El Salvador: del ejemplo al desorden

El Salvador
La entrega de un bono de 300 dólares por parte del gobierno ha puesto en riesgo a los salvadoreños de un contagio por Covid-19. La situación ha sido similar en Honduras, pero por las protestas de la gente que se aglomera en barrios y colonias para exigirle al gobierno les dé la ayuda alimentaria, que se va entregando a cuenta gotas.

 

Por: Nancy García

redaccion@critreio.hn

Foto de portada: ARPAS

Fotos interior: Revista Gatoencerrado

Tegucigalpa.-El pasado miércoles 18 de marzo, el presidente Nayik Bukele anunciaba una serie de medidas para frenar la pandemia del Covid-19. La estrategia adoptada incluye, además de una ayuda de 300 dólares, la postergación del pago de servicios por tres meses de energía eléctrica, agua potable, telefonía e internet y el congelamiento del cobro de créditos hipotecarios y tarjetas de crédito, para los afectados por el coronavirus.

Lea también: Transferencias: ¿Estrategia política del Partido Nacional o apaciguar las aguas para JOH”

Bukele decretó el pasado 21 de marzo una cuarentena domiciliaria, día en que determinó la entrega de los 3,000 dólares para 1.5 millones de hogares que, según el gobierno, pertenecen al sector informal de la economía. Se supone que la medida se aprobó para que la ciudadanía permanezca en su casa ante la imposibilidad de generar ingresos económicos durante el aislamiento. Pero, paradójicamente la gente se aglomeró en las oficinas del Centro de Atención por Demanda (CENADE) que colapsaron ante la presencia masiva de los salvadoreños que pusieron en riesgo su salud ante un posible contagio por el virus.

El país centroamericano fue uno de los últimos en reportar casos de coronavirus en su territorio, cuya extensión es de 21,041 kilómetros cuadrados, menor a la extensión del departamento de Olancho que es de 23,095 kilómetros cuadrados.

El presidente se llenó de elogios a nivel internacional por ser uno de los pocos países de América Latina en adoptar, supuestamente, medidas favorables para la población y unos cuantos lo tildaron de «populismo».

Hasta el domingo 29 de marzo todo lucía «tranquilo» en el país vecino. Sin embargo, el lunes 30 desde tempranas horas cientos de personas se hicieron presentes en las oficinas del Centro de Atención por Demanda (CENADE) para solicitar el subsidio anunciado por el mandatario.

Las personas solicitantes debían ingresar a la plataforma brindada por el gobierno: https://www.covid19-elsalvador.com/index.php  y llenar los datos solicitados. Bukele anunciaba en su cuenta de Twitter los primeros depósitos a familias, pero informaba sobre el colapso de la plataforma y el ingreso de 2,000 dólares a las cuentas bancarios de los ciudadanos.

Josselin Roca, periodista de la Asociación de Radiodifusión Participativa (ARPAS) de El Salvador nos comenta que desde el inicio del anuncio del subsidio todo ha sido complicado.

«Nos tuvo días esperando cuál sería el mecanismo para la entrega y además quiénes serían las personas «directamente afectadas». Hay muchas personas que lo necesitan, por ejemplo, porque no pueden salir a trabajar, y no aparecen como beneficiarias», señala Roca.

Del mismo modo apunta que el presidente informó a las personas que no aparecían como beneficiarios en el sistema que tenían que abocarse el lunes a las instancias de CENADE y para el lunes ya eran miles.

El Salvador
Esta señora reclama porque no le entregaron el bono.

Ayer martes 31 de marzo los habitantes seguían saliendo a las calles exigiendo lo prometido. Entre gritos, «tenemos hambre”, “no hemos vendido nada”, “nos quieren encerrados y “no nos dan comida”.

El Colegio Médico a través de un comunicado lamentó que el mecanismo improvisado haya roto la cuarentena y este hecho ha puesto en riesgo la vida de cientos de salvadoreños y salvadoreñas.

También exigen la corrección del mecanismo de consulta y que la entrega del bono sea de manera breve, ya que las personas no cuentan con la alimentación necesaria para subsistir los días de confinamiento.

El Salvador ya registra las dos primeras personas fallecida por la pandemia y ha sumado 32 casos positivos.

Las medidas adoptadas por el mandatario no han sido efectivas y han colocado a la población en una situación de vulnerabilidad. La población espera que el subsidio pueda llegar a sus hogares para mantener el aislamiento con los recursos necesarios y frenar la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.