Cultuespacio|Noticias Destacadas

¿Por qué llevaban la cruz templaria las carabelas de Cristobal Colón? (1a. Parte)

Compartir

Corrupción

Por: Emilio Fonseca

Este día les traigo un misterio que, aunque sí está relacionado con nuestra Honduras, lo es en forma más indirecta. Sin embargo, y con fines de puro entretenimiento -ya que hay otras versiones diferentes- les dejo esta nota, tomada del sitio de la Logia Masónica Pro Homine:

En los últimos años se ha puesto en duda el carácter de descubrimiento de América en 1492. Esta hipótesis, publicada en el diario la Nación afirma que Colón conocía la ruta para llegar a aquel nuevo mundo porque ya había estado allí en 1485. La hipótesis se basa en un mapa conservado en el Museo Topkapi de Estambul, la Capitulación de Santa Fe y una inscripción en la tumba del papa Inocencio III, en la basílica de San Pedro, en Roma.

El mapa es el del almirante de la flota turca Piri Reis, quien, en 1513, trazó una cartografía del mundo que incluía a América y la Antártica. Pero lo que interesa no es el diseño, sino las notas marginales, en las que Piris Reis declara que para elaborar su mapa consultó uno confeccionado por el mismo Colón en 1485 y un libro perteneciente a Colón, que databa de los tiempos de Alejandro Magno (360 AC). Estos documentos fueron obtenidos de un prisionero que había sido marinero de Colón en dicha expedición.

El prisionero le habría relatado a Piris Reis lo siguiente:

…»Los habitantes de esta isla viendo que ningún mal les venía de nuestro barco, por consiguiente, cogieron pescado y nos los trajeron, empleando sus canoas. Los españoles se alegraron no poco y les dieron baratijas, pues Colon había leído en su libro que a aquellas gentes les gustaban mucho las baratijas».

Por otra parte, la lápida de la tumba de Inocencio III, tiene una inscripción en la que se afirma que, bajo su pontificado, se consumó “la gloria del descubrimiento del nuevo mundo”. Colon habría tomado contacto con un continente desconocido mediante uno o más viajes promovidos por Inocencio III, y financiados por su pariente Lorenzo de Médici, llamado El Magnífico.

Inocencio III murió en julio de 1492 y Colón zarpó del puerto de Palos el 3 de agosto (curiosamente, el día mismo que se cumplía el plazo para la expulsión de los judíos de España). Cuando Colón llegó a América asumió el pontificado un Borgia, el papa Alejandro VI; se dice que, con su ayuda (esto es, su consentimiento de guardar silencio), los reyes de España “se apropiaron” del mérito del Descubrimiento, e hicieron desaparecer los documentos precedentes y así condenaron al olvido las expediciones anteriores del almirante.

Una tercera prueba la encontramos en la alusión a los anteriores viajes en el encabezamiento del acuerdo comercial firmado entre Colón y Los Reyes Católicos, en abril de 1492, denominado, las Capitulaciones de Santa Fe. Allí se manifiestan las cesiones de títulos y dinero que le otorgan a Colon “a satisfacción de lo que ha descubierto en las mares y del viaje que ahora, con la ayuda de Dios, ha de hacer por ellas…”

De ser esto cierto implicaría que tanto Colón, como los Reyes, la corte y la Jerarquía Eclesiástica conocían la existencia del continente, las riquezas de oro y plata que encontrarían y tendría otro sentido la expulsión de los judíos de España y la prohibición para musulmanes y judíos de ir a América bajo pena de muerte.

Y ahora, Usted también lo sabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.