Nación|Noticias Destacadas

Damnificados siguen a la espera de ayuda mientras el pueblo sigue ayudando al pueblo

USAID envía suministros

Miles de personas han instalado carpas en la mediana del Bulevar del Este, entre las ciudades de El Progreso y San Pedro Sula, zona norte de Honduras.

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

TEGUCIGALPA. – Los actos de solidaridad, los pedidos de auxilio de la población como las amenazas de vulnerabilidad suceden a diario desde las zonas más golpeadas por los fenómenos naturales, que desde el pasado 4 de noviembre pasado afectan a Honduras.

Este jueves, cinco buses con al menos 230 pobladores de las comunidades garífunas de San Juan, Tornabé y Triunfo de la Cruz, se trasladaron desde el departamento de Atlántida al sector de San Lázaro, en el sector Ciudad Planeta, Cortés, para ayudar en las labores de la limpieza de las viviendas y remoción de escombros.

Organizados en equipos de seis personas por vivienda, estos pobladores solidarios con sus congéneres llevaron mascarillas y cloro que adquirieron con recursos propios; otra vecina, originaria de Santa Rosa de Aguán, departamento de Colón, se encargó de comprar guantes y mascarillas para los afectados de este lugar que perdieron todos sus bienes y medios de vida.

“Aquí no existen comunidades, aquí somos una sola comunidad, aquí somos un solo pueblo garífuna y pueblo en general”, expresó Víctor Dolmo, para agregar que la actividad solidaria fue programada a comienzos de la presente semana.

Mientras, en Santa Bárbara, Leopoldo Serrano, cura párroco de la iglesia San Roque, en el mismo sector donde a inicios de semana la caída de una ladera de un cerro destruyó cerca de 300 viviendas y decenas de personas damnificadas, para borrar del mapa a la comunidad de La Reina, municipio de Protección, aseguró que la misma suerte podrían correr las comunidades de Buena Vista, Las Flores y La Virtud, que ya muestran grietas y casas dañadas.

El sacerdote clamó ayuda para decenas de evacuados que se albergan en el centro religioso, en casas de vecinos y muchos otros en la calle.

“Paz y bien a todos ustedes; soy Leopoldo Serrano, cura Franciscano de la Misericordia, les hablo para pedirles ayuda, estamos desesperados aquí en Honduras y cada día tenemos más refugiados y los medios no han venido hasta este lugar”.

Eta Honduras
 Miles de hondureños quedaron sin vivienda siguen a la orilla de las calles clamando por ayuda porque lo perdieron todo

Son más de 100 familias que han venido a buscar refugio a la pavimentada, en casas y en la parroquia porque los albergues están llenos y no tenemos alimentación, informó.

En el occidente estamos abandonados, quien quiera que nos escuche, necesitamos su apoyo, con alimentos o económico. Me siento desesperado, como una madre que no tiene con qué alimentar a sus hijos y aún hay muchas comunidades que están a punto de quedar sepultados por los cerros.

«Por favor ayúdennos para que podamos ayudar a los damnificados porque el gobierno no lo va a hacer, el gobierno se ha dedicado a mentir, robar y engañar». El prelado dio el número de celular 9510-0524, para cualquier apoyo que se pueda dar.

Mientras, en el albergue de Expocentro, propiedad de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, un grupo de damnificados de La Lima, Chamelecón y del sector de la colonia Rivera Hernández, fueron desalojados sin explicación alguna.

“Estamos denunciando que nos vienen a sacar cuando nuestras casas siguen anegadas y hoy nos tiran a la calle”, denunció una madre de familia, que se quejó también que las autoridades pretenden humillarlos por una Bolsa Solidaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.