Honduras: De una década de desgaste a la esperanza

 

Por: Ondina Maldonado Zavala

Habiendo terminado una década que inicia el 28 de junio de 2009, cuando “el entonces presidente hondureño, Manuel Zelaya, aparece en pijamas en Costa Rica. Denunciaba un Golpe de Estado”.  Un sector del Partido Liberal, el Partido Nacional y las Fuerzas Armadas “habían consensuado el fin abrupto de su mandato constitucional, el cual se había iniciado en 2005. El consenso bipartidista había funcionado en un país donde ambos partidos habían organizado por décadas el juego político”. También “significa muchas cosas: quiebre del orden constitucional, clausura de un proceso electoral, y apertura de una inestabilidad y conflictividad que llega hasta hoy. Pero también 28 de junio es el punto cero de la ruptura del bipartidismo y la puesta en cuestión de un elitismo conservador que se había profundizado con la recuperación democrática en 1982.Honduras, una década de golpes e inestabilidad. Chàvez Garcìa, Nery y De Gory Esteban. Celag.org. junio, 2019.

Esta década que finaliza “ha estado cargada de mucha incertidumbre, dolor y lágrimas”. Fuimos testigos en estos años, de “un golpe de Estado que se consolidó, y culminó con la instauración de la dictadura liderada por JOH, la cual representa la radicalización del modelo neoliberal en su etapa más voraz. En medio de todo, tampoco podemos desconocer, que en todo este tiempo se ha venido gestando un despertar en la conciencia colectiva de nuestro pueblo, y si se sabe aprovechar, podría comenzar a experimentar sus primeros frutos en esta siguiente década”. La década del cambio y la esperanza. Radio Progreso, enero 2020.

“3 golpes de Estado en 10 años, uno militar y 2 electorales, es el balance de uno de los países más pobres y desiguales de América Latina, y todo con un objetivo muy claro, la imposición del modelo neoliberal mediante la violencia en un país clave, siempre fue su retaguardia estratégica, para las operaciones de Estados Unidos en Centroamérica”. La impunidad “con la que se asesinó a la defensora ambiental Berta Cáceres en un país que tiene al hermano del presidente JOH acusado de gestionar las rutas y tráfico de cocaína hacia Estados Unidos, es probablemente la mejor, y a la vez más terrible metáfora de como se ha instrumentalizado la doctrina del shock para disciplinar a la población civil”. Honduras:10 años de golpes y neoliberalismo, Arkonada, Katy, Telesurtv. Junio 2019.

La década del 2009 al 2019, fue un escenario para que tres diferentes generaciones fueran actores clave de un proceso de transición, entre la hegemonía de grupos elitistas aliados, y la escritura de una nueva historia para un pueblo desgastado, sufrido y debilitado, junto a un hartazgo acumulado a través de muchos años.

Uno de los principales instrumentos creados para combatir la impunidad y la corrupción, como es la MACCIH, se ha convertido en riesgo para el gobierno, quién “busca confidencialidad, que no sepamos a quién investigan para que su honra no sea dañada y sobre todo que las investigaciones sean de acuerdo a sus intereses, arreglos que al gobierno le caerían perfectos”. A cambio del voto de Honduras para reelección en la OEA, se negocia el futuro de la Maccih. Abogado Tony García. Radio Progreso, enero 2020.

 “No son buenas noticias, pero quizás más que la renovación de la MACCIH lo que se está negociando es el voto de Honduras para la elección del SG en la OEA el 20 de marzo y entre los pocos apoyos con que cuenta la reelección estaría Honduras. Ese es el problema”, posteó Jiménez Mayor”.Jimènez Mayor, Juan. Ex jefe de la MACCIH.

A manera de conclusión, a pesar del desgaste y que esta década del abismo, provocada por el golpe, “el pueblo hondureño surgirá vencedor con nuevas luces. Hondura deberá transitar este nuevo camino, construir una nueva realidad basada en el interés del pueblo y de sus necesidades sociales, renacerá de esas cenizas más humana, más fuerte, más solidaria, más justa, más equitativa y más socialista. La lucha por una Honduras Libre sigue y no se detendrá”. Honduras es un “narcoestado fallido, hoy casi nadie duda de que esto es una realidad. Los que se aferran al poder y dieron el golpe entraron en un proceso de devolución de poder a los militares, instauraron una dictadura, se reeligieron, violaron la Constitución e hicieron fraude en 2013 y 2017. El país vive hoy el fin del bipartidismo y un proceso que, aunque lento terminará transformando a Honduras. Honduras una década en el abismo. Notibomba.Reina, Enrique, junio 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.