32. Los movimientos sociopolíticos deberían de plantearse con toda seriedad la convocatoria a un proceso constituyente que dé forma a un Estado alternativo capaz de responder a los reclamos y anhelos de toda la sociedad. Al mismo tiempo, tener mayor peso político en el escenario internacional, pues, de lo contrario, la parálisis será la única normalidad posible en la política, lo cual favorece a la permanencia de la dictadura en el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.