Beatriz Valle

Beatriz Valle mantiene su postura disidente en la bancada de Libre

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

Tegucigalpa. –La diputada del oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre), Beatriz Valle, mantiene su postura insurgente, sostiene que la Junta Directiva del Congreso Nacional de Honduras, que preside Luis Redondo, es ilegal y cuestiona que se están aprobando leyes de forma arbitraria.

También lea: Noticia destacada DEA, FBI y CIA interesados en aprobación de ley de extradición en Honduras

Días antes de instaurarse el nuevo Congreso Nacional, Valle fue parte de los 21 diputados del Partido Libre que desconocieron el acuerdo político pactado por las autoridades de su partido con el Partido Salvador de Honduras (PSH) que conformó una alianza política de cara a las elecciones generales de noviembre con la finalidad de derrotar al conservador Partido Nacional.

Pese a que el fraccionamiento se superó, la congresista mantiene su postura disidente e incluso acusa a la Junta Directiva, que preside Luis Redondo, de aprobar leyes de manera arbitraria al igual que en periodos pasados al mando del Partido Nacional.

“¿Por qué se enojan si eso que digo es verdad? Hay un problema legal que eventualmente tendrá que resolverse… el Estado podría tener que someterse a demandas millonarias por la ilegalidad del Congreso Nacional”, expresa la congresista.

Lo antes expuesto, fue la respuesta de Valle frente a la posibilidad de someter a juicio político al fiscal general del Ministerio Público, Óscar Fernando Chinchilla y a los magistrados que conforman la Corte Suprema de Justicia (CSJ) al ser considerados parte de la estructura que instauró el expresidente Juan Orlando Hernández, quien enfrenta un proceso de extradición hacia Estados Unidos acusado por narcotráfico.

Según Valle en el actual Congreso hondureño se están aprobando y derogando leyes de manera arbitraria como se caracterizó el periodo 2018-2022.

“Todo se aprueba sin voto, máquinas apagadas, muchas veces sin quórum, todo eso da lugar a demandas de inconstitucionalidad y otra. Ese va a ser un obstáculo para la resolución de muchas cosas en Honduras”, manifestó.

Cabe señalar que la diputada rojinegra ha sido criticada por su ausencia en sesiones legislativas, sin embargo, se encuentra incapacitada por razones médicas hasta abril, siendo su última intervención el 22 de febrero cuando presentó un proyecto de ley para reducir los salarios a los diputados. También exigió a los 128 diputados someter a votación la Junta Directiva, ya que es del criterio que mientras no reciba el voto de 86 congresistas su nombramiento es ilegal y arbitrario.

Durante dicha sesión, Valle se enfrascó en un altercado con compañeros de su misma bancada al calificar a Redondo como “presidente de facto”, situación que obligó a la Junta Directiva suspender la sesión.

“Presidente de facto, aquí debemos venir a hacer las cosas de manera correcta, Beatriz Valle no tiene ninguna disposición, ni voluntad y deseo por votar por una Junta Directiva que usurpó mi cargo sin votos, sin embargo, con el afán y propósito de sacar adelante la patria la primera firma sería la mía”, expresó en ese momento.

ACUERDO QUE MANTIENE EN RECHAZO BBEATRIZ VALLE

En octubre de 2021, previo a las elecciones generales, el partido Libre y el PSH alcanzaron una alianza de hecho que establecía la declinación de la candidatura de Salvador Nasralla y su unión con Xiomara Castro a cambio de otorgarle la presidencia del Congreso Nacional un diputado escogido por Nasralla, en caso de ganar los comicios.

Tras las votaciones, Castro se alzó con una contundente victoria electoral destronando al Partido Nacional que se mantuvo doce años en el poder. Fue así como Nasralla designó al diputado Luis Redondo como candidato a la presidencia del Congreso.

A nivel de diputados el Partido Libre alcanzó 50 escaños, el PSH 10, por lo que necesitaban cinco votos más para ungir a Redondo en la presidencia del Poder Legislativo.

Sin embargo, 21 diputados insurgentes, incluida Beatriz Valle, en alianza con los 44 diputados del conservador Partido Nacional y la mayoría del Partido Liberal, se instauraron paralelamente como autoridades del Poder Legislativo dando paso a una crisis política.

Luego de varios días de negociación entre el coordinador general del Partido Libre, Manuel Zelaya Rosales, con el líder de la facción de insurgentes, Jorge Cálix, se dio fin a la pugna por la presidencia dejando al mando a Redondo.

Actualmente, Valle es la única de los diputados disidentes que mantiene su postura contra Redondo, incluso en sus redes sociales mantiene en su perfil el cargo de secretaria del Poder Legislativo periodo 2022-2026.

El resto de los diputados disidentes se fueron integrando poco a poco a las sesiones, de hecho, apoyan los proyectos de ley del oficialismo. Mientras Ramón Soto, electo por el departamento de Colón, optó por asumir la titularidad de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.