Noticias Destacadas|Opinion

Sin sacrificio no hay redención

Compartir

 

 Por: Arturo Rendón Pineda

Desde luego, nuestra existencia terrenal nos ofrece una extraordinaria gama de enseñanzas y oportunidades que no las brinda academia alguna. De hecho, es una gran verdad la que encierra esta diferencia entre la escuela y la vida: “En la escuela, primero aprendes una lección y luego te ponen una prueba. Y en la vida, te mandan la prueba y luego aprendes la lección” .(Autor desconocido). Y es que los años que vivimos no se viven en vano, por el contrario, se traducen en una rica experiencia que nos ayudan a conocernos mejor a nosotros mismos y también a los demás.

Por eso me encanta reproducir estas reflexiones: “Solo estamos de paso…. todos estamos de visita en este momento y lugar. Hemos venido a observar, aprender, crecer, amar y volver a casa”. Ya lo dijo Chaplin, “El tiempo es el mejor autor, siempre encuentra un final perfecto”. Facundo Cabral apunta: “Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo”. A lo que su connacional Ernesto Sábato afirma, “La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse”.

En un retiro espiritual, (de los que en más de una ocasión asistí), en afán de perfeccionar nuestra vida a la luz de las sabias enseñanzas de Jesús de Nazaret, llamo nuestra la atención cierta expresión que me impacto; decía nuestro director: “En la vida NO SE VALE ASOMARSE A VER QUE PASA, HAY QUE INVOLUCRARSE A HACER QUE PASE”.  Modestia aparte, pecando de inmodestia, (valga la rebuznancia), esa oportuna recomendación me inspiro, cuando siendo un niño frecuentemente miraba en mi entorno sufrir al pueblo hondureño y nosotros como familia sufrir los abusos y persecuciones de nos hicieron victimas en los tiempos de Tiburcio Carias Andino Tiempos de ENCIERRO, DESTIERRO Y ENTIERRO. Y ahora, cuando la capacidad vital se agota y mis limitaciones físicas no me permiten activar en las lides políticas—-como lo hice por muchas décadas, —-he reflexionado en que “Viejo es quien considera que su tarea está cumplida, el que se levanta sin metas y se acuesta sin esperanzas” y es por esa sola razón es que ahora me jacto de mi “juventud acumulada”. 

Dado a que el inexorable peso de los años me obliga a una vida sosegada, me permito regalarme tiempo para esforzarme escribiendo lo que he dado en llamar “mis atrevimientos”, que gracias a la generosidad de mi amigo Jorge Burgos y su esposa, fundadores de un importante como acreditado diario digital CRITERIO.HN, me han permitido aportar con mis modestos trabajos a la causa de los hondureños que luchan por liberarse de la esclavitud impuesta por las injusticias de la dictadura.

 Siguiendo el ejemplo de mis padres, desde mi niñez milite’ en las filas del Partido liberal, donde me inicie como presidente de “Juventud Liberal”, que en aquellos tiempos nadie aceptaba, porque implicaba todo un riesgo.   Posteriormente, recorrí toda la escala organizativa del partido, presidiendo el “Consejo Local liberal”, posteriormente el Consejo Departamental” de Copan, donde años más tarde, fui honrado con cargos de elección popular. Después de haber regresado del exilio figure en la fórmula de Diputados Propietarios: Arturo Rendón Pineda, Alfredo Mejía Lara, José Rodolfo Rodezno López y Víctor Manuel Rosa Sosa. Imposible olvidarnos de algunos líderes, donde destacaba Víctor Manuel Rosa Sosa quien posterior al Golpe de Estado fue vilmente asesinado a machete en el municipio de Cabañas, corrieron igual suerte, Abigail Sandoval y Marcos Cobos, quienes fueron ametrallados por ser dirigentes municipales del Partido Liberal. En (1980), fui electo Diputado a la Asamblea Nacional Constituyente donde fungí como Jefe de Bancada, luego Designado a la Presidencia en gobierno de Suazo Córdova y a finales de los 80as desempeñé el cargo de ministro de SECTUR para luego retirarme de la política.

..Jamás pensé en que tres lustros después de haberme declarado “en retiro voluntario”, se presentarían circunstancias que me iban a obligar a salir a la palestra para repudiar como lo hice años atrás, un artero zarpazo  al orden Constitucional como el ocurrido el 28 de Junio del año 2009  y aun y cuando estoy consciente de la natural declinación de mis capacidades físicas como mentales, me  he sentido agraviado y ofendido al ver como malos hondureños,– (cachurecos y Liberales)—haciendo causa común con las oligarquías conservadoras, dieron al traste con un gobierno presidido Constitucionalmente por Manuel Zelaya Rosales. 

Cuando apenas concluye la Semana Mayor que conmemora el camino doloroso del vía crucis que Jesucristo transitó para enseñarnos como redimir a los humildes y liberar a los pobres, pagando por ello el precio de ser crucificado por “los golpistas de su época”: mercaderes, comerciantes, políticos, militares, religiosos, obispos y sacerdotes; ese digno ejemplo de sacrificio se requiere ahora, en momentos en que nuestra patria está siendo sacrificada por la corrupción desaforada y el narcotráfico gubernamental.  La única alternativa salvadora para redimir a una Honduras que se hunde entre la pobreza y el descredito internacional es unirnos  sin banderas políticas: Pensar juntos, actuar juntos, soñar juntos y cultivar la esperanza juntos), como lo están haciendo Treinta importantes instituciones Civiles que en enérgico Pronunciamiento Público que circulo ayer, piden la renuncia a Juan Orlando Hernández, pues  la única consigna eficaz y valedera para derrotar a la dictadura es: ¡¡EL PUEBLO UNIDO JAMAS SERA VENCIDO!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.