Nación|Noticias Destacadas

Congreso aprueba más compras directas para proyectos que ejecutará Invest-H y otras instituciones

Suspenden cabildos abiertos

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El Congreso Nacional de Honduras aprobó este jueves un proyecto de emergencia para financiar hasta por $150 millones dólares la recuperación de las comunidades más afectadas por los huracanes Eta e Iota.

La iniciativa “Proyecto de Recuperación de Emergencia a causa de los ciclones Eta e Iota en Honduras”, fue una de varias iniciativas y proyectos de ley que en la sesión de este jueves los diputados aprobaron con dispensa de dos debates, “por ser un caso de emergencia”, dijo el vicepresidente del Congreso Nacional, Mario Pérez.

El ministro de Finanzas, Marco Midence, expuso en la sesión virtual los alcances del contrato de préstamo con el Banco Mundial, que tendrá una tasa de interés anual del 2.83 %, 30 años de plazo y cinco de gracia, con una concesionalidad de un 25 %.

También lea:  Honduras: Cuando la corrupción se viste de emergencia y legalidad

También fue aprobado un préstamo por casi 11 millones de dólares para financiar el Programa de Restauración de Bosques Resilientes al Clima y Silvicultura para la Sostenibilidad de los Servicios Ecosistémicos Relacionados con el Agua; y un convenio de financiamiento por 70 millones de dólares para el “Proyecto de Seguridad Hídrica en el Corredor Seco de Honduras”, con el que se tratará el problema de la sequía.

Los tres préstamos, con fondos también del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), superan los 230 millones de dólares y van dirigidos a atender estas emergencias dado que la caída de ingresos “ha sido estrepitosa”, dijo Midence. Se ha registrado una reducción de los ingresos corrientes en un 20 % “y el incremento del déficit y la caída de la economía en un 9 %”, señaló.

La situación macroeconómica por la que atraviesa Honduras es “compleja, no obstante, la estabilidad que habíamos tenido en los años previos a la pandemia”, añadió.

Los proyectos aprobados serán ejecutados por varias instituciones del Estado, entre ellas la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep), la Secretaría de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento (Sedecoas) e Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H).

También lea: Inversión Estratégica de Honduras: una nueva mafia institucional al desnudo 

“Quiero preguntarle a los de Invest-h si en verdad tienen la capacidad para realizar todas estas obras”, cuestionó el diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre) Jari Dixon Herrera. “Al final, uno aquí en este Congreso se queda única y exclusivamente con la buena noticia, con la expectativa y con la esperanza de que van a pasar las cosas y pasan los años y no pasa absolutamente nada”, agregó.

Como ejemplo puso el caso de un proyecto de pavimentación de la carretera de los municipios del sur del departamento de Francisco Morazán, que fue aprobado por unanimidad hace unos cuatro años por un monto de 75 millones de lempiras “para comenzar la obra y todavía no tenemos ninguna noticia”.

También cuestionó las contrataciones directas aprobadas para la ejecución de las obras aprobadas, “que siempre han sido un tema polémico”. En ese sentido, se preguntó “quién va a hacer la veeduría de la contratación directa de todos estos proyectos, porque el problema acá no es la construcción del proyecto”, sino la administración de los fondos.

Recordó que al inicio de la pandemia de la Covid-19 en marzo de 2020, cuando se realizó la última sesión presencial, “nos ofrecieron cosas preciosas, nos ofrecieron hospitales móviles de última tecnología con 48 millones de dólares que había que pagar, y así como están diciendo en este momento, así era el lenguaje florido y bonito que se escuchaba de que esos hospitales móviles iban a venir a ser la panacea en el combate al Covid-19”.

No obstante, “más de un año después, lo que tenemos son chatarra internacional, basura tóxica que no ha servido absolutamente para nada, pero los 48 millones de dólares se perdieron”.

También se refirió a la vez que el secretario de Estado de la Presidencia, Ebal Díaz, “llegó a esa sesión y nos dijo que estábamos preparados para empezar la construcción de 94 hospitales y sonaba precioso el discurso del señor Ebal Díaz, pero no pasó absolutamente nada”.

En más de un año, no se ha puesto ni una primera piedra de los hospitales y la gente se sigue muriendo por falta de atención en los hospitales y de medidas de bioseguridad, lamentó el parlamentario.

“Yo le pregunto a los señores de Invest-H, esta es una propuesta realizable o es un bonito discurso única y exclusivamente para tener a disposición dinero para otras cosas que no sea el bienestar del pueblo hondureño”, insistió Jari Dixon Herrera en su participación, en la que también pidió retomar las sesiones presenciales.

Noticia Relacionada: Honduras colapsada: Congreso autoriza deuda por $ 2.500 millones para ampliar contrataciones directas

A raíz de la pandemia el Gobierno ha asumido varios préstamos con organismos internacionales. El endeudamiento fue autorizado por el Congreso Nacional en marzo del año pasado cuando este poder del Estado autorizó a la secretaría de Finanzas solicitar préstamos por $ 2.500 millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.