Nación.|Noticias Destacadas

Practicar la cultura de la transparencia es el reto de la nueva directiva de los periodistas

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Una directiva con cuatro miembros reelectos, presidida por Dagoberto Rodríguez, asumió la conducción del Colegio de Periodista de Honduras (CPH) y del instituto de previsión del gremio, este último en precario por la opacidad de sus operaciones administrativas y financiera.

El Instituto de Previsión del Periodista (IPP), institución creada en 1985 para financiar las pensiones y jubilaciones de los periodistas, es el principal activo del gremio, que ha operado más de 300 millones de lempiras. Su presidente fue sancionado por violar la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública (IAIP), al negarse a entregar información sobre las operaciones financieras.

Un poco menos de 100 periodistas de los casi 1600 que conforman el gremio asistieron a la asamblea de este sábado

Dagoberto Rodríguez, jefe de corresponsales de diario La prensa en Tegucigalpa, en un discurso anunció «una junta directiva de puertas abiertas» y que defenderá el CPH y sus instituciones.

Rodríguez, que saltó del cargo de secretario a presidente del CPH, enfrenta el desafío de transparentar las operaciones del IPP, cuyas autoridades se niegan a entregar información esencial sobre sus activos, al grado que su presidente saliente, Eduin Natividad Romero fue sancionado.

A Romero se le impuso una sanción pecuniaria de 8.000 lempiras, y el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) ordenó que se entregara la información, pero no se ha cumplido, entrando el ente de previsión en desacato.

El presidente saliente, en un informe ante la asamblea, obvió decir que la junta directiva del IPP, que él encabezó, desistió de requerir la aportación estatal establecida en ley, y que como directivo fue sancionado por violar la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Tuvo que intervenir el periodista Gustavo Palencia para señalarle su omisión.

Los directivos del IPP han desistido desde el año 2014, de requerir transferencias estatales establecidas en la ley de creación del ente, que han generado una pérdida al precario sistema de 2.8 millones de lempiras, más las utilidades que hubiesen generado estos fondos.

«Yo he conversado con Dagoberto Rodríguez y le he solicitado que como presidente de la junta directiva del IPP,  impulse una petición para que la CNBS practique una auditoría en el ente de previsión», dijo Palencia, que reiteradamente ha pedido información pública sobre las finanzas del IPP, la cual le ha sido negada.

«También le he planteado que se cumpla con la Ley del IPP, y que la nueva junta directiva proceda a requerir las transferencias estales. Dagoberto me ha dicho que se tomará un tiempo para conocer las interioridades del IPP antes de impulsar desde su posición cualquier decisión», agregó Palencia.

El IPP ha desistido ilegalmente de gestionar la contribución del Estado, aunque hay jubilados del sistema que reciben pensiones de 2.000, 3.000 y  4.000 lempiras.

En la asamblea se presentó un informe de tesorería, pero el fiscal no presentó ningún informe, aunque de acuerdo a la Ley Orgánica del CPH tiene entre sus obligaciones “examinar las cuentas de la tesorería y rendir el respectivo informe a la Asamblea General”. Tampoco fue presentado el presupuesto para la aprobación de la asamblea.

Los directivos y los miembros del Tribunal de Honor del CPH fueron electos por aclamación,  pese a que el periodista Palencia objetó este procedimiento poco democrático de elección.

En la nueva junta directiva se produjo nuevamente un cruce de cargos de periodistas que han estado hasta por cuatro períodos en posiciones de directivos. Solo se incorporaron cuatro nuevos miembros.

 El periodista Osman Reyes fue electo como fiscal después de ser tesorero. Juan Carlos Sierra, antes fiscal, ahora es secretario; Masiel Vallejo, antes vocal I, ahora es la tesorera.

Las caras nuevas en la directiva del CPH son Lilian Caballero, vicepresidenta; Ninfa Arias, vocal l; Mario Cerna, vocal ll; y Lesman Morazán, vocal lll.

   A la asamblea asistieron pocos periodistas, ni un centenar de los más de 1,500 afiliados.  En los casi 40 años de existencia del colegio, el control lo ha tenido el movimiento Álvaro Contreras.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.