Despido de Julissa Villanueva es un atentado a libertad de expresión: CMH

 

Se responsabiliza al Estado por cualquier atentando contra la vida e integridad física de la Dra. Villanueva Barahona o sus familiares

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – El Colegio Médico de Honduras (CMH), denunció esta tarde en conferencia de prensa que el despido a la doctora Julissa Villanueva Barahona es una franca violación a la libertad de expresión y a sus derechos humanos.

El CMH denunció la distorsión del procedimiento disciplinario seguido contra las y los servidores públicos de distintas instituciones del Estado consistentes en prácticas de violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente durante un tiempo prolongado, que concluyen en imposición de sanciones incluyendo, el despido.

En el comunicado destacaron que Senma Julissa Villanueva Barahona en el desempeño de su cargo se ha caracterizado por su capacidad, integridad y profesionalismo, manifestando dentro y fuera de su ámbito laboral, principios y valores inquebrantables que denotan compromiso con la institución y con el país.

Que Villanueva ha sido despedida del cargo de médico patóloga del Ministerio Público y que a lo largo del proceso disciplinario fue víctima de violencia psicológica extrema por parte de la autoridad nominadora, quien, con su comportamiento sistemático, y humillante, le instruyeron 6 faltas disciplinarias con 12 audiencias de descargo.

Condenaron el injusto despido de Julissa Villanueva y se exigieron la inmediata nulidad de la resolución que ordena la cancelación de su puesto de trabajo y la inmediata incorporación al mismo, debiendo en todo momento mantenerse las medidas de protección que actualmente se le están brindando por diferentes organismos de protección de derechos humanos, por ser considerada una persona que se encuentra en riesgo extraordinario.

Señalaron que el CMH ha documentado que en los últimos meses se llevan a cabo de manera recurrente procesos disciplinarios en las instituciones estatales como actos de represalia contra médicos empleados y demás servidores públicos que hacen uso de su derecho a la libre expresión para denunciar situaciones graves o irregulares que afectan el normal desarrollo de sus funciones y el de la sociedad en general.

Nota relacionada Destituyen a directora de Medicina Forense, Julissa Villanueva

Cuando las y los servidores del Estado son sometidos de manera repetida a procedimientos disciplinarios, se genera una situación de «violencia y acoso» en el ámbito del trabajo que constituye un comportamiento y práctica inaceptable por parte de sus autoridades superiores.

Este tipo de prácticas son susceptibles de causar, un daño psicológico, físico y económico, que se convierte en una violación a los derechos humanos de las y los servidores que se encuentran en estas circunstancias.

Ante las violaciones antes expuestas el Colegio Médico exige seguir los procedimientos disciplinarios en estricto apego a lo preceptuado en la Constitución de la República y las leyes que los rigen, especialmente, respetar la integridad y la dignidad de sus subordinados.

Exigen que en ocasión de instruir los procedimientos disciplinarios se tenga especial consideración, a que, el principio de jerarquía solamente podrá invocarse para el cumplimiento de los deberes propios de la función pública encomendada, por ende, no podrá usarse para imponer medidas distintas o incompatibles con dicha función.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.