vacuna COVID-19 Honduras

Vacunas en Honduras: entre show, demagogia y política electoral

Compartir

Tegucigalpa.-La crisis sanitaria producida por la COVID-19 en Honduras ha sido muy bien capitalizada por los políticos en el poder en este país centroamericano, donde hasta el proceso de inmunización ha sido utilizado para sacar provecho en un año electoral.

Las vacunas que se han puesto a la disponibilidad de los hondureños han sido en su mayoría producto de donaciones y otras adquiridas con fondos públicos, pero sin importar su origen el gobierno que dirige Juan Hernández ha aprovechado la situación para idear una estrategia mediática electoral y sacar provecho de la inmunización de los ciudadanos.

Como parte de esa estrategia, el gobierno bautizó el proceso como “Vacunaton”, aplicado desde la última semana de julio de 2021 en el Distrito Central y ahora extendido en varias regiones del país.

La masificación de la inoculación de los hondureños surgió posterior a las quejas de la población ante el contagio inminente por el coronavirus y la negligencia del gobierno por realizar compras a las casas farmacéuticas y a que, por esta situación, el gobierno fuera expuesto internacionalmente, cuando siete alcaldes de diversas zonas del país viajaran a El Salvador a recibir vacunas donadas por parte del gobierno de la vecina nación.

Los alcaldes que solicitaron las vacunas son: Amable de Jesús Hernández (San José de Colinas, Santa Bárbara), David Castro (Cedros, Francisco Morazán), Carlos Galeano (Santa María del Real, Olancho), José Armando García (Ojojona, Francisco Morazán), José Luis Chirinos (Manto, Olancho), Efraín Guadalupe Muñoz (San Marcos Caiquín, Lempira), y Arnold Avelar (La Arada, Santa Bárbara).

También lea: Vacunación antiCOVID-19 en Honduras, una mentira que se repite mil veces

EL HECHO:

El Gobierno no desaprovecha oportunidad para hacer proselitismo: las campañas de vacunación masivas, que tanto necesita el país para agilizar la inmunización ciudadana, fueron utilizadas para hacer show, al propio estilo del populismo electoral.

El Vacunaton arrancó en Tegucigalpa a finales de julio con el propósito de inmunizar a todas las personas mayores de 35 años, posteriormente continuó disminuyendo el rango de edades y extendiéndose por diversas ciudades del país, logrando hasta la fecha incluir a todos los mayores de 18 años.

En Tegucigalpa la acción contó con el despliegue de las autoridades sanitarias e incluso la colaboración de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Esta movilización fue utilizada por diputados que se dedicaron a visitar los puntos de vacunación y a promover en sus redes sociales la vacunación como un asunto político electoral.

Algunas de las frases compartidas en Twitter por algunos de los políticos del Partido Nacional:

Ebal Díaz (Exsecretario de la Presidencia y candidato a diputado):

“Desde #Talanga, con nuestro amigo Roosevelt Avilez Santos a la jornada #Vacunatón que se lleva a cabo para inmunizar a los mayores de 30 años. Felicito a todo el equipo médico, enfermeras y Guías de Familia por su grande labor atendiendo a la población”.

Renán Inestroza (diputado y candidato a la reelección):

“¡Exitosa Jornada del VACUNATÓN! Continuamos apoyando desde el Centro Simón Bolivar de la Colonia Las Mercedes, mis felicitaciones a los guías de familia y personal médico por su excelente trabajo”.

 

David Chávez (diputado y candidato a la alcaldía del Distrito Central):

“¡#UnidosVencemos al #COVID19! Esta Gran Cruzada por la Vida requiere de la colaboración de Todos. Por Vos y tu Familia pongamos el hombro ¡Vacúnate!”.

El Mirón

El proceso de vacunación ha sido desde cualquier punto de vista politizado por los políticos del Partido Nacional, quienes han sacado provecho de este al pretender implantar en el imaginario colectivo que las vacunas son una ayuda de ellos, por lo que la estrategia implementada por el gobierno se torna en un hecho ENGAÑOSO de cara a las elecciones del próximo 28 de noviembre.

El Vacunatón se llevó a cabo en ocho puntos estratégicos del Distrito Central, con cerca de 80 brigadas en puntos peatonales y vehiculares, tanto para primeras dosis como para completar el esquema de vacunación en sus segundas dosis. Además, 27 cabeceras municipales del departamento de Francisco Morazán se unieron a la jornada, llegando a alcanzar 126,149 personas vacunadas.

Noticia Relacionada: Guion de mentiras alrededor de la vacuna contra COVID-19 en Honduras

Empleados de la salud coincidieron que el manejo que dio el gobierno le ha dado a la jornada no ha sido acertado, porque los políticos se aprovechan de una necesidad colectiva para hacer show y demagogia.

El médico y especialista en salud pública, Marco Girón, enfatizó en que las jornadas de vacunación masivas son urgentes para el país, pero hay que darles un tratamiento técnico y no político electoral.

Asimismo, el presidente de la Asociación de Enfermeras y Enfermeros de Honduras, Josué Orellana, calificó el Vacunatón como un evento necesario, porque de una u otra forma hay que inocular a la población, pero se sumó a las voces que exigen que no se politice.

Una semana después del Vacunatón en Tegucigalpa, la jornada se extendió a otras regiones, por ejemplo, el 7 de agosto se trasladó a la zona sur, donde la actividad también fue aprovechada por candidatos a alcaldes y diputados del Partido Nacional.

“Sinceramente son un asco…usando las vacunas DONADAS por el pueblo y gobierno norteamericano. Lo que van a conseguir estos irresponsables politizando la vacunación es que cesen las donaciones. Aclaren si no es cierto esto”, denunció en sus redes sociales el expresidenciable por el Partido Liberal, Luis Zelaya.

En El Progreso, Yoro, al norte de Honduras, sucedió una escena similar. En la jornada celebrada en un centro comercial de la ciudad, se dio una pelea entre activistas del alcalde liberal Alexander López y del diputado y exministro de Copeco, Gabriel Rubí. Ambos grupos peleaban el control de la jornada para hacer demagogia.

El Vacunatón sigue implementándose en varias regiones bajo la misma dinámica, y el propio Hernández ha utilizado la acción para promover su gestión al frente de la pandemia: “aproveche hoy el Vacunaton y vacúnese, pronto volveremos a activarnos en grupo”, dijo Hernández en redes sociales, acompañando su publicación con fotos del “Honduras actívate”, otra actividad de proselitismo de su gobierno y que ha implementado en sus campañas electorales pasadas.

También lea: Mentiras y secretos caracterizan adquisición de vacuna contra COVID-19 en Honduras

 

HAY QUE VACUNAR SIN DEMAGOGIA Y PROSELITISMO

A raíz del desfase en la inoculación de los hondureños, respecto a los habitantes de otros países de Latinoamérica, trabajadores de la salud, exigen al Gobierno que se agilice al máximo la vacunación y que, sobre todo, eviten la politización de un derecho fundamental que tiene la población.

Girón se atrevió a proponer el involucramiento de todo el personal sanitario, distribuido en médicos, enfermeros, estudiantes de medicina y técnicos que sepan aplicar vacunas.

“Debemos vacunar masivamente, y acá se necesita que nos involucremos todos, pero para eso necesitamos que la Secretaría de Salud tenga voluntad para vacunar sin hacer show”, manifestó Girón.

En declaraciones a medios de comunicación, el epidemiólogo Fidel Barahona, llamó a ser diligentes en la aplicación de la vacuna, con el objetivo de apresurar la inmunidad y disminuir los casos de COVID-19.

Josué Orellana también insistió en que las jornadas deben ser prolongadas y no solo eso, también los rangos de edad deben ser ampliados en todos los rincones del país, para que nadie se quede sin acceso a vacunarse.

Orellana demandó al Gobierno la adquisición de más vacunas y que de la mano de ese proceso, se deben idear planes operativos para inmunizar con rapidez y volumen.

Mientras la población espera un proceso de vacunación más rápido, masivo y continuado, el Sistema Nacional en Gestión de Riesgos (Sinager), brinda cifras crudas y duras, indicando que más de 323 mil personas han enfermado de COVID-19, de las que han fallecido al menos 8 mil 500.

Un comentario en “Vacunas en Honduras: entre show, demagogia y política electoral

  1. Nuestro gobierno, nos trata a la poblacion, pensando que somos niños de «KINDER» o que todos somos chavitos con ganas de bailar a su musica, estan equivocados. Esto muestra su falta de profesionalidad en todos los sentidos y lo tapan con show tras show, risa de nosotros el pueblo, cara dura de ellos que tapan sus sinverguenzadas una y otra vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.