Día 22 de la cuarentena. 22 muertes y 305 casos positivos

Por: Fernando Destèphen

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El pasado fin de semana los hondureños estuvieron encerrados. Lejos quedaron los fines de semana en compañía, las visitas a los centros nocturnos, los viajes al taller, a reparar la llanta, las clases de piscina o esas salidas a comer con la familia. 

El sábado algunos retenes estaban vacíos, poca gente en la calle. El sábado fue de silencio y calor. 

El domingo fue aún más lento. Se sabía que era domingo y esa característica no se le quita. Por la noche, se anunció el toque de queda absoluto para el departamento de Cortés y el municipio de El Progreso en el departamento de  Yoro, esto porque la mayoría de contagios por Covid-19 está en la zona norte, también la mayoría de muertes: 15. 

El lunes día 22 de la cuarentena, pues fue lunes, pudieron comprar los que su cédula de identidad terminan en 1, 2 y 3. Otra vez los mercados de Comayagüela estallaron de gente, cientos de personas se movilizaron como un día normal en el mercado: frutas, verduras, colores, mascarillas, gritos y policías. 

En bancos y supermercados las filas se acomodaron desde temprano, las del supermercado las de la gasolinera y en las farmacias. 

Este lunes un acelerado Francis Contreras, titular de Sinager, anunció sin digresión siete casos nuevos para un total 305 hondureños contagiados por el Covid-19, de estos 277 activos, 6 recuperados y 22 muertes.

Confusión en zona norte

En el departamento de Cortés las personas salieron a la calle como el pasado lunes será quizá porque no hubo cadena para anunciar el cierre total del departamento de Cortés y el municipio de El Progreso, Yoro.

Cientos de personas en la zona norte del país no se enteraron de las nuevas disposiciones y salieron a comprar, normal, como lo permite la nueva normativa: el último dígito de su cédula de identidad. Algunos compraron, otros no, otros se quejaron, mientras Armando Calidonio, alcalde de San Pedro Sula, decía que hay que quedarse encerrados, las palabras de Calidonio se escuchaban huecas, tal vez por la mascarilla. ¡Tal vez! 

Poco a poco muchos alcaldes toman medidas de aislamiento de sus municipios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.