financiamiento previo al asesinato de Berta Cáceres

Complicidad de bancos de desarrollo propician violencia contra defensores indígenas en Honduras

Compartir

Redacción: Marcia Perdomo

Tegucigalpa. – A finales de junio se publicó una serie de transacciones irregulares realizadas entre finales de 2015 e inicios de 2016 que involucraron al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca previo al asesinato de la ambientalista indígena, Berta Cáceres.

El rastro de dinero proveniente del banco de desarrollo holandés FMO con destino a Honduras, indicó que se realizaron al menos cuatro depósitos en una cuenta que no correspondía al destinatario final declarado, y que estaba ligada a una empresa afiliada a David Castillo y Daniel Atala Midence. El primero sentenciado a 22 años y seis meses de prisión por el asesinato de Cáceres.

Conozca más sobre el tema aquí: Banco holandés y alemán hicieron transacciones irregulares para proyecto de Agua Zarca

Acciones por las que ni el FMO ni el Deutsche Bank, banco intermediario, alertaron a las autoridades.

 Criterio.hn conversó en exclusiva con la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Bertha Zúniga Cáceres, para ahondar en las implicaciones de este comportamiento por parte de los entes financieros.

Zúniga expuso que existe una “confianza ciega” por parte de estos bancos de desarrollo con las empresas con las cuales se asocian, algo que ocurrió en el caso del propio David Castillo, quien era uno de los contactos principales del FMO.

Afirmó que no creen que el banco de desarrollo holandés desconociera lo que estaba ocurriendo, puesto que el mismo cuenta con protocolos de información y análisis de contexto. Además, de haber enviado misiones de observación antes y después del asesinato de la lideresa indígena Berta Cáceres.

Berta Zúniga, coordinadora del Copinh e hija de Berta Cáceres, cuestiona que bancos como el FMO entreguen capital a grupos oligárquicos que generan violencia en las comunidades indígenas.

De interés: Estructuras económicas y políticas limitan posibilidades de cambio en Honduras: Copinh

“A pesar de todo y de las denuncias que se estaban haciendo, continuaron su relación financiera así que por eso nosotros hablamos de una complicidad. No es algo que fuera totalmente desconocido, que saliera de las posibilidades. Eso está dentro de las obligaciones, eso está en las mismas leyes internacionales de lavado de activos”, señaló la coordinadora del Copinh.

Es por este motivo que la organización presentó, el 28 de junio de este año, ante la oficina del fiscal general de Holanda una denuncia penal contra el banco FMO y sus directivos, por suponerlos responsables de los crímenes de complicidad en actos de corrupción, malversación, blanqueo de dinero y violencia en su financiamiento al proyecto Agua Zarca.

OLIGARQUÍAS ACAPARAN FONDOS DE DESARROLLO Y FOMENTAN VIOLENCIA

Zúniga Cáceres sostuvo que para el Copinh contribuir en la no repetición de los hechos es muy importante, puesto que esta es una práctica generalizada por bancos supuestamente dedicados a fomentar el desarrollo pero que finalmente entregan capital a grupos oligarcas, como ocurrió en Honduras y también ocurre en comunidades de Colombia y Panamá, entre otros.

“Es el mismo protocolo que básicamente utilizan todos los bancos de desarrollo, están diciendo que se están asociando para generar mejores condiciones de vida en las comunidades, pero realmente se están asociando con grupos oligárquicos como la familia Atala Zablah, que son personas ya ricas en sí mismas, a quienes les dan más dinero y es muy preocupante porque ese dinero está sirviendo para desatar la violencia, para desatar también los asesinatos y los crímenes que se vivieron por el proyecto eléctrico Agua Zarca”, compartió la lideresa.

Noticia relacionada: Publican nuevos hallazgos sobre financiamiento previo al asesinato de Berta Cáceres

Agrgó que esta situación es muy grave, que debe llamar a la Comunidad Europea sobre los controles que se deben tener en el financiamiento, la importancia de regulaciones en temas de derechos humanos e incluso las leyes internacionales sobre el lavado de activos.

La coordinadora del Copinh cuestionó lo ocurrido con el FMO, al no cerciorarse a qué empresa le estaba haciendo transferencias e incumpliendo sus propias normativas sobre no entregar dinero directamente a empresas asociadas con la empresa contratista.

Es decir, mientras se enlistaba a la empresa guatemalteca Copreca -quien había abandonado el proyecto-como la destinataria final, los millonarios fondos eran depositados a Concretos del Caribe S.A. (Concasa), una empresa afiliada a David Castillo y Daniel Atala Midence y por lo tanto asociada a Desarrollos Energéticos S.A. (DESA) e Inversiones Las Jacarandas. Estas últimas dos firmas ligadas al desarrollo del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

Lea también: En plantón por justicia para Berta, Copinh recuerda a justicia de Honduras que “¡Faltan los Atala!”

“Son cosas muy graves. Ojalá el ministerio público de Holanda pueda desarrollar e investigar más a profundidad para marcar un precedente respecto al financiamiento europeo en los países del sur global que es donde están involucrados”, declaró.

La denuncia penal interpuesta por el Copinh en junio de este año, se suma a la demanda civil contra el FMO que el Copinh interpuso en mayo de 2018 por su acción negligente en el manejo de su financiamiento al proyecto Agua Zarca que condujo a la violencia en contra de la comunidad Lenca de Río Blanco y del Copinh, resultando en el asesinato de miembros de la comunidad y de la lideresa indígena Berta Cáceres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.