Actualidad|Noticias Destacadas

Programas sociales impulsados por el Poder Ejecutivo funcionan a manera de extorsión política

Nacionalistas generan clientelismo político

Compartir

Tegucigalpa. Para el analista del Centro de Estudio para la Democracia (Cespad), Asís Castellanos, los programas de transferencia monetaria que concentra el Poder Ejecutivo funcionan a manera de extorsión política, debido a que aprovechan la desesperación de los sectores más empobrecidos para imponer condicionamientos a favor del partido de gobierno.

Castellanos señaló que si bien en papel estos programas y proyectos plantean la reducción de la desigualdad y la pobreza, en la operación práctica se observa un propósito político totalmente distinto al planteado en los informes. Unos más sofisticados y otros más descarados pero que al final gracias a la excepcionalidad permanente que vive Honduras a través de estados de emergencia, el Partido Nacional logra financiar de forma indirecta su campaña.

Financiamiento político Honduras
Asis Castellanos, investigador del Cespad.

El sociólogo e investigador, quien participó «En 60 minutos, así avanzan las elecciones 2021 en Honduras» organizado por el Cespad, sostuvo que a través de las transferencias se condiciona a las familias y a las personas enlistadas en estos programas y proyectos, bajo un control muy estricto que deben ir cumpliendo las familias y las personas beneficiadas.

Nota relacionada: Solicitan amparo para Tolupanes ante discriminación en la entrega de bolsa solidaria

Asimismo, compartió que la cobertura nacional a nivel urbano y rural de la transferencia monetaria permite la injerencia directa en la política local municipal. Para el caso, la plataforma «Vivir Mejor» opera bajo una estrategia política y una red amplia y compleja de proyectos fragmentados entre diferentes secretarías que hace complejo el rastreo relacionado a la transparencia relacionada al uso de los fondos.

La monopolización de las transferencias monetarias por parte del Poder Ejecutivo no es casualidad y más bien obedece a una proyección que va más allá del actual periodo gubernamental y que puede ser rastreada desde el primer año de gobierno del Partido Nacional tras el golpe de Estado de 2009 y que está planificada para impulsarse un par de periodos más, siempre comandada por el Partido Nacional, explicó Castellanos.

También lea: FOSDEH denuncia que el gobierno está disfrazando excesivo gasto en programas sociales

En agosto de 2020, comunidades indígenas y afrodescendientes denunciaron que la pandemia en Honduras servía para hacer “proselitismo político”, beneficiando con insumos de protección y ayuda alimentaria a personas pertenecientes o identificadas con el partido político del gobierno y excluyendo a sectores relacionados con los y las activistas ambientales, defensores del territorio y bienes comunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.