Actualidad|Noticias Destacadas

Violencia sigue expulsando mujeres, niños y personas LGBTIQ+ en norte de Centroamérica: ACNUR

Violencia sigue expulsando mujeres, niños y personas LGBTIQ

Compartir

Tegucigalpa.- La alta comisionada adjunta de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Gillian Triggs, calificó como «inaceptable que la violencia de género siga expulsando a las mujeres, niñas y personas LGBTIQ+ de sus hogares, y que siga siendo uno de los principales riesgos a los que se enfrentan durante su desplazamiento».

A través de ACNUR, Triggs hizo un llamado a tomar acciones más eficaces, innovadoras e inmediatas contra los alarmantes niveles de violencia de género en Guatemala, El Salvador y Honduras; protegiendo de esta forma los derechos de mujeres, niñas y personas LGBTIQ+ que se desplazan en la región.

Agregó que «las autoridades nacionales deben garantizar su acceso al asilo y a la protección, así como ampliar las medidas de prevención y respuesta» ante un problema social que es poco denunciado, estadísticamente invisible y uno de los principales factores que llevan a mujeres, niñez y personas LGBTIQ+ a huir de sus hogares en los países del norte de Centroamérica y que les acompaña cuando huyen en búsqueda de seguridad.

A través de un comunicado, ACNUR señaló que los confinamientos relacionados a la pandemia de COVID-19 aumentaron los incidentes violentos y los riesgos, lo que se reflejó en el hecho que una vez se levantaron las restricciones fronterizas a la circulación, las mujeres y las niñas ocuparon un lugar destacado entre las cifras sin precedentes de personas que se vieron forzadas a huir de sus hogares.

Nota relacionada: Violencia es la principal causa asociada a migración infantil en Honduras

Sumado a esto, subrayaron que las pandillas callejeras suelen atacar y forzar, a mujeres y niñas, a la esclavitud sexual. Los delincuentes también utilizan la agresión sexual – o la amenaza de ella – como arma para obligar a los miembros de la familia a realizar actividades ilícitas y que cuando se percibe que las mujeres y niñas tienen vínculos con una pandilla concreta, pueden ser objetivo de sus rivales. Además, las mujeres y las niñas pueden ser víctimas de abuso o violación o, incluso, ser asesinadas como parte de los ritos de iniciación de las pandillas.

El comunicado citó el estudio «¿Es el desplazamiento forzado otro ejemplo de la feminización de la violencia en Honduras?» para evidenciar cómo la violencia contra las mujeres es un factor determinante en el desplazamiento, sobre todo para quienes tenían funciones de liderazgo y relaciones con miembros de las pandillas o de las fuerzas de seguridad.

Por parte de la población LGBTIQ+, especialmente las mujeres transgénero, también son especialmente vulnerables a la extorsión, la explotación y la persecución. En El Salvador, la ONG Comcavis Trans informa que casi dos tercios de las personas LGBTIQ+ a las que han asistido en 2021 huían de pandillas criminales tras haber sido amenazadas de muerte. En Honduras, la Red Lésbica Cattrachas reportó 373 asesinatos violentos de personas LGBTIQ+ desde 2009.

«Las medidas de prevención son cruciales para ayudar a empoderar a mujeres, niñas y personas LGBTIQ+, así como para garantizar sus derechos e impulsar su autosuficiencia. Al mismo tiempo, quienes logran sobrevivir a los abusos deben estar en el centro de todas las respuestas», apuntó Triggs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.