Crawfish Rock: el ensayo del neoliberalismo radical en Centroamérica

Empresa gestora del proyecto está registrada en Delaware, un paraíso fiscal de EE. UU.

 

ZEDE Honduras

 

Por: Marcia Perdomo

Edición: Emy Padilla

Fotografías: Fernando Destephen

Ilustración de portada: Reynaldo Raudales

Gráficos: Guillermo Burgos

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Hace tres años la comunidad de Crawfish Rock, poblada por afrodescendientes de habla inglesa en la costa norte de Roatán, Islas de Bahía, recibió al presidente Juan Hernández, quien visitó la localidad aduciendo la entrega de 35 “techos dignos” y la promesa de desarrollo.

Durante el encuentro, Hernández pidió perdón a los pobladores por el abandono gubernamental que sufrían, prometió construir un parque con servicio de internet gratis “para que los niños y jóvenes realicen sus tareas escolares” y afirmó que entregaría paneles solares a los hogares que no contaban con energía eléctrica.

También lea: Proyectos ZEDE se expandirán como el cáncer en Honduras

Asimismo, aseveró que había incluido la pavimentación del tramo que conduce de Crawfish Rock a Roatán en el fideicomiso por 570 millones de lempiras para la reconstrucción de la red vial de Islas de la Bahía. De estas cuatro promesas, solo cumplió con la entrega de paneles solares, el resto de los ofrecimientos se los llevó el viento.

La visita de Juan Hernández a Crawfish Rock concordó con la incorporación, ese mismo mes, de la Sociedad para el Desarrollo Socioeconómico de Honduras, LLC, en el estado de Delaware en los Estados Unidos y que ahora conocemos como Honduras Próspera, LLC; y que además está ligada y depende de NeWay Capital, LLC, incorporada también en el mismo mes, pero en el estado de Wyoming. ¿Coincidencia?

Lo que hoy conocemos como Honduras Próspera, la primera Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) en instaurarse en Honduras, existe desde hace tres años tanto en papel como en la memoria de los pobladores de Crawfish Rock, a quienes en ningún momento se les informó sobre las implicaciones del proyecto y mucho menos que incluía la posibilidad de expropiación de sus propiedades en un futuro. 

La vicepresidenta del patronato de Crawfish Rock, Vanessa Cárdenas Woods, contó a Criterio.hn que la empresa tiene tres años de presencia en la zona, “pero en ningún momento ellos [lo] socializaron como ZEDE” y que fue hasta mediados de junio de este año cuando fueron alertados por otra lideresa descendiente de la zona, sobre la amenaza que representaba Próspera para la comunidad, y desde entonces se mantienen en lucha por la defensa de su territorio ancestral.

La ZEDE “es una amenaza para nosotros como grupo étnico porque a lo largo va a eliminarnos. Si nos quita nuestra tierra, si nos quita el patrimonio cultural, nuestro modo de vivir, nos quita todo, toda la identidad del grupo como negros de habla inglesa, entonces estaría eliminando a todo un grupo étnico”, declaró Cárdenas Woods.

ZEDE Honduras
La población de Crawfish Rock se mantiene en alerta ante los avances de la construcción de la ZEDE Honduras Próspera.

EL SIGILO DE HONDURAS PRÓSPERA LLC Y NEWAY CAPITAL LLC

Honduras Próspera, LLC, es la heredera de lo que en su momento intentó construir el desaparecido MKG Group a través de las inconstitucionales Regiones Especiales de Desarrollo (RED).  Incluso comparten un inversionista: el guatemalteco Gabriel Delgado Ayau, quien es uno de tres directores, más un oficial ejecutivo que manejan a través de Honduras Próspera LLC el fondo de capital privado North Bay Prosperity Fund LP, incorporado en Islas Caimán el 14 de noviembre de 2018  y que afirma contar con un capital de US$ 5,075,000.

Los otros participantes del North Bay Prosperity Fund LP son: Erick Alexander Brimen, director; Rodrigo Quercia, oficial ejecutivo; y Titus Gebel, director. Asimismo, Nicholas B Jenkins, quien aparece como firma del “Director of the Issuer’s Manager”. Es importante resaltar que todos los antes mencionados forman parte del equipo de NeWay Capital LLC, firma de la que depende Honduras Próspera LLC.

En el consejo asesor de Honduras Próspera y NeWay Capital en temas de Políticas Locales y Estrategia se menciona a  Mike Dieckman, quien funge como cónsul general del Reino de los Países Bajos en Honduras. Dieckman, además, está ligado al expresidente Ricardo Ernesto Maduro Andreu (2002-2006) y mediante el decreto No. 368-2013 publicado en el diario oficial La Gaceta, fue uno de los 21 miembros nombrados (uno de cuatro hondureños) del Comité para la Adopción de Mejores Prácticas (CAMP) de las ZEDE. En el mismo decreto se nombró a Ebal Jair Díaz Lupian, actual secretario de la Presidencia.

Otro hondureño ligado al CAMP es Carlos Alejandro Pineda Pinel, a quien los directivos de Honduras Próspera se dirigen como el secretario alterno y coordinador permanente de CAMP en una notificación sobre la enmienda a la carta constitutiva de la ZEDE de North Bay. En su perfil de LinkedIn, Pineda Pinel menciona que se desempeña como secretario alterno del Comité para la Adopción de Mejores Prácticas desde 2016. Entre enero de 2014 a abril de 2019 trabajó para la Superintendencia de la Alianza Público Privada (SAPP) y entre marzo de 2011 y enero de 2014 formó parte de la desaparecida Comisión para la Promoción de La Alianza Público-Privada (Coalianza Honduras).

Honduras ZEDE

Tanto Honduras Próspera y NeWay Capital afirman en sus páginas webs que su modelo de inversión está enfocado en trabajar con gobiernos y líderes locales en la construcción de centros de prosperidad. Una afirmación incongruente con el accionar en Roatán, donde los pobladores desconocían la finalidad de Honduras Próspera y sus implicaciones legales.

Recientemente, organizaciones sociales de Roatán exigieron una investigación a Honduras Próspera y el proceso de aprobación para la instalación del mismo. El comunicado afirma que, a la fecha, Próspera ha comprado al menos 58 acres, sin embargo, el proyecto publicita que cuenta con 750 acres, lo que implicaría que los planes de expansión ya están en marcha y siendo publicitados, mientras la población, tanto de Crawfish Rock como de Roatán en general, es mantenida al margen del proceso.

ZEDE Honduras
Titus Gebel, fundador, presidente y CEO de Ciudades Libres Privadas, Inc, sostiene el certificado de aprobación del ordenamiento jurídico de la ZEDE Honduras Próspera, que se instalará en Crawfish Rock, Roatán, Islas de la Bahía. (Foto publicada el 14 de octubre de 2019 en el sitio del Instituto de Alemán Ludwing Von Mises).

 

EL NEOLIBERALISMO RADICAL EN HONDURAS CON MIRAS A EXPANDIRSE A CENTROAMÉRICA

Las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) no son más que el remanente del proyecto de las Regiones Especiales de Desarrollo (RED) promovido por los entonces presidentes del Poder Ejecutivo, Porfirio Lobo, y del Poder Legislativo, Juan  , según recoge el Análisis Político-Jurídico de la Legislación de las ZEDE del abogado Fernando García Rodríguez.

En este informe, García Rodríguez recoge a los principales líderes durante la promoción de las Redes Especiales de Desarrollo. En el listado destaca Paul Romer, promotor de la iniciativa de las ciudades modelo y que finalmente abandonó el proyecto alegando poca transparencia por parte del gobierno hondureño; Michael Strong, oficial ejecutivo de la empresa MKG–Group que suscribió una carta de entendimiento con la fenecida Coalianza, el 3 de septiembre de 2013 y que además es fundador de Free Cities Group (Grupo de Ciudades Libres). También se menciona al ciudadano guatemalteco, Gabriel Delgado Ayau, como socio de MKG y que ahora es uno de los directores en el fondo de capital privado North Bay Prosperity Fund, ligado a Honduras Próspera.

Delgado concedió una entrevista al medio guatemalteco Plaza Pública en octubre de 2012, en la que afirmó que su interés en el despegue del proyecto en Honduras es “porque quiero que esta idea despegue en Guatemala, país que enfrenta problemas similares a los de Honduras”. Asimismo, agregó que tuvo acercamientos informales con funcionarios diputados y medios guatemaltecos: “He tratado de educarlos sobre lo que está pasando en Honduras y hacerles ver las oportunidades que esto presenta para el país […] Esto no es sólo una gran oportunidad para Guatemala, sino que podría ser una gran amenaza si la estrategia no se implementa en ese país.  Cuando esto sea un éxito en Honduras, los demás países del istmo tendrán que reaccionar porque de lo contrario dejarán de ser competitivos”.

Michael Strong es un ferviente creyente del movimiento libertario y queda claro que Gabriel Delgado Ayau simpatiza con esos ideales. Pero ¿qué es el movimiento libertario? El abogado García Rodríguez puntualiza en su análisis que los libertarios son conocidos como “neoliberales radicales por su tendencia ideológica – económica radical y extremista. Plantean la reducción del Estado a su mínima expresión; por consiguiente, plantean que una ciudad pueda actuar ‘independiente de su contexto económico y jurídico, si eso le permitirá crecer”. En pocas palabras, están en contra de las regulaciones y su doctrina tiene influencia en grupos económicos trasnacionales y tanques de pensamiento libertarios que proliferan en los Estados Unidos de Norteamérica y algunos países de Latinoamérica.

Si bien, Michael Strong, no parece estar ligado, al menos no en papeles de acceso público, al proyecto de Honduras Próspera, sí lo está el ciudadano alemán Titus Gebel, autor del libro Ciudades Privadas Libres publicado en agosto del 2018 y que modificó el concepto de las ciudades modelo de Paul Romer. Para Gebel, las ciudades privadas libres son “una alternativa pacífica y sobre todo voluntaria”.

Gebel considera que “el futuro de la gobernanza es privado” e incluso crítica a los sistemas donde una mayoría parlamentaria de facto puede modificar el contrato social. Esta segunda posición entra en conflicto con lo ocurrido en Honduras, donde el 23 de enero de 2013,  diputados del Congreso Nacional se abrogaron facultades constituyentes y realizaron cambios a la Constitución de la República de 1982 para que la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico fuese aprobada en un único debate, como lo narra el abogado Fernando García Rodríguez en el Análisis Político-Jurídico de la Legislación de las ZEDE.

Las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico son consideradas como un pequeño estado dentro de otro estado, ya que estas porciones geográficas se asentarán en territorio hondureño, pero contarán con sus propios tribunales de justicia, policía, sistema financiero, tributario y moneda.

¿Son las ZEDE la panacea para el desarrollo económico de Honduras?

En julio de 2020, Erick Brimen, CEO de Honduras Próspera, dio una entrevista a la publicación Econ Américas de Ecuador, en la que indicó que con todo en contra y en medio de una pandemia lanzó Próspera en Mayo de 2020. Además, afirmó que Próspera ZEDE se constituyó legalmente el 29 de diciembre de 2017, como una sociedad público-privada con un plazo renovable de 50 años y que a través de esta el gobierno de Honduras permitió a Honduras Próspera LLC, constituida en Delaware, promover y organizar la parcela de 60 acres que adquirió en Roatán.

De esta entrevista otorgada a una publicación, que se autodefine como una organización de investigación de empresas emergentes que cree en el potencial de destrucción creativa y arbitraje jurisdiccional para permitir la prosperidad, surgieron las siguientes preguntas: ¿por qué el énfasis en que es una sociedad público-privada? ¿Está relacionada a una alianza público-privada? ¿por qué se constituyó en Delaware? Criterio.hn solicitó entrevistar en varias ocasiones a Brimen, sin embargo, no accedió.

Para conocer un poco más sobre los temas planteados conversamos con el economista y ex presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Hugo Noé Pino, quien aclaró que tanto una alianza público-privada como una ZEDE son dos cosas completamente diferentes. La primera se da cuando el Estado concesiona una construcción de un bien por un determinado periodo de tiempo y en la que tanto el gobierno como la empresa privada, participan conjuntamente en los niveles de inversión, pero es el sector privado quien lo administra. Mientras que la segunda, es el otorgamiento de un territorio nacional con el objetivo de crear reglas completamente diferentes a las que se dan en el resto del territorio nacional.

Pino explicó que si se quieren mezclar los dos conceptos es con el objetivo “de justificar que en esa ZEDE que fue aprobada en Roatán se hará como una especie de inversión entre el gobierno y el sector privado, pero […] conceptualmente son dos cosas diferentes. Una ZEDE es el otorgamiento del territorio como la misma ley de las ZEDE lo señala y, por lo tanto, esto solo puede estar siendo planteado como una justificación de que algunas de las obras que se van a hacer en ese marco van a ser juntamente con el gobierno de Honduras”.

Al plantearle si una alianza público privada en una ZEDE traería algún beneficio a la población hondureña, el expresidente del Banco Central de Honduras respondió: “Si lo miramos de forma separada nuevamente, las alianzas público privadas que se han dado en el país, como es la Empresa de Energía Honduras, el aeropuerto de Palmerola, la carretera CA-5, la concesión de la Empresa Nacional Portuaria, la concesión del Corredor Turístico y el Centro Cívico Gubernamental, todas han presentado problemas adicionales para el país y también representan riesgos y contingencias muy fuertes para el fisco hondureño”.

Pino, quien además fue director del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), planteó que “actualmente, y como producto de una situación extraordinaria como es la pandemia, todos los actores privados están solicitando serios ajustes al gobierno de la República en cuanto a los costos que tienen las inversiones de parte del sector privado. En otras palabras, en el mediano y largo plazo las alianzas público-privadas salen exageradamente costosas para la mayor parte de los hondureños”.

Consultado sobre cuáles son los beneficios de la ZEDE, Hugo Noé Pino, respondió que “el único aporte que estarían haciendo al país es la generación de empleo, pero esto es parte de un enclave nacional actual”, el cual comparó con el enclave bananero y las maquilas, que si bien generan empleo “no irradia otros beneficios que la inversión extranjera tiene, como transmisión de tecnología y la creación de vínculos productivos”, entre otros.

“La ZEDE viene a ser más un mecanismo de venta del territorio nacional en donde el beneficio es marginal en relación con los costos en que el país incurre al ceder soberanía, otorgar territorio, para que vengan inversionistas a apoderarse de una parte de Honduras”, resumió el economista.

Con respecto a si las ZEDE pagarán impuestos en Honduras, Noé Pino reveló que, a través de la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, el Estado hace una renuncia en cuanto a la política fiscal tanto nacional como municipal y les da independencia de establecer su nivel de impuesto.

 

Para Hugo Noé Pino, si bien las ZEDE contarán con inversión extranjera, también moverán capital nacional que no desea pagar los impuestos establecidos, violando el principio de equidad de la política fiscal. El economista las comparó con islas con impuestos propios que no realizan contribución al fisco nacional, con el agravante que utilizarán toda la infraestructura ya construida sin aportar ningún impuesto que permita financiar el pago que se hace de estas obras.

En relación con la incorporación de Honduras Próspera LLC en Delaware, el economista clarifica que al ser inversión extranjera debe estar asentada en el exterior y que si bien la inversión extranjera debe ser alentada la misma no debe apoderarse de territorios completos y tener reglas propias. “En algún sentido Delaware es considerado un paraíso fiscal. No es raro que empresas busquen Gran Caimán, Bahamas, Panamá, muchas veces, los que han sido denominados paraísos fiscales, para constituirse y así no pagan impuestos acá y tampoco pagan impuestos allá”, explicó.

A la entrevista de Brimen para Econ Américas, antecede una realizada al inversionista alemán Titus Gebel para el sitio web Ludwig von Mises Institut Deutschland a mediados de octubre de 2019. En ella, Gebel afirmó que la ZEDE en Honduras “no es una ciudad privada 100 % libre, sino una asociación público-privada en una zona administrativa especial. Pero la autonomía jurídica que se otorga es extraordinariamente amplia”. Incluso, resaltó que “si se derogara la ley ZEDE del mismo nombre, la existencia de la ZEDE estaría garantizada por unos 50 años”.

Lea, además: Metástasis: venta del territorio hondureño también incluye a La Ceiba

ZEDE Honduras
El atractivo turístico de Roatán es la campaña de mercadeo utilizada por los inversionistas de Honduras Próspera para atraer a sus clientes.

EL RIESGOSO NEGOCIO DE CEDER SOBERANÍA

Para el coordinador del Movimiento Amplio por la Dignidad y La Justicia (MADJ) y exfiscal del Ministerio Público, Víctor Fernández, la inscripción de Honduras Próspera LLC, inicialmente bajo otro nombre (Sociedad para el Desarrollo Socioeconómico de Honduras, LLC), en Delaware y de NeWay Capital en Wyoming, así como North Bay Prosperity Fund LP en Islas Caimán, devela los principales riesgos que tiene Honduras al contar con un perfil donde sus cúpulas están ligadas al narcotráfico.

“Me parece que el temor que teníamos de que los capitales sucios, digamos los capitales contaminados, no solo con narcotráfico, sino con corrupción que es lo que ha configurado este escenario de miseria en Honduras y en Latinoamérica, van a tener cabida frente a iniciativas como estas”, detalló Fernández, quien además agregó que estamos a las puertas del desaparecimiento del Estado Nación en Honduras y la aparición de “múltiples pedazos de pequeños narco-estados” con vía abierta para tener un gobierno libre, con una justicia y policía a sus anchas.

El exfiscal cuestionó “¿quién anda saltando de un lugar a otro para que no lo logren identificar? Pues la gente correcta, las empresas correctas no hacen eso. Es decir, uno cuando es cabal, de entrada, se muestra lo que es, pero cuando hay un interés de ocultar, de ser tránsfuga con la información, con lo que son, [habría que preguntarse] ¿cuál es la proveniencia de su capital? ¿dónde se registra?”.

“Lo que está configurándose o ratificándose aquí, son estas estructuras universales del crimen organizado, es decir, presentado como inteligencia, presentado […] con una serie de eufemismos, pero que en realidad es la consumación del modelo capitalista corrupto, violento y toda su institucionalidad al servicio de estas empresas que finalmente llegan a países y sociedades como las nuestras”, puntualizó Fernández.

Sobre este mismo tema, el investigador y defensor de derechos humanos, Pedro Landa, expresó que como ciudadanos tenemos derecho a plantearnos diversas valoraciones. En primera instancia que las Islas Caimán son un reconocido paraíso fiscal a nivel mundial, por lo que podríamos estar a las puertas de que se dé “en estos momentos o a posteriori un proceso de lavado de activos de dineros que pueden venir de cualquier actividad ilícita en cualquier parte del mundo”.

En segunda instancia expuso que al ser inversionistas de diferentes nacionalidades con empresas radicadas en diferentes países o Estados, en caso de existir un litigio, pese a que las ZEDE cuentan con su propia normativa, se tendría “que definir cuál es el fuero en el que se ventilaría una posible demanda o denuncia contra los inversionistas y estamos seguros que estos inversionistas estarían jugando a eso: a tener diversos escenarios para poder jugar con el escenario jurídico que le sea mucho más favorable”.

Landa pormenorizó que a este proceso se le conoce como velo corporativo “donde existen tantas sociedades mercantiles ligadas a una inversión que se hace imposible poder identificar quiénes son los que están detrás y cuál es el fuero o el tribunal más adecuado para ventilar un posible litigio de demanda que se pueda hacer en contra de los inversionistas”.

Ante este panorama de incertidumbre es mucho lo que se desconoce sobre la instalación de la primera ZEDE en Honduras y los planteamientos a futuro de proyectos similares en otras regiones. Lo que sí se sabe es que Honduras Próspera no surgió en medio de la pandemia por Covid-19. Al contrario, su instalación en Roatán lleva años en sigiloso accionar, no solo por parte de los inversionistas sino también del gobierno central, que en sincronía mantiene un decidido silencio.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.