IFEX-ALC condena detención de periodistas hondureños y llama a autoridades a garantizar la libertad de expresión

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- La red IFEX de América Latina y el Caribe, dedicada a la defensa de la libertad de expresión y la prensa libre, condenó la detención arbitraria contra los periodistas del Comité por la Libertad de Expresión (C-Libre), Miriam Grizel Elvir y Cesario Padilla, ocurrida el lunes 2 de noviembre a manos de miembros de la Policía Nacional.

Además, realizó un llamado a las autoridades hondureñas a respetar y garantizar el derecho a la libertad de expresión y el trabajo de periodistas y organizaciones de la sociedad civil. Así como investigar y sancionar a los responsables de las violaciones de derechos humanos cometidas en contra de Elvir y Padilla; y abstenerse de utilizar el aparato estatal y las fuerzas armadas para atacar y censurar las voces críticas.

Miriam Grizel Elvir y Cesario Padilla fueron detenidos ilegalmente por miembros de la policía nacional en la ciudad de Tegucigalpa después que Elvir indicó que no debían ocupar toda la calle pues impedían la circulación, a lo que los policías respondieron con esposas en mano a su detención, alegando que era arrestada por «faltarle el respeto a la autoridad».

Al presenciar la detención de su colega, Padilla sacó su teléfono celular y comenzó a transmitir a través de Facebook Live y uno de los policías se le abalanzó, impidiendo que el periodista ejerciera su derecho de informar lo que ocurría. Las acciones de los agentes de la Policía Nacional contra los periodistas de C-Libre ocurrieron en el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

En Honduras, un aproximado de 86 de periodistas, comunicadores sociales y personal relacionado a los medios de comunicación, fueron asesinados entre el 2003 y lo que va del 2020. La última víctima fue el periodista comayagüense Luis Almendares el pasado 8 de septiembre. La impunidad que envuelve estos casos y los asesinatos contra defensores del territorio, mientras se actúa con todo el peso de la ley cuando se trata de acusaciones contra defensores ambientales, es vista por defensores de derechos humanos como la doble cara del Estado de Honduras: fuerte para acusar en Guapinol y fallido para proteger periodistas

En el marco de la pandemia por Covid-19 en Honduras, miembros de las fuerzas de seguridad del Estado han realizado una serie de detenciones arbitrarias contra ciudadanos y personal médico. Una de estas ocurrió el pasado 16 de agosto contra una doctora y dos personas que fueron capturadas por pintar la exigencia social “¿Dónde está el dinero?” sobre vidrios de carros cerca del estadio Olímpico de San Pedro Sula.

La acción de represión contra los ciudadanos causó repudio e incluso el director de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, Pedro Barquero, lamentó que «Andan libres quienes roban cientos de millones, pero arrestan al que pinta un graffiti» en relación a los numerosos actos de corrupción cometidos en el marco de la emergencia sanitaria.

Días antes, el 10 de agosto miembros de la Policía Nacional aprehendieron al médico hondureño Eliud Girón Portillo, después de acusarlo supuestamente de amenazar a una persona. Tras su detención y posterior golpiza por encapuchados, el galeno exigió un alto a las violaciones de derechos humanos contra quienes claman por justicia y democracia en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.