Cielos de Honduras fueron inundados este lunes por aves migratorias

Print

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Los cielos de Honduras fueron inundados este lunes con la presencia de miles de aves migratorias que probablemente van hacia Suramérica.

Así de nutrida es la migración de aves observada este lunes en Honduras.
La migración de aves observada este lunes en Honduras.

Las escenas que impactan y que ofrece CRITERIO a sus lectores, fueron captadas por un video aficionado de una hondureña que reside en el municipio de Talanga, Francisco Morazán a 55 kilómetros de Tegucigalpa.

Las imágenes captan cómo una bandada de varias especies surcan los cielos y van con rumbo desonocido, pero no precisamente se quedarán en los bosques hondureños, sino que probablemente van a países de Suramérica, como un evento natural que se da en esta época del año, según constatamos con expertos en el tema.

Actualmente en Honduras hay más de 700 especies reportadas, agrupadas en 22 órdenes, más de 70 Familias y más de 400 géneros.

Muchas aves migratorias comienzan a llegar a Honduras en otoño y permanecen distribuidas en diferentes bosques del país e incluso ciudades. Muchas especies pueden permanecer seis, siete u ocho meses en éstos territorios neotropicales, pero otras especies como los “alzacuanes” migran en concentraciones espectaculares que son muy frecuentes verlas sobre todo en la zona sur.

Los alzacuanes son aves rapaces que sólo migran por territorio continental y no por océanos, por lo que la región centroamericana en un embudo para miles y miles de estas aves provenientes de Norte América y que tienen como fin llegar hasta Sudamérica.

Esto es lo que se le denomina como una especie migrante transeúnte en el país, pues están migrando, pero no para quedarse en los bosques, sino para otros sectores del Sur de América. Luego todas estas rapaces harán el vuelo de regreso hacia sus territorios de anidación en Norte América en la migración de primavera.

Otras aves migratorias como gaviotas, chorlitos, playeros y gaviotines toman rutas más costeras debido a sus hábitos alimenticios. Mientras que pájaros pequeños o de tamaño medio como chipes, zorzales y mosqueros llegan paulatinamente a través de corredores específicos donde encuentran alimento a medida que van migrando hasta llegar a áreas determinadas donde se establecen por algunos meses, luego después de más de medio año aquí regresan a sus territorios de origen.

De septiembre a noviembre miles de individuos de las poblaciones migratorias del zopilote cabeza roja de Norte América pasan por Honduras, muchas veces mezclados en torbellinos de otras rapaces. Se sabe que inhiben en su sistema digestivo algunas bacterias que surgen en los cadáveres de los animales que podrían ser perjudiciales para el humano y fuentes de agua. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.