Nación.|Noticias Destacadas

A dos años de sus asesinatos, caso de defensores Tolupanes sigue sin investigar

caso de defensores Tolupanes

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. La Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) alertó que a dos años de los asesinatos de Salomón y Samael Matute, ambos indígenas Tolupanes y defensores de la tierra, continúa sin avances investigativos.

La OACNUDH realizó una misión de acompañamiento a los familiares de los indígenas Tolupanes quienes fueron asesinados con arma de fuego el 25 de febrero de 2019 y que al momento de su muerte violenta eran beneficiarios de la Medida Cautelar MC 416-13 otorgada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde diciembre de 2013.

Salomón y Samael Matute eran integrantes del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) y de acuerdo a esta misma organización, las víctimas habían denunciado en múltiples ocasiones las agresiones y amenazas a las que eran y son sometidos por el simple hecho de defender el bosque y territorio tolupán “saqueado con la venia y complicidad de la policía y toda la institucionalidad de Yoro”.

Tras las muertes violentas de padre e hijo, la CIDH manifiestó su repudio ante el asesinato de ambos indígenas Tolupanes y recalcó que el otorgamiento de medidas cautelares, y teniendo conocimiento el Estado de una situación de riesgo, existe un deber especial de protección por parte del Estado y que la implementación efectiva de las medidas constituye un medio de prevención a fin de evitar que el riesgo llegue a materializarse y evitar la eventual responsabilidad internacional del Estado.

En 2013, previo al asesinato de Salomón y Samael Matute, tres líderes tolupanes fueron asesinados, una mujer y dos hombres. Posteriormente, en septiembre de 2019 fue asesinado Milgen Idán Soto Ávila de 29 años, otro Tolupán defensor de los bienes comunes e integrante del MADJ.

Mientras los asesinatos de los defensores Tolupanes continúan sin ser investigados por las autoridades, los procesos de criminalización contra los indígenas defensores de su territorio ancestral suman más de tres, en una acción paradójica ejecutada desde el Estado.

Como resultado de la pandemia por Covid-19 y los huracanes Eta y Iota, las violaciones contra las comunidades indígenas y negras en Honduras se han intensificado con  desapariciones forzadas, destrucción ambiental, mayor represión policial y militar y aumento de la desnutrición por falta de alimentos, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.