Estado de excepción no detiene escalada de violencia contra niñez y juventud en Honduras

A pesar del estado de excepción implementado desde diciembre de 2022, se registran dos muertes violentas de menores cada 24 horas

Tegucigalpa, Honduras. – Honduras enfrenta una alarmante escalada de violencia que impacta directamente a la niñez, adolescencia y juventud, con un incremento del 9% en las muertes violentas durante los primeros cuatro meses de 2024 cuando se han registrado 215 muertes violentas contra este sector de la población.

Las cifras, que alcanzan un promedio de dos muertes violentas de menores cada 24 horas, subrayan la urgente necesidad de implementar medidas efectivas para proteger a los más vulnerables.

«Nos preocupa enormemente porque lejos de que exista una disminución, se reporta un incremento en las muertes violentas», expresó Wilmer Vásquez, director ejecutivo de la Red Coordinadora de Instituciones Privadas Pro las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (Coiproden)

El defensor de los derechos de la niñez Wilmer Vásquez, la impunidad es otro factor que aumenta la normalización de la violencia. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Además, señaló que, en los últimos tres años, mensualmente se registran en promedio de 50 a 60 muertes violentas de niñez, adolescencia y juventud, lo que se traduce en dos muertes violentas cada 24 horas, principalmente en los departamentos de Cortes, Francisco Morazán y Olancho. Este dato subraya la gravedad de la situación y la urgente necesidad de medidas efectivas para proteger a la niñez y juventud hondureña.

INCREMENTO BAJO ESTADO DE EXCEPCIÓN

Actualmente Honduras se encuentra bajo un estad de excepción, implementado desde el 06 de diciembre de 2022. Esta medida coercitiva, que ha sido fuertemente cuestionada por organismos nacionales e internacionales por apuntar a una estrategia permanente en materia de seguridad ciudadana y que les da facultades a los militares para estar en las calles, ya lleva la decimotercera prorroga mismas que no ha sido revisada no ratificada por el Congreso Nacional.

Sin embargo, el incremento de las muertes violentas de niñez, adolescencia y juventud, de acuerdo con Wilmer Vásquez es preocupante. “A pesar de un estado de excepción no hemos visto una reducción en numero de muertes violentas”, señaló además reconoció la reducción de homicidios en el marco general, pero no así en el caso particular de niñez y adolescencia.

A pesar de una reducción sustancial en la violencia generalizada desde el año 2013, cuando Honduras era considerado el país más violento del mundo, el renglón de muertes violentas de niñes y juventud muestra una preocupante tendencia creciente. En 2022, se registraron 569 muertes violentas de menores de 30 años, cifra que aumentó a 713 en 2023.

Andrea Pochak enfatizó que el régimen de estado de excepción no se puede convertir en la política de seguridad principal Estado. Foto: Jorge Burgos/Criterio.hn

Sobre la ratificación por parte del Congreso Nacional, Andrea Pochak, comisionada relatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), recalcó su preocupación por las sucesivas prorrogas que esta medida ha tenido, ya que “están siendo aprobadas sin un análisis y control efectivo por parte del Congreso Nacional”.

CIDH advierte sobre persistente impunidad y abuso del estado de excepción en Honduras

NORMALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA

Para Migdonia Ayestas directora del Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (ONV-UNAH), tanto la ciudadanía como las autoridades han invisibilizado el problema, situación que ha llevado a la normalización de la violencia

Migdonia Ayestas recalcó que es pertinente enseñar que la violencia es el uso de la fuerza y del poder contra otra persona o si mismo, difícilmente se va a dejar de ejercer. Foto: Jorge Burgos/Criterio.hn

De acuerdo con la especialista en materia de seguridad ciudadana, en el país centroamericano con la segunda tasa más alta de violencia a nivel de Latinoamérica, a diario se registran ocho muertes violentas.

Ante este panorama de desprotección y violencia que impacta directamente a la niñez y a las mujeres, Ayestas es de la opinión que todo radica en la falta de procesos educativos y preventivos de la violencia.

Wilmer Vásquez hizo un llamado a la acción, destacando que, aunque ha habido avances en la reducción de la violencia en general, los esfuerzos no han sido suficientes para proteger a los menores de edad. «La situación es crítica y necesitamos un enfoque integral y coordinado para revertir esta tendencia», afirmó.

Según el monitoreo de medios de comunicación de la Red Coiproden en enero perdieron la vida de manera violenta 70, en febrero 45, en marzo 58 y en abril 42 víctimas menores de 30 años.

De las 42 muertes violentas registradas en abril, el 79% (33) fueron jóvenes entre los 18 a 30 años de edad y el 21% (9) fueron niñas y niños entre 0 a 17 años.

  • Breidy Hernández
    Amante de la lectura y la naturaleza, una mujer con la convicción firme que todos podemos hacer cambios significativos en la sociedad, por eso mi objetivo es exponer las injusticias que adolece la ciudadanía. Busco incidir, a través del periodismo, en la defensa y promoción de los derechos humanos, evitando caer en la complicidad de callar ante las injusticias y la corrupción. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.