Trump en el tobogán de la reelección y sus peligros, pronóstico

Alianza

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

 

                                                                      La política es elemental. Se ocupa dinero. Face recognition, name recognition. Un bucle anaranjado y un nombre que es aviso curioso se asemeja a trampa en español, y deriva de ese concepto en su origen, que significa vagabundo, tramp en ingles y francés, y también nadería y carta bajo la manga, un recurso arbitrario en un juego de azar. Nombre de pila de un tahúr, un showman que igual que todos, es un animal, pero primario, que nuestro karma colocó en la cima del poder global. O vey. ¿Dónde está la bolita?

La mayoría de los presidentes estadounidenses se reeligen, usufructuando ese reconocimiento asegurado. E incurriendo en muchas de las estratagemas que aquí condenamos, en esa práctica. Usan los aviones y helicópteros oficiales para viajar, en campaña. E inevitablemente su cobertura de prensa como mandatarios los expone con ventaja sobre sus rivales. Tienen el poder público a su disposición. Y hay diferencias, que les facilitan el crimen. Los retos internos tienden a ser modestos cuando no tímidos (No todo el tiempo hay un MacCain.  Un republicano que afirma que va a retar a Trump, Mark Sanford tiene tan poca esperanza de prevalecer que plantea su campaña como un diálogo necesario, dentro del partido, ¡sobre los temas de déficits y el presupuesto!)

Aunque alla los presidentes no controlan las demás instituciones, no hace falta ganar la mayoría. Los detalles de la Ley y en especial la del Colegio Electoral finalmente determinan los distritos que -a su vez- deciden los votos definitivos de los delegados estatales. Con ese poder que le dan esa intermediación y el mando, el incumbent goza casi de impunidad. Fuera distinto si hubieran podido conseguir documentos probatorios de que ha defraudado al fisco u obstruido la justicia. Trump lo ha logrado impedir. De modo que no avanzan los llamados al juicio político, al impeachment, que no tiene posibilidad de pasar por el Senado. O sea que se le puede decir derrochador, racista y fascista, misógino y machista, pero nadie tiene con qué decirle a Trump que es un bandido, el Lado Oscuro del alma americana, vergüenza de su raza, amenaza en dos patas o garras para la paz mundial, héroe de los supremacistas violentos y santón de pillos, aunque el podrá seguir insultando sin freno. Complejo

¡Y oh paradoja! tiene casi segura la nominación republicana y aún podría ser reelecto en unos meses, si permanecieran divididos los demócratas después de sus primarias o postularan a un candidato sin la energía para enfrentar al energúmeno… con o sin ayuda de rusos y ucranianos, porque no han conseguido obviar las medidas para estorbarlo. ¡Los senadores! ¡Tampoco la tiene fácil ni segura!

Muchos temas de la noticia internacional están más allá de nuestra capacidad de influir y por lo mismo son de interés secundario para el hondureño. No es el caso de la política estadounidense en América Latina y de la posible reelección del presidente. La opinión latinoamericana al fin y al cabo nos tiene que tomar en cuenta y en EUA, el voto étnico puede ser decisivo.

La guerra de tarifas ha sido un yerro. A Trump le encanta negociar desarmes con terroristas, pero tiene -aún después de descartar al extremista J. Bolton- un par de frentes abiertos que podrían degradarse a la vuelta de días, en distintos continentes. Impulsa políticas inhumanas alegando que los migrantes son ilegales y no tienen derechos, y otras devastadoras para el medio ambiente, porque no cree en el calentamiento que incendia La Amazonía, derriten los polos y –aquí- destruye cosechas y expulsa a la gente. Es un privilegio del necio poderoso, perseverar en el error dilatando los costos y escenificando charadas distractoras, como la cómica invocación de un triunfo en la OEA.

Al final, el error cruje. El crecimiento mercantil de EUA que era su principal argumento a su favor se detuvo y podría entrar en una recesión en los próximos meses y trastabillar el dólar, y otra vez paralizarse la actividad del gobierno por falta de presupuesto. (Aunque Trump culpará la desidia y tardanza de la Reserva Federal y a la supuesta intransigencia de los demócratas en el Congreso.) Ni el chantaje a México para militarizar, ni las ridículas auto declaratorias de tercer país seguro ni la construcción de la muralla con recursos que se han desviado de programas sociales impedirán que continúe el influjo masivo de migrantes, acosados por la sed y por sus políticas de embargos a unos países y apoyo a otras dictaduras. Otro circulo vicioso.

Así las cosas, para evitar la más comprometedora frase de como consecuencia, la mayoría de los estadounidenses votarían por un contrincante viable, si lo hubiera. Una minoría de los ciudadanos de su país aprueba la actuación de don Donaldo. Que está cada día más enfrentado a la institucionalidad legislativa y judicial en su país y a sus aliados. Un juez federal le acaba de batear la denegación de asilo a los migrantes. Medio Congreso le está exigiendo sanciones contra Honduras por la represión de los derechos. Sus indicadores de popularidad caen precipitosamente.

Nota relacionada Trump lanzará candidatura el 18 de junio en Florida

Trump ya no tiene escalera para subir y lanzarse al tobogán, debe escalarlo de regreso contracorriente. En 2016 sedujo un tercio del voto latino y asiático. Sesenta y dos millones de personas lo votaron, fuera de la gusanera, muchos han visto la luz y no caerán otra vez en la misma trampa. Espero no pecar de optimista, pero hay una conciencia muy difundida ya de que Trump es una amenaza para todos, y una congoja generalizada con que podría detenérselo. Oremos para que así sea y apoyemos allá la oposición unida con esta esperanza

A futuro en vez de solamente protegerlo de la lluvia ácida y ceniza radioactiva del 2 de octubre próximo, a cambio de detenerles a los venezolanos y cubanos, Trump a JOH le mandará un embajador por fin. El más inminente y grave peligro que veo, lo digo como historiador con el corazón en la mano, es el prospecto de que, si empieza a perder Trump la esperanza de remontar el tobogán – luego de una nominación exitosa de la oposición y una precipitación final de su impopularidad, podría, para aferrarse a esa prologada impotencia, hacer en la soledad del poder, cualquier cosa. Qué es lo mismo que tenemos que advertir con JOH. ¿Qué hará cuando no cuente con la fina astucia de Ponce, con la autoridad moral de Ebal Díaz y de los non sanctos Reyes y Solórzanos, cuando se le revelen los banqueros y ya no haya ni agua que regalarles a los pobres, y se quede íngrimo y solo en ese bunker frío, cuando nadie le conteste las llamadas insistentes, los tuits y el call center se llame al silencio? ¿Qué cosa no haría?

2 comentarios en “Trump en el tobogán de la reelección y sus peligros, pronóstico

  • el septiembre 15, 2019 a las 8:16 am
    Permalink

    Distinguido y preciado Sr Fasquelle.
    Francamente que aquí se ve las costuras a un discurso, sin recurso. Como si Donald Trump fuese el culpable de lo que esta pasando. Quiero expresarle que el grado de actividad del actual Presidente, se concentra principalmente, en arreglar los entuertos de Obama, a quien le quedo grande el Nobel. Atacar a DT no rinde ningún dividendo, pero si emponzoña las aguas y nos hace la vida difícil a la diáspora.
    De usted, que tuvo la oportunidad de estudiar por estos lares, debió tempranamente percatarse, en que el asesinato de Presidente y lideres, ya denunciaba la presencia de un poder, casi omnímodo, tras la silla. Ese mismo poder que hoy, un sector progresista esta tratando de desarticular (got it?), el cual implanta dictaduras y carteles oficiales en nuestros, desventurados países, y mantiene campañas bélicas para su propio usufructo.
    Nada dice usted de la nueva Rusia (ex URSS), con Putin a la cabeza ha logrado rescatar lo que la mafia Sajara sionista (deep state) dejo en ruinas. De China con un líder de origen humilde como Xi, posicionado en la Triada (Trump-Putin-Xi Yinpin) realizando la misión de corregir y enrutar a sus respectivos países en una estructura que conjuntamente interactúe inteligentemente, en esta nueva era de despertares al nivel consciente.
    Todo esta inquietud que observamos en nuevas generaciones, sus luchas libertarias, obedece -precisamente- a ese velo que ha caído de los ojos. De nosotros, ya casi ubicados en la «vieja guardia» por razones naturales, se espera que tal despertar también nos toca. Y de manera constante, consigamos articular un discurso de respaldo a estas luchas.
    Apuntar el dedo, señalando, debiera ser para indicar la dirección, que debemos tomar, para solucionar nuestros ingentes problemas y deficiencias, como oposición. Somos nosotros (nuestras familias), los que sufrimos en carne propia, las malas decisiones de nuestros políticos del patio, quienes deberíamos alzarnos, en lucha coordinada , con el fin de resolver y expulsar del poder a tanto apátrida.
    Animo!.

    Respuesta
    • el septiembre 23, 2019 a las 10:03 am
      Permalink

      De acuerdo contigo – buen post. Parece que has leído muco las columnas de Lic. John Moran Robleda? Es la linea de pensamiento de el técnicamente. El Dr Fasquelle es de los mejores no solo en criterio.hn pero a nivel nacional pero el «Trump Derrangement Syndrome» lo consume bastante (como lo ha hecho a muchos progresistas)

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.