¿Puede América Latina evitar otra década perdida?

 

Por: José Antonio Ocampo

 

BOGOTÁ – En la década de 1980, América Latina sufrió una crisis de deuda tan severa que toda la década se «perdió» debido al bajo desempeño económico. Desde entonces, otras economías, especialmente Japón, han soportado sus propias «décadas perdidas». Pero hoy, nuevamente América Latina enfrenta dificultades. De hecho, ya ha perdido cinco años.

América Latina ha sufrido durante media década de crecimiento anémico por segunda vez desde la década de 1980, y su quinquenio de menor rendimiento desde la Segunda Guerra Mundial. En la mitad de la década anterior perdida de la región, después de la crisis de Asia Oriental de 1997, el crecimiento anual del PIB promedió 1.2%. En 1980-1985, los peores cinco años de la crisis de la deuda, el crecimiento promedio ascendió a 0.7%. En los últimos cinco años, alcanzó un mero 0,4%.

Esto es en parte el resultado de un entorno global desfavorable, reflejado en el deterioro de los términos de intercambio de América Latina desde 2014, el virtual estancamiento del comercio internacional en general y dos años de renovada turbulencia financiera en las economías emergentes. Pero otras regiones en desarrollo han enfrentado los mismos vientos en contra externos, y cada una de ellas ha superado a América Latina, no solo en los últimos cinco años, sino desde 1990, un período durante el cual el crecimiento anual del PIB en la región promedió solo un 2.7%.

Claramente, los factores nacionales y regionales a largo plazo también están contribuyendo al bajo rendimiento de América Latina. Tienen orígenes económicos, pero también reflejan crisis y transiciones políticas complejas en varios países.

En ninguna parte son estos desafíos políticos más evidentes que en Venezuela, que, a pesar de tener las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, está en caída libre económica. Desde 2014, el PIB de Venezuela se ha contraído en más del 60%, una de las contracciones económicas más pronunciadas de la historia para un país que no está en guerra.

Las recientes sanciones internacionales han exacerbado las dificultades económicas de Venezuela. Pero los problemas comenzaron hace mucho tiempo y han sido alimentados por la fuerte polarización política y las políticas económicas catastróficas del presidente Nicolás Maduro, el sucesor elegido por Hugo Chávez.

Excluyendo a Venezuela, el crecimiento promedio del PIB de América Latina aumenta, pero solo al 1% por año, aún peor que la última década perdida de la región. Esto refleja en parte el hecho de que la economía más grande de la región, Brasil, experimentó su recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial en 2015-2016, y se ha estado recuperando muy lentamente. En México, la segunda economía más grande de América Latina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (ampliamente conocido como AMLO) se comprometió, al asumir el cargo en diciembre de 2018, a lograr un crecimiento anual del PIB del 4%. En cambio, la economía se ha estancado e incluso cayó en recesión en la primera mitad de 2019. Las preocupaciones sobre la gestión económica de AMLO han contribuido a este resultado.

En otros lugares, Argentina ha tenido problemas con los desequilibrios macroeconómicos internos, además de las turbulencias financieras mundiales y, más recientemente, las preocupaciones sobre el regreso de un gobierno peronista. La agitación política en Ecuador, y más recientemente en Bolivia y Chile, también ha socavado el desempeño económico. Pero los problemas económicos de América Latina comenzaron mucho antes de la ola actual de inestabilidad económica y política. América Latina logró un crecimiento más rápido, una tasa anual promedio de 5.5%, en los 30 años que precedieron a la década perdida de la década de 1980, cuando la industrialización dirigida por el estado estaba a la orden del día, que en los 30 años que la siguieron.

La ortodoxia económica que se apoderó hace tres décadas se burló del enfoque dirigido por el estado e instó a los países latinoamericanos a emprender reformas de mercado que, hasta ahora, no han cumplido su promesa. Por el contrario, el desmantelamiento de sus políticas industriales por parte de los países, junto con las repercusiones de la crisis de la deuda, los efectos de la «enfermedad holandesa» del súper ciclo de los precios de los productos básicos después de 2003 y la creciente competencia de China, condujeron a una desindustrialización prematura.

Específicamente, la participación del sector manufacturero en el PIB ha disminuido de manera bastante constante desde la década de 1980, hasta el punto de que los niveles actuales son similares a los de la década de 1950. Si bien alejarse de la manufactura es un resultado natural del desarrollo económico, comenzó en América Latina con niveles de ingresos mucho más bajos que en los países desarrollados, lo que hace que sea mucho más difícil para la región escapar de la «trampa de ingresos medios».

La demanda de exportaciones de productos básicos de América Latina ha crecido en la última década, sigue siendo insuficiente para compensar las pérdidas de fabricación. Socavando aún más las perspectivas de América Latina son sus bajos niveles de inversión en investigación y desarrollo: alrededor del 0,7% del PIB, en promedio. Eso es aproximadamente un tercio de lo que gastan China (2,1%) y los países de la OCDE (2,6%).

En América Latina, solo Brasil invierte más del 1% del PIB en I + D. Durante la Cuarta Revolución Industrial, ninguna economía puede competir, y mucho menos pasar del estado de ingresos medios a altos, sin una fuerte capacidad de innovación.La media década perdida en América Latina ha tenido graves consecuencias sociales. De 2002 a 2014, la pobreza disminuyó rápidamente en la región y la desigualdad, que había aumentado durante los años ochenta y noventa, estaba en una tendencia descendente. Desde entonces, el progreso en la desigualdad se ha estancado (la distribución del ingreso se ha mantenido relativamente constante desde 2010-2011) y la pobreza ha aumentado.

A medida que América Latina ingresa a la década de 2020, debe tomar medidas para garantizar que no se pierdan los próximos cinco años. Sí, el contexto internacional hará la diferencia. Pero los gobiernos de la región tienen a su alcance mejorar significativamente el desempeño económico. Pueden fomentar la reindustrialización (incluso mediante la búsqueda de una mayor integración económica regional, apoyando así el comercio intrarregional de bienes manufacturados) e invertir en ciencia y tecnología. Junto con políticas sociales activas, tales medidas para mejorar el crecimiento pueden permitir a América Latina recuperar su posición económica y sentar las bases para un futuro mejor para su gente.

* José Antonio Ocampo, autor de Resetting the International Monetary (Non) System, es miembro de la junta del Banco de la República, el banco central de Colombia, profesor de la Universidad de Columbia y presidente del Comité de Política de Desarrollo de la ONU.

Esta publicación es dentro del convenio de colaboración entre      Y     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.