Campesinos del Bajo Aguàn son nuevamente amenazados por la policía y terratenientes

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Los campesinos y campesinas del valle del Aguàn denunciaron el pasado fin de semana que siguen siendo despojados de sus tierras a pesar que existe un fallo judicial que les otorga los predios a ellos y que además son amenazados por miembros de la Policía de Investigación (DPI)

El pasado sábado 165 familias campesinas de la Empresa Asociativa Campesina San Isìdro, ubicada en margen derecha del río Aguán,  retomaron la lucha por la recuperación y defensa de la tierra que por ley y derecho les corresponde.

Un poco de historia

En el año 2012, el abogado José Antonio Trejo  ganó el caso en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), dando una resolución a favor de los campesinos del movimiento Reinvindicador campesino del Aguán( MARCA ) compuesto por cuatro asentamientos como son la Trinidad, Despertar, San Esteban y San Isidro.

La resolución emitida por la CSJ obligó al gobierno de Honduras y sus operadores de Justicia a reubicar a los y las campesinas en sus tierras que por ley les corresponde.

Este caso, tres meses después le costó la vida a Trejo, y unos meses después de dicho asesinato en el año 2013 fue despojada la empresa San Isidro de su tierra, el 21 de mayo 2014 fueron despojadas las empresas campesina Trinidad, y la Despertar, ubicadas en margen izquierda del río Aguán, donde se violentaron los derechos humanos de los y las campesinas.

En aquella ocasión hubo detenciones arbitrarias, torturas físicas y psicológicas, para jóvenes adultos mayores, y mujeres que salieron heridas de bala y que abortaron a consecuencia de las botas militares.

nota relacionada Campesinos del Bajo Aguán denuncian a Químicas Dinant y militares de sembrar evidencia para destruir el movimiento

Testimonios de campesinas y campesinos de San Isidro manifestaron que por la mañana de ayer los guardias de Coorporación DINANT les amenazaron, y que se han presentado agentes de la DPI pidiendo que presenten y entreguen documentos originales, que ayer llegó presencia policial, y que temen por sus vidas.

El temor se cifra en que esas tierras durante décadas han sido explotadas por la familia Facussè o Coorporación DINANT y por René Morales  dueño de Agropalma, sin importar la grave violación a derechos humanos y al ambiente de terror que ambas empresas provocan, manifestaron los campesinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.