Ambiente y Extractivismo|Noticias Destacadas

Exigen a países ricos financiación justa y acorde a daños causados por cambio climático

financiación justa por cambio climático

Compartir

Redacción: Marcia Perdomo

Foto portada: Ayuda en accion

Tegucigalpa.- Mientras los países más ricos buscan salidas para evitar la migración a sus fronteras, esquivan ver el impacto que sus emisiones de carbono tienen en los países más pobres, aquellos de los que salen a quienes intentan cerrar sus puertas.

Los países ricos son responsables del 92 % del exceso de emisiones de carbono históricas y son responsables del 37 % de las emisiones actuales. En cambio, Centroamérica apenas emite un aproximado del 0.26 % de gases de efecto invernadero y cuenta con una de las zonas más vulnerables ante el cambio climático del mundo: el Corredor Seco.

Los datos se desprenden del último informe de Oxfam, “Pendiente de pago”. En el que se aborda como el cambio climático, impulsado principalmente por las emisiones de los países más ricos e industrializados impactan con graves pérdidas, daños y crecientes desigualdades en los países y comunidades más pobres del mundo. Sin que los países responsables respondan a los llamados humanitarios de financiamiento.

El documento detalla que los llamamientos humanitarios de las Naciones Unidas relacionados con los fenómenos meteorológicos extremos son nueve veces superiores que hace 20 años. No obstante, únicamente un promedio del 54 % de los llamamientos de los últimos cinco años fueron cubiertos, generando un déficit de financiación que, según las estimaciones, se sitúa entre los 28 000 y los 33 000 millones de dólares.

Las cifras son alarmantes, establece el informe, pero distan mucho de reflejar la verdadera

magnitud de las pérdidas y daños generados por los efectos del cambio climático. Estableciendo que el coste de los efectos del cambio climático seguirá disparándose con cada fracción de grado de aumento de las temperaturas.

Nota relacionada: Migración no se va a detener mientras se impulsen proyectos de despojo: Copinh

Aun cuando se pongan en marcha medidas ambiciosas en materia de mitigación y adaptación, “algunos efectos del cambio climático son ya inevitables, y el fracaso a la hora de reducir las emisiones implica que es posible que lo peor esté aún por llegar”, detalla.

PRINCIPIO “QUIEN CONTAMINA PAGA”

Ante esta realidad, “Pendiente de pago” señala que “el sistema de ‘limosnas’ para responder a desastres debe sustituirse por un mecanismo automático y justo de apoyo financiero que se fundamente en el principio de que quienes más hayan contribuido a la crisis climática sean también quienes deban cubrir los daños provocados por sus efectos en los países que más están sufriendo sus consecuencias (que son a su vez los que menos han contribuido a que se produzca)”.

No basta, dice el documento, con un gasto humanitario y en desarrollo, pues no está diseñado para abordar las pérdidas y daños y garantizar que paguen quienes los han

provocado. Subraya la importancia de establecer un mecanismo de contribuciones obligatorias y no voluntarias o caritativas, para lograr una financiación que proporcione reparaciones para las personas que más sufren los efectos del cambio climático.

Además de reformar el mecanismo de financiación y las instituciones humanitarias y del desarrollo existentes. “Pendiente de Pago”, propone un servicio adicional a los presupuestos de ayuda, el cual se base en el principio de “quien contamina, paga”.

El documento subraya que los países ricos, además de tener una responsabilidad de financiar este nuevo servicio y de disponer los recursos para ello, podrían recaudar más dinero gravando a las personas y empresas contaminantes de una manera justa y plena, lo que les permitiría recaudar miles de millones de dólares.

Lea también: Caso Guapinol expresa voluntad del Estado al servicio del extractivismo, dice parroquia de Tocoa

La directora ejecutiva de Oxfam, Gabriela Bucher, apunta que los países ricos e industrializados, durante la COP26 en Glasgow, obstaculizaron las negociaciones en torno a la financiación de los daños y las pérdidas a través de una serie de conversaciones denominadas el «Diálogo de Glasgow» que tendrían lugar a lo largo de tres años para debatir futuro acuerdos de financiación.

De cara a las 56º sesiones del Órgano Subsidiario de Implementación (SBI, por sus siglas en inglés) de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) en Alemania, Oxfam urgió a los gobiernos de los países ricos que se comprometan a aportar fondos de forma bilateral, y establezcan y financien una herramienta para daños y pérdidas en la COP27 acorde a su responsabilidad en el cambio climático, entre otros.

En la reciente Cumbre de las Américas, organizada por Estados Unidos en Los Ángeles, la red Alianza Américas criticó el engaño de abordar la migración sin abordar la desigualdad social, como un problema de raíz que empuja el flujo migratorio.

Sumado a esto, la agenda del evento tuvo un fuerte componente de inversiones enfocadas en energía renovable y minería sostenible, sin tomar en cuenta que bajo estos modelos de extractivismo se han contaminado fuentes de agua y expulsado de su territorio a poblaciones afro indígenas.

Por su parte, la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Bertha Zúniga, dejó claro que la migración es producto del despojo que se vive en los territorios y que esta no se detendrá mientras se sigan financiando estos proyectos extractivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.