Dos millones de niños y niñas sin acceso a educación en crisis pandémica

Por: Redacción CRITERIO.HN

redacción@criterio.hn 

A pesar que la Organización de Naciones Unidas (ONU),  decretara el internet como un derecho humano, en Honduras, apenas el 16.6 por ciento de la población cuentan con ello, dato que se refleja en el reciente estudio de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), indicando que apenas un 33% de niños y niñas del sistema público cuentan con computadoras para recibir sus asignaturas en casa.

Los resultados fueron presentado en la conferencia, «Inaceptable: dos millones de estudiantes de centros educativos públicos sin recibir atención escolar» donde participaron representantes de diferentes organizaciones de sociedad civil.

De acuerdo al estudio, la televisión es el medio más utilizado por las familias del sector público y privado, seguido de ello, la aplicación de mensajería WhatsApp, pero con la crisis económica es difícil comprar internet para navegar en la misma.

Otra de las dificultades que aqueja el sistema público es la poca interacción del docente-estudiantado, solo un 54 por ciento recibió orientación y un 7% calificó como mala el apoyo brindado.

Según los datos manejados por la ASJ, un total de 1.1 millón de niños, niñas y jóvenes abandonaron los centros educativos al inicio del año escolar, datos que se han agudizado con la crisis sanitaria que deja por fuera a dos millones de infantes sin recibir educación, por no contar con internet.

En ese sentido, organizaciones aglomeradas en la Mesa de Educación en Solidaridad con la Niñez y juventud, demandan una pronta atención y fortalecimiento del sector educativo, construcción de una estrategia con la participación de distintos sectores, oficialización de la reprogramación de los contenidos curriculares atrasados para ser evaluados en el 2021, aprovechar la televisión, como el medio más utilizado por la ciudadanía, seguido de la radio y el WhatsApp. De igual manera, la exhortación para una inversión pública con énfasis en la niñez y juventud.

Por su parte, Laura Rey, representante de Plan Internacional solicitó una mayor atención en la situación de las niñas, ya que se ven orilladas a cumplir  con las demandas del hogar, cuidados a otros, por los que reduce el tiempo para dedicarse a sus estudios.

Laura Rey, representante de Plan Internacional

Del mismo modo, Wilmer Vásquez de la Red Coiproden, considera que los datos son una oportunidad para que las organizaciones unan esfuerzo y mejorar las condiciones del sistema educativo, sin reducir la responsabilidad estatal.  «Acompañar la institucionalidad sin reducir la responsabilidad del Estado» dijo.

Las organizaciones de sociedad civil esperan una pronta respuesta de parte de la Secretaría de Educación para trabajar en conjunto y acortar la brecha desigual que está dejando por fuera a dos millones de niños y niñas sin el derecho a la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.