Logo Cirterio.hn blanco

Transportistas se llevan ataúdes a las calles para recordar que la extorsión los está matando

Los transportistas se manifestaron con un plantón en varias zonas del Distrito Central y se movilizaron a cercanías de Casa Presidencial para exigir justicia por los asesinatos de al menos mil compañeros asesinados en los últimos años, y detener la extorsión del crimen organizado

Tegucigalpa, Honduras. – En conjunto, detrás de varios ataúdes color gris que simbolizaban a los asesinados por el crimen organizado, mostraban sus carteles en señal de protesta los operarios de transporte, cansados de la delincuencia que no los deja trabajar, sostenían: “El pueblo está de luto”, “Estamos cansados de la extorsión”, “Ya no más muertes a transportistas”.

Los transportistas de buses y taxis emprendieron este 22 de noviembre de 2022, desde las 8:00 de la mañana, una protesta para manifestarse en contra de la extorsión que viven a diario y los asesinatos que los acechan cada segundo a nivel nacional.

En el bulevar Fuerzas Armadas (FFAA), en el Centro de Tegucigalpa y otras zonas del Distrito Central, se aglomeraron varias unidades de al menos 10 rutas que se mantenían en huelga, con el objetivo principal de llegar a Casa Presidencial y lograr reunirse con la presidenta Iris Xiomara Castro Sarmiento (2022-2026).

Lea también: Transporte en Honduras continúa acechado por la extorsión

La petición principal que llevarían a Casa Presidencial sería que se giren instrucciones para el combate de la extorsión y que se les brinde seguridad atacando ese problema de raíz. Pero, el acceso a esa zona estaba cerrado por contingentes policiales.

Melissa Romero, transportista

La transportista Melissa Romero, expresó a Criterio.hn que, necesitan la respuesta del gobierno y que se exija a los entes de seguridad y justicia que implementen estrategias para el combate de la extorsión.

La transportista señaló que han dialogado con el ministro de Seguridad, Ramón Antonio Sabillón Pineda y con la Dirección Policial Anti Maras y Pandillas Contra el Crimen Organizado (Dipampco), pero que la única respuesta es que no hay presupuesto

Lea también: La extorsión, un delito que se le salió de las manos al Estado de Honduras

GANANCIAS DE TRANSPORTISTAS SON ARREBATADAS POR EL CRIMEN ORGANIZADO

Del poco dinero que ganan, aunque trabajan los siete días de la semana sin mayor descanso, los transportistas entregan la mayoría de sus ganancias a los criminales, si no están en peligro de ser asesinados. Entre las rutas más afectadas están Río Abajo, Cofradía, Los Pinos, Villa Vieja, El Carrizal, La Sosa, Loarque, La Sagastume y otras.

Según el Global Financial Integrity (GFI), en Honduras la extorsión deja a las bandas criminales entre USD 30 y 50 millones, equivalente a unos L 1,230 millones de lempiras.

Los transportistas señalaron que no logran explicarse que no se reflejen los resultados contra el crimen organizado y la delincuencia pese a que todos los ciudadanos son obligados a pagar la Tasa de Seguridad.

“La extorsión se volvió un cáncer, ya no podemos con esto. Estamos atados de mano si no tienen una estrategia a implementar y combatir toda esa delincuencia que vivimos. Queremos ver hechos no solo palabras. Hay un compañero que en un día le llegaron cinco teléfonos extorsionándolo, son cinco maras diferentes”, apuntó Romero.

El dirigente de transporte, Rigoberto Galo, cuestionó ante medios locales el papel del Ministerio Público y de la Corte Suprema de Justicia, entes que no investigan ni judicializan los casos de asesinato de trabajadores del transporte por parte de criminales.

Lea también: Emprendedurismo en Honduras frenado por la extorsión

Según las estadísticas que manejan, Romero dijo a este medio digital que, en los últimos años, casi mil transportistas han sido asesinados. No obstante, la violencia se ha acrecentado en vez de ser combatida.

Para proteger sus vidas, luego de amenazas a muerte, tan solo en lo que va de 2022, al menos ocho mil transportistas han abandonado sus labores en las diferentes rutas urbanas, interurbanas, taxis y mototaxis, según compartió el dirigente Wilmer Cálix. Otros, simplemente “hacen la fuerza” por continuar porque tienen necesidad de trabajar.

La extorsión en Honduras es un flagelo latente que quita la paz y la vida a los hondureños, sobre todo a los microempresarios y a quienes trabajan en el sector del transporte.

Los líderes transportistas aseguraron que, en el 2022, al menos 60 de ellos han sido asesinados por ejercer su trabajo. En el 2019, el Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT) anunció que habían 32, 148 unidades de transporte registradas (buses, taxis y mototaxis). No obstante, casi el 25 por ciento de los operarios han abandonado sus labores debido a la extorsión en Honduras.

Biografía
Periodista , Criterio HN

Soñadora incorregible, en todo lo que hago soy diferente y auténtica, quiero dejar legado en esta carrera que ha sido descuidada y utilizada, defiendo a los seres vulnerados y detesto la injusticia. Las artes, el estilo y la naturaleza son parte del libro de mi vida. Escribiendo encontré el sosiego para sobrevivir.

Creo reportajes y escribo sobre derechos humanos, migración, LGBTIQ+, mujeres, niñez, corrupción, arquitectura, análisis y comportamiento social, a veces una pizca de política. Creadora de Las 5 de Criterio.

comparte:

Más publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.