Certeza desuso|Noticias Destacadas|Política desuso

Cuestionadas elecciones ponen en entredicho la democracia en Honduras

elecciones primarias Honduras 2021

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –Las elecciones Primarias en Honduras han dado de qué hablar en la política nacional, las concepciones son diversas y las acusaciones de fraude no se han hecho esperar. El proceso se caracterizó por la desorganización y falta de transparencia.

La novedad en los comicios es que el ente regulador pasó a llamarse Consejo Nacional Electoral (CNE), instancia manejada por los tres partidos mayoritarios, Nacional, Liberal y Libertad y Refundación (Libre), este último, que debuta en este órgano de control electoral.

El proceso ha sido criticado por la falta de organización operativa a lo interno del CNE, por lo que sus autoridades se han visto obligadas a decir que se está rompiendo un paradigma que tiene como objetivo transparentar los resultados y respetar la voluntad popular.

Noticia Relacionada: Incapacidad del CNE y RNP genera incertidumbre en resultados electorales

Rixi Moncada, representante de Libre en el CNE, explicó que la tardanza en el escrutinio y en la tabulación de resultados, responde a un protocolo detallado que busca contrarrestar cualquier intento de fraude.

LA FRASE

 

El Mirón

Lo afirmado por Moncada en el sentido de desvincular al CNE en la participación de un proceso amañando, es engañoso porque el máximo ente electoral, al no contar con un sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), al tardarse tres días en dar los primeros resultados, generó incertidumbre y desconfianza.

También lea: CNE pide calma y paciencia ante nula divulgación de resultados electorales

GARANTÍA INEXISTENTE

Por su parte, Ana Paola Hall, representante del Partido Liberal en el pleno del CNE, manifestó que el pueblo no debe desconfiar del proceso porque están esforzándose para garantizar la democracia y el voto ciudadano.

Hall dice que los precandidatos a cargos de elección popular deben confiar en las autoridades y que, ante las impugnaciones presentadas, el CNE actuará conforme a ley.

Hasta la fecha el CNE ha revisado 8 mil actas de las Mesas Electorales Receptoras (MER), proceso que fue destacado por sus autoridades, quienes enfatizaron que es la primera vez que en Honduras se revisan inconsistencias de esta forma.

El CNE como institución reguladora de los comicios, está en la obligación de analizar todas las actas de las urnas, con el objetivo de depurar las que estén llenas de irregularidades y no ingresarlas al sistema de divulgación de resultados.

“Este proceso ha estado lleno de irregularidades, actas infladas, que no concuerdan con la carga electoral de las urnas, esto busca favorecer a candidatos de preferencia. Esto es un fraude”, denunció ante medios de comunicación el precandidato presidencial por el Partido Liberal, Luis Zelaya.

Luis Zelaya acusó al CNE de no estar depurando las actas con vicios de nulidad, porque el ente electoral está digitando actas infladas y con otras inconsistencias en el sistema de cómputo. “De acuerdo a nuestros registros, son más de 150 mil votos los que han sido alterados para favorecer a Yani Rosenthal”, exteriorizó el dirigente liberal Eduardo Martell, al sustentar su tesis con base a un centro de cómputo implementado por el movimiento Recuperar a Honduras.

De acuerdo con datos oficiales del CNE, Yani Rosenthal sería el candidato presidencial ganador por el Partido Liberal, con una diferencia que sobrepasa los 105 mil marcas con respecto a las alcanzadas por Luis Zelaya.

“En el nivel presidencial el escrutinio muestra resultados que se han mantenido y son estadísticamente irreversibles. Los porcentajes divulgados de los tres niveles escrutados, son los siguientes: En el Partido Nacional, se ha completado el 99.8% del nivel presidencial; el 100% de las actas del nivel de Corporaciones Municipales y el 99% de actas del nivel de diputados. En el Partido Liberal de Honduras se ha completado el 99.51% de las actas a nivel presidencial, y el 99% en los niveles de corporación municipal y diputados. En el Partido Libertad y Refundación, LIBRE, se ha escrutado el 93.39% de las actas del nivel presidencial, y más del 90% de las actas en los niveles de Corporación Municipal y de diputados”, exteriorizó el CNE a través de un comunicado.

Las irregularidades han ocurrido en todos los niveles de participación, por ejemplo, el Partido Nacional ha presentado más de 18 impugnaciones a nivel de elección de diputados, también corrientes internas de Libre solicitaron revisión de actas a nivel de alcaldías en la zona norte y diputaciones en Francisco Morazán.

El plazo para la presentación de impugnaciones venció el 26 de marzo, ahora el análisis de las irregularidades sigue en manos del CNE.

En las diputaciones hay polémica a todos los niveles, para el caso el precandidato liberal por la corriente Yanista, Eliseo Castro, denunció el 26 de marzo que varios correligionarios le estaban haciendo fraude para desplazarlo de las primeras posiciones de diputaciones por Francisco Morazán. “Al tener nombres yo diré quiénes son, no me parece justo lo que hacen”, expuso Castro en declaraciones a medios de comunicación.

La denuncia de Castro recibió un revés por parte de la también precandidata a diputada por el movimiento Recuperar a Honduras, Kritza Pérez, quien denunció que resultaba sospechosos que Eliseo Castro, después de haber amenazado con denunciar a los fraudulentos, se moviera de la posición diez a la cuatro.

En Libre un grupo de dirigentes encabezados por el médico Marco Girón, presentó impugnaciones contra los votos que han sido adjudicados a los precandidatos a diputados Beatriz Valle, Jorge Cálix y Juan Barahona, “son los candidatos más inflados, esto no puede ser, por eso estamos presentando las nulidades y además que se les separe del partido”, exigió Girón.

La alteración de actas en las mesas electorales, junto a la tabulación de esas inconsistencias ha generado incertidumbre, indignación y creado un ambiente sin garantías para los participantes.

¿QUÉ RESPONSABILIDAD TIENE EL CNE?

Actualmente hay posiciones encontradas, en Libre manifiestan que las irregularidades se cometieron en las mesas, pero que el CNE no tiene nada que ver.

La precandidata Beatriz Valle, dejó clara esa posición ante un medio de comunicación televisivo al manifestar que el problema ha sido en las mesas, por lo que no hay que responsabilizar al CNE.

Sin embargo, el dirigente liberal y exmagistrado del desaparecido Tribunal Supremo Electoral (TSE), Enrique Ortez Sequeira, considera que el pasado 14 de marzo se registró un fraude electoral y que éste se construyó en las mesas y con el aval del nuevo CNE.

Ortez Sequeira explicó que cuando se alteran actas en un centro de votación, el deber del CNE es revisar y depurar todo lo que venga con vicios de nulidad, porque la depuración se hace para no tabular datos que reflejen resultados fraudulentos.

Desde este enfoque, Ortez Sequeira cree que el CNE está aplazado y además ha validado las irregularidades, cuando procede a tabular los datos.

Entre tanto Eduardo Martell apuntó que en términos de transparencia han visto muchas irregularidades avaladas por el CNE, por ejemplo, la prohibición de que un representante de su corriente presenciara el escrutinio de actas con inconsistencias.

 

Asimismo, cuestionó que, en el centro de acopio del CNE, ubicado en las instalaciones del Instituto de Formación Profesional (Infop), se negara el acceso a observadores, periodistas y representantes de partidos políticos, lo que a su juicio incrementa la desconfianza en el proceso.

De su lado el dirigente liberal, Octavio Pineda, criticó al pleno del CNE, a quien responsabilizó de validar un fraude que favorece al movimiento Yanista del Partido Liberal.

La corriente Recuperar a Honduras, acudió al Ministerio Público para exigir la revisión de todas las maletas electorales y sus respectivas actas, antes que el CNE haga la declaratoria oficial de resultados.

Además, los apoderados legales de ese movimiento liberal presentaron un amparo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para anular las elecciones primarias, y con ello ordenar la repetición de las mismas.

Por otra parte, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), presentó una línea de investigación que denominó “Mercenarios de la Democracia”, el que detalla las inconsistencias presentadas por la adulteración de actas y sistematización de resultados electorales.

Entre las conclusiones que el CNA sacó de la investigación es que en seis mil actas se identificó un aumento desproporcionado de votos, registrando crecimientos irracionales en la carga electoral de diversos centros de votación.

“Los miembros de las MER alteraron el documento oficial con el objeto de beneficiar determinados candidatos en los diferentes niveles electivos, encontrándose en muchos casos, que hay candidatos que tienen más votos que la cantidad de personas que fueron a ejercer el sufragio en el centro de votación”, explica el informe.

Otra conclusión del CNA es que “se pudo determinar que mediante el fenómeno de inflación de votos se buscó beneficiar directamente a los precandidatos de los partidos políticos, provocando desconfianza total por parte de la ciudadanía, misma que recae sobre la institucionalidad y en la forma que se desarrolló el reciente proceso electoral”.

Para el abogado Odir Fernández, coordinador de investigaciones del CNA, la tabulación de resultados trastocados, produce tendencias incorrectas que solo aumentan la tensión y fortalecen las prácticas fraudulentas que se cocinaron en las mesas, por lo tanto, el CNE como máxima institución reguladora debe evitar que eso suceda.

CONSECUENCIAS DE LA PARTIDIZACIÓN

Doris Gutiérrez explicó a medios de comunicación, que la crisis electoral que vive Honduras ha sido provocada por las negociaciones y repartición de puestos por los partidos Nacional, Liberal y Libre.

Gutiérrez recordó que desde el Congreso Nacional denunciaron que esto pasaría y advirtió que lo que ha pasado en las elecciones primarias se podría repetir en el proceso general de noviembre.

“No fue correcto repartir estas instituciones entre partidos políticos, porque cada uno defiende sus intereses y no los de país”, valoró la diputada.

Históricamente el máximo ente electoral ha estado representado por el bipartidismo (Nacional y Liberal), pero con el golpe de Estado de 2009 las fuerzas políticas sufrieron una recomposición y se creó el partido Libre que ahora forma parte del CNE.

Mientras la política hondureña se continúa debatiendo por una crisis de valores e irrespeto a las leyes, otros sectores creen que la salida está en la aprobación de reformas electorales como el voto electrónico.

Por su parte el expresidenciable y presidente del Partido Salvador de Honduras, Salvador Nasralla, cuestionó el papel del CNE y del Registro Nacional de las Personas (RNP), porque a su juicio, estas dos instituciones generaron incertidumbre previa a las elecciones primarias. La primera por no contar con un sistema de transmisión de resultados electorales preliminares y la segunda por la emisión de una nueva tarjeta de identidad, bajo un proceso plagado de irregularidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.