CCIC advierte que inversión no vendrá a Honduras por colusión del gobierno con el narcotráfico

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- La Cámara de Comercio e Industrias de Cortés señala que ningún inversionista tendrá la confianza de arriesgar su capital en un país donde su institucionalidad ha sido cuestionada por narcotráfico en una corte internacional.

El comunicado señala que el juicio desarrollado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, donde se encontró culpable al exdiputado hondureño, Juan Antonio Hernández Alvarado, quedó al descubierto la contaminación de las instituciones del Estado y de otros sectores.

El sector empresarial de la costa norte de Honduras ve con mucha preocupación la inminente caída de la inversión extranjera y nacional, el aumento galopante de la pobreza, la migración, el desempleo y la desaceleración económica, que son consecuencias en gran medida por la incertidumbre que hay en el país.

Apuntan que el mayor enemigo de la inversión es la incertidumbre, “los empresarios hondureños necesitamos condiciones idóneas para que nuestros negocios puedan desarrollarse y generar más empleos para reducir la pobreza”.

De manera tácita señalan que ningún inversionista tendrá la confianza de arriesgar su capital en un país donde su institucionalidad ha sido cuestionada en una corte internacional.

Y piden que en defensa del buen nombre de Honduras todos los mencionados en el juicio en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, deben aclarar su situación ante esa instancia.

Entre los mencionados se encuentra el gobernante hondureño Juan Hernández y varios de sus ministros, quienes de acuerdo con la fiscalía estadounidense conspiraron para traficar con droga hacia ese país.

El jefe de gobierno de Honduras es hermano del narcotraficante Tony Hernández, encontrado culpable por los delitos de narcotráfico, tráfico de armas, conspiración para introducir droga a los Estados Unidos y falso testimonio.

El comunicado reza además que es necesaria la toma de decisiones conjuntas de los buenos hondureños garantizando la paz social para recuperar la confianza en Honduras y reconstruir su Estado de Derecho, velando por un proceso electoral confiable que devuelva la esperanza al pueblo hondureño y mediante el voto elegir a los mejores ciudadanos que estén comprometidos en generar bienestar social.

En uno de los párrafos, la CCIC pide a los hondureños hagan una autoevaluación de su conducta como si los fuesen todos los habitantes del país quienes han sido enjuiciados.

Además, piden, que renueven su compromiso con Honduras, que ahora demanda que se despojen de intereses particulares o partidarios y que con valor trabajen juntos por el bien común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.