Empleados públicos organizados protestan por violaciones a sus derechos laborales

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Portada: foto de archivo

Tegucigalpa, Honduras.- La Plataforma por la Defensa de los Derechos de los Trabajadores de Honduras, conformada por diferentes organizaciones sindicales del sector público del país, ha denunciado que el gobierno les adeuda los salarios a los trabajadores de distintas instituciones que ya gastaron todo el presupuesto que les habían asignado para todo el año.

 “El gobierno no les ha pagado y pregúntese ¿dónde están los ministros?, ¿dónde están los jefes de recursos humanos?”, expresó, Elvin Canales,  vocero de la plataforma y presidente del Sindicato de Trabajadores del Hospital San Felipe, de Tegucigalpa.

Canales se refirió al tema, cuando participaba en un plantón realizado en la mañana de este jueves, quince de octubre, en el bulevar Suyapa de Tegucigalpa, por las violaciones laborales a 120 empleados del Instituto de Antropología e Historia. A los trabajadores de esta entidad les adeudan reajustes salariales correspondientes a este año, no les han pagado el décimo cuarto mes de salario y tampoco la patronal les ha acreditado las cuotas sindicales.

Vale decir, que el décimo cuarto mes de salario tuvo que haber sido cancelado en el mes de junio pasado.  

Canales dijo, que los trabajadores no son los culpables de los daños que ha provocado la pandemia del Covid-19  y que el gobierno está obligado a asistir económicamente a todos los empleados que están suspendidos a causa de la emergencia que ha generado esa enfermedad. 

“Esta pandemia nadie la esperaba, nosotros no la hemos creado”,  indicó Canales, agregando, que el representante de este país es el Presidente de la República, Juan Hernández, y que él  debe de reunirse con ministros para resolver esa problemática que afecta a las familias de los trabajadores que no han recibido pagos.

Aseguró, que los trabajadores no quieren andar en las calles, pero que la falta de diálogo por parte de las autoridades no les deja otra alternativa.

Por el aparecimiento de los primeros casos de coronavirus a mediados de marzo pasado, a través del Decreto Ejecutivo, PCM-21-2020 el Gobierno  de la República decretó emergencia nacional y suspendió garantías constitucionales.

Emitió toque de queda en todo el país y suspendió las labores del sector público y privado. Siete meses después,  muchas dependencias del Estado continúan sin prestarle servicios a la ciudadanía y mantienen a sus empleados sin trabajar.  A ellos no les han cancelado sus acuerdos y contratos de trabajo, pero según  la denuncia de la Plataforma por la Defensa de los Derechos de los Trabajadores de Honduras, sí les han retrasado sus salarios y otros beneficios legales.   

Elvin Canales reconoció que muchos empleados públicos ya se han incorporado a trabajar, pero también lamentó, que en el tiempo que lleva la pandemia muchos han fallecido a causa del Covid-19.

Canales también se refirió a los trabajadores del sector privado que por la misma situación fueron suspendidos de sus puestos de trabajo y que ya llevan ocho meses de estar desempleados en indefensión porque el Ministerio del Trabajo, que es el encargado de tutelar los derechos laborales también se encuentra cerrado.  

Por tal razón, sostuvo que “nosotros hemos invitado a los compañeros suspendidos y a los sindicatos de la empresa privada para que se incorporen a la plataforma”, afirmó el sindicalista.

Cifras de las centrales obreras y del gremio empresarial, indican que al menos 600 mil trabajadores del país están desempleados, entre los que se encuentras 250 mil que fueron suspendidos y despedidos de sus puestos de trabajo en las empresas mercantiles de diferentes rubros. El resto son personas que ganan la vida en el sector informal, pero que por mandato del gobierno tampoco pueden trabajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.