ALBA condena golpe de Estado en Bolivia y exige seguridad para Evo Morales

«La Constitución y el Estado de Derecho de Bolivia han sido violentados», manifestaron los países del ALBA-TCP en un comunicado

Tomado de: TeleSur

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) denunció este lunes el golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia, por parte de grupos radicales de derecha.

«Los países del ALBA-TCP reiteran su enérgica condena al golpe de Estado, reafirman su apoyo irresctricto y solidaridad con el Gobierno constitucional del presidente Evo Morales Ayma y exhorta a la comunidad internacional a rechazar el golpe de Estado y a exigir por la garantía de la seguridad del presidente Evo Morales y demás autoridades», dice un comunicado.

Asimismo, el texto señaló que los grupos violentos «han amenazado y agredido la seguridad física de las autoridades bolivianas democráticamente electas y de sus familiares para forzar la renuncia del hermano presidente Evo Morales Ayma».

Los países de la Alianza Bolivariana también exigieron respeto a los derechos civiles, la libertad e integridad física de Evo Morales, así como de «su equipo de gobierno y de los hermanos y hermanas de Bolivia que luchan en contra de los grupos radicales que pretenden sembrar el terror y hacerse del poder de manera violenta en Bolivia».

Además, responsabilizaron al excandidato opositor, Carlos Mesa, y al jefe del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Camacho, «de cualquier plan para asesinar al presidente Evo Morales».

Ayer 10 de noviembre se consumó un golpe de Estado en Bolivia, tras semanas de agresiones por parte de grupos opositores contra la población campesina e indígena del país y miembros del Movimiento Al Socialismo (MAS). La ola violenta fue impulsada por Mesa y Camacho, quienes denunciaron un supuesto fraude electoral el pasado 20 de octubre, sin mostrar pruebas.

A raíz de los actos de violencia, discriminación y racismo, Evo Morales solicitó una auditoría de los resultados a la Organización de Estados Americanos (OEA) y mientras tanto pidió restablecer la paz en el país. El llamado fue ignorado por los dirigentes opositores y las agresiones continuaron. 

Finalmente, este domingo la OEA emitió un informe preliminar en el cual señalan supuestas irregularidades en las elecciones, sin dar detalles. Según la OEA, Morales habría ganado en primera vuelta, pero no alcanzaría los 10 puntos de ventaja sobre su oponente para evitar una segunda vuelta. 

A raíz del informe preliminar de la OEA se radicalizó la violencia. Las Fuerzas Armadas y la Policía de Bolivia pidieran públicamente la dimisión de Morales para pacificar la nación. Evo Morales renunció al Ejecutivo por la paz de Bolivia, pero la persecución contra él y su equipo de Gobierno continúa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.