Honduras con las mayores desigualdades sociales en Latinoamericana

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- A pesar de que las perspectivas económicas son positivas, Honduras enfrenta los niveles más altos de desigualdad económica de Latinoamérica, establece un informe del Banco Mundial.

Cifras do Mundial establecen que la pobreza extrema en Honduras es de el Banc
Cifras del Banco Mundial establecen que el 64.5% de la población de  Honduras vive en pobreza.

El coeficiente  de Gini ubica a Honduras como el país con la distribución más inequitativa de la riqueza en la región, ya que es cercano al 60, seguido por Colombia,  Brasil y Guatemala.

El índice de Gini mide hasta qué punto la distribución del ingreso (o, en algunos casos, el gasto de consumo) entre individuos u hogares dentro de una economía. Así, un índice de Gini de 0 representa una equidad perfecta, mientras que un índice de 100 representa una inequidad perfecta.

Esa situación se atribuye  a un crecimiento económico sin suficiente generación de empleo productivo, a una institucionalidad frágil en todos los órdenes (jurídico, económico, social y político), y niveles altísimos de corrupción.

La pobreza que abate a los hondureños/as, nos dice que desde 1990 que se iniciaron los Programas de Ajuste Estructural de la Economía  del modelo neoliberal imperante, los niveles de pobreza no experimentan una disminución significativa, sino un aumento absoluto.

Consultado sobre el impacto que está teniendo en la reducción de la pobreza, el programa del Bono Diez Mil, implementado por el anterior y presente gobierno hondureño,  el economista Hugo Noé Pino, dijo a CRITERIO, que  hasta el momento no ha habido evaluaciones que pudieron establecer los efectos.

Sin embargo señaló que  la última evaluación sobre el gasto social que hizo el Banco Mundial en 2013, mostró que estos gastos han contribuido muy poco a la reducción de la pobreza.

Hugo Noé Pino
Hugo Noé Pino

Es así que en el 2014 constató que los niveles de pobreza incrementaron, aunque apuntó que si los  programas sociales son bien enfocados se puede paliar la situación de personas en extrema pobreza.

Noé Pino anotó que desconoce si el programa Bono 10 Mil, está siendo implementado con los criterios de selección apropiados o si se está haciendo “más con el objetivo de reducir la pobreza que con el objetivo de proselitismo político”.

En resumen, señaló, los programas sociales han dado buenos resultados en países como Brasil y México, siempre y cuando su permanencia sea entre 10 a 15 años y que permita que los niños tengan acceso a los centros de salud y la oportunidad de estudiar hasta el noveno grado.

Amplió que en Honduras la situación es más complicada porque los criterios para la asignación son políticos  y no técnicos y porque está siendo financiado con préstamos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), lo que implica que a mediano plazo no será sostenible.

DISPARIDAD EN HONDURAS

La disparidad en Honduras es tal, que por ejemplo los niños más pobres solo accedan a (4) cuatro años promedio de educación, mientras que los más ricos tienen 10 años y más.- las cifras de desigualdad se vuelven más dramáticas en las zonas rurales que en las urbanas, el 42% de los niños /as campesinos son desnutridos, frente al 24.6% de las zonas urbanas. Al margen de las cifras, las desigualdades se acentúan en los grupos sociales más vulnerables: desde los indígenas, las madres solteras y los niños /as y jóvenes en desamparo y exclusión social.

El informe del organismo financiero, nos dice que Honduras es un país de ingreso medio-bajo que se enfrenta a desafíos significativos, con un 64,5% de la población del país viviendo en pobreza  y un 42.6% en extrema pobreza (menos de 2,5 dólares al día). En zonas rurales aproximadamente 6 de cada 10 hogares están en pobreza extrema.

RECUPERACIÓN MODERADA

Desde la crisis económica de 2008-2009 el país ha experimentado una recuperación moderada, impulsada por inversiones públicas, exportaciones y altos ingresos por remesas. Esta recuperación se ve reflejada en crecimientos del PIB del 3.7% en 2011 y el 3.3% en 2012.  La proyección del crecimiento para 2015 es del 3.5%.

Otro de los desafíos que presenta Honduras son los altos niveles de crimen y violencia, al ser el país con la mayor tasa de homicidios en el mundo (68 por cada 100,000 habitantes). Se estima que los costos anuales de la violencia representan alrededor del 10% del PIB del país (cerca de 900 millones de dólares).

El país también es vulnerable ante los choques externos, por ejemplo en el sector agrícola, que perdió cerca de un tercio de su poder adquisitivo en las dos últimas décadas, en gran parte debido a una disminución de precios en los cultivos de exportación, en especial bananos y café.

También es susceptible a fenómenos naturales adversos como huracanes y sequías. Algunas medidas para mitigar el impacto de estos choques se enfocan en fortalecer la capacidad de los hogares para adaptarse, extender mecanismos de gestión de riesgo basados en el mercado y desarrollar redes efectivas de protección social.

Estudios del Banco Mundial han destacado la importancia de mejorar la calidad de la educación y diversificar las fuentes de ingresos rurales, ya que la mayoría de los hondureños que viven en pobreza residen en zonas rurales y dependen de la agricultura para subsistir. Otros estudios señalan que los programas sociales focalizados han demostrado potencial para reducir la pobreza.