Empresarios hondureños expresan a misión del FMI su preocupación por temas fiscales

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Los directivos del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), expresaron su preocupación a la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) por los efectos negativos de las políticas fiscales adoptadas por el gobierno, que según ellos, están surtiendo efectos adversos  a nivel de la microeconomía, por la imposición de nuevas tasas y en especial por el impuesto del 1.5%.

Un comunicado del COHEP establece que los empresarios están satisfechos por “los logros macro-económicos, pero que el sector privado hondureño muestra preocupación por los efectos a nivel micro y los aspectos de carácter fiscal, particularmente con impuestos como el 1.5% sobre ventas, que es considerado un impuesto inequitativo, desproporcionado y confiscatorio que tanto afecta el  flujo de caja, la capacidad de inversión y la ampliación de las empresas”.

La representación de la empresarios se reunió el jueves pasado con Roberto García, Jefe de la Misión; Mario Dehesa, representante en Honduras; Waleska García, directora por Centroamérica ante el FMI y Dimitry Plotnikov, quienes realizan una visita de revisión de las metas cuantitativas 2016, aspectos críticos de inversión, empleo y crecimiento, y  cómo se pueden consolidar los logros de estabilidad macro-económica.

Entre otros  temas, los empresarios reiteraron que la presión tributaria  es la más alta de Centroamérica y que los nuevos aportes al Sistema de Protección Social, los salarios y la carga social, afectan la competitividad y sostenibilidad de las empresas y reducen la disponibilidad de recursos para nuevas inversiones, comprometen el crecimiento de la economía y la generación de nuevos empleos, así como el sostenimiento de los actuales.

También enfatizaron en la importancia del fortalecimiento institucional de la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica, la socialización de los reglamentos de la Ley de Industria Eléctrica y la reducción de las pérdidas técnicas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), como condición para reducir el déficit fiscal y garantizar una apertura ordenada del mercado eléctrico.

“Se destacó que las utilidades de hoy, son las inversiones de mañana y los empleos de pasado mañana, es por esto que cuando la carga sobre los que ya contribuyen  y más aportan, exceden sus niveles y capacidad de contribución, se pone en precario la capacidad de las empresas y la economía para crecer y crear oportunidades, mismas que son condición básica para la estabilidad social del país,” reza la misiva.

El último reporte de Competitividad 2015-2016 del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés),  revela que los principales problemas para hacer negocios en Honduras son: la seguridad, las regulaciones fiscales, la burocracia y la corrupción.

“Estamos plenamente conscientes que la estabilidad macroeconómica es condición básica para crecer, pero una vez estabilizado el sistema debe crearse condiciones favorables al clima de inversión, para lo cual el Estado debe adoptar las políticas necesarias que vengan a favorecer la confianza, la seguridad jurídica y ciudadana y los incentivos correctos para fomentar la inversión, el crecimiento inclusivo y el empleo.”, concluyen los empresarios.