Mujeres de Honduras conmemoran su día

Desapariciones de mujeres generan choques al interior de la Secretaría de Seguridad

Compartir

Mientras viceministra Julissa Villanuena asegura que hay pistas sobre la desaparición de Belkis Molina, la Policía Nacional ofrece recompensa para dar con los responsables.

¿Hay pistas o no hay pistas?

Tegucigalpa. –Problemas de comunicación exponen contradicciones entre la Secretaría de Seguridad y la Policía Nacional (PN), en los casos de mujeres desaparecidas en Honduras y en especial el caso de la joven de 23 años Belkis Molina, originaria de San Francisco de Lempira, del departamento de Lempira, occidente del país.

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, aseguró desde el 7 de agosto, horas después de encontrarse el vehículo de la víctima en la comunidad de Santa Cruz de Yojoa, en las cercanías del Lago de Yojoa, en el departamento de Cortés, que Belkis fue secuestrada por dos o tres personas y que ya había pistas de estas.

Resulta contradictorio que luego que Villanueva haya aseverado que existen pistas de los supuestos captures, la Policía Nacional publicara la noche del martes 16 de agosto,  en sus redes sociales, que esa institución está brindado una recompensa de L100 mil lempiras a quien brinde información sobre este caso.

 “Estamos cerca y precisamente sabemos que está en manos de personas que se han involucrado directamente”, dijo Villanueva a medios, el 7 de agosto.

Villanueva aseguró que la fiscalía continuaría presentado requerimiento, “las investigaciones no van a trabajar con tortuguismo (lentitud) nosotros seguimos el caso de Belkis e igualmente los que se presenten actualmente”.

La directora de la Asociación Calidad de Vida Ana Cruz, en entrevista con Criterio.hn, manifestó que como organización defensora de derechos de las mujeres “nos preocupa mucho que este tipo de información salga a la luz, no hay concordancia entre una recompensa que da la policía y que luego alguien diga que hay un número de sospechosos, al decirlo solo exponen a las víctimas y lo único que se logra es que el victimario escape de la zona donde se encuentra, prácticamente lo que hacen es alertar a los agresores”.

Cruz obvió que fue Villanueva quien primero aseveró que había pistas sobre los supuestos responsables de la desaparición de Belkis y que nueve días después la Policía haya ofrecido la recompensa.

A juicio de Cruz estas declaraciones no aportan en nada al proceso investigativo “nos parece que estas declaraciones son demasiado imprudentes, lo que hacen es interrumpir la investigación de los casos. Desde el momento que se alerta a un sospechoso, el caso toma otro rumbo”.

Agregó que las denuncias sobre desapariciones deben tener mucha confidencialidad, los únicos informados deben ser los familiares, pero no deben publicarse a la palestra pública y ventilar los detalles de la investigación.

“Nosotras desde las mujeres organizadas exigimos que protejan la vida de las víctimas, no compartimos este tipo de declaraciones, ni mucho menos que se ventilen en los medios en conferencia de prensa”, en Honduras es urgente la intervención de una fuerza élite para el manejo de estos temas, concluyó Cruz.

Belkis, quien residía en la ciudad de La Esperanza, Intibucá, desapareció el 21 de julio y, según versión de sus vecinos, ella salió de su apartamento en su vehículo, después de la jornada laboral.

Fungía como gerente de la Cooperativa Mixta Lempira Sur (Comlesul), en la filial de La Esperanza.

Su familia ha exigido respuestas a los entes correspondientes, sin embargo, hasta la fecha lo único que hay es una persona (Alexis Noé Lemus) capturada por sospechas de su participación en el caso, a quien se le dictó prisión preventiva y fue enviado al centro penal de Intibucá.

El caso de Belkis es seguido por Interpol como otros más que han sido elevados a esta instancia policial internacional desde Honduras por el desaparecimiento de personas.

Según datos de Interpol y de la Dirección Policial de Investigación (DPI), facilitados por la Secretaría de Seguridad a Criterio.hn, en los últimos tres años se han reportado 1,188 denuncias de igual número de personas desparecidas. De estas 567 corresponden a mujeres y niñas. Los reportes precisan que en 2022 ya se reportan 79 casos de desapariciones de niñas y 40 mujeres, para un total de 119 personas del género femenino.

 También Lea: Al menos 52 mujeres han desaparecido en Honduras en 2022, 32 son menores de edad

CONTRADICCONES EN LOS DICURSOS

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, en ocasiones anteriores ha vertido comentarios que en seguida son aclarados por otra persona o de manera oficial por otro ente de seguridad.

Hace unos días, Villanueva, denunció ante los medios de comunicación que los entes investigativos del Estado responden a intereses de grupos criminales a raíz de que Honduras se convirtió en un narcoestado.

Villanueva ha sido reiterativa en sus cuestionamientos, y ha asegurado que las nuevas autoridades heredaron un narcoestado, lo que implica la cooptación de las instituciones del Estado, sumado a una campaña para desestabilizar al gobierno.

Sobre estas declaraciones, en entrevista reciente con Criterio.hn, el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón opacó las palabras de Villanueva al manifestar que quizá la viceministra lo dijo en otro contexto y no lo dijo apropiadamente, “pero bueno, nos ocupa el presente”, agregó.

Las declaraciones de Villanueva, que no agradaron a Sabillón, fueron refrendadas días después por el asesor presidencial, el expresidente Manuel Zelaya Rosales, quien aseguró ante medios de comunicación que, sin excepción alguna, la institucionalidad de Honduras ha sido secuestrada por el crimen organizado.

Las desavenencias entre Villanueva y Sabillón dejan en el ambiente la percepción de un problema de comunicación a lo interno de la Secretaría de Seguridad.

También Lea: Nebulosa creada por autoridades hondureñas entorpece caso de Angie Peña

Este no es el único caso en que la viceministra Villanueva no coincide en sus versiones con el resto de las autoridades de Seguridad. En el caso de la joven Angie Peña, quien desapareció en West Bay, Roatán, Islas de la Bahía el 1 de enero de 2022, Villanueva aseguró, hasta el 5 de julio, que la joven seguía con vida.

En aquel momento Villanueva aseguró tener pruebas que confirmaban que la joven desaparecida estaba con vida, sin embargo, hasta la fecha, y a más de un mes de sus declaraciones el caso sigue sin resolverse.

En este caso la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), mantiene su hipótesis que la desaparición de Peña puede deberse a una “causa accidental”.

Es importante mencionar que en este caso también se activó una alerta amarilla a través de la Policía Internacional (Interpol), por lo cual, unos 195 países habrían sido notificados sobre esta desaparición, según anunció la DPI.

Por su parte la directora de la Comisión Interinstitucional Contra la Trata de Personas (Cicesct), Sua Martínez señaló que Peña está con vida y que, junto a la subsecretaria de Seguridad, Julissa Villanueva, cuentan con pruebas para respaldar esa teoría.

La titular de la Cicesct sostiene que Angie fue raptada y podría estar siendo víctima de explotación sexual en otro país, no obstante, el Ministerio Público dice que no puede asegurar que la joven esté con vida.

Para la feminista y defensora de los derechos de las mujeres, Jessica Sánchez muchas de las declaraciones de la viceministra Villanueva, con respecto a mujeres desaparecidos, lo único que pretenden es elevar su perfil, “tenemos funcionarias que han llegado recientemente, que les hace falta mucho conocimiento en el manejo de la violencia de género, los casos se deben manejar en secretividad, no se vale que por elevar mi perfil saque los avances de un caso de investigación”.

Sánchez en entrevista con Criterio.hn, dijo que es necesario que los entes investigativos en el país primero se profesionalicen en el tema o que, por lo menos, tengan el cuidado de manejar este tipo de investigaciones, que al final solo afectan a las víctimas, porque hay información delicada que debe manejarse de forma interna con los entes involucrados y los familiares.

Sánchez apuntó que ni la trata, ni la desaparición, ni los femicidios pueden ser materia de un show mediático. “Hay demasiada información que no debería estar circulando en los medios y que los encargados de las investigaciones no tienen que hacer pública, pienso que es demasiada falta de ética, mi llamado a las autoridades es que no levanten su perfil a base de la desgracia de las mujeres”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.