Nación.

Policía golpea salvajemente a pobladores durante violento desalojo en el sur de Honduras

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Decenas de personas, entre hombres, mujeres y niños, resultaron heridas a manos de elementos de la Policía Nacional, durante un violento desalojo de tierras en la zona sur de Honduras.

El percance se produjo este miércoles en el sector de El Marañonal, cerca del barrio San Francisco El Palomar, en el municipio de Choluteca, adonde llegaron al menos 75 uniformados a desalojar a las familias que han edificado sus viviendas en predios privados de la zona.

Esta mujer llora desesperada al ver golpeado a su hija, Luego es víctimas de los ataques de la policía.
Esta mujer llora desesperada al ver golpeado a su hija, Luego es víctimas de los ataques de la policía.

Los policías indicaron que cumplían una orden  de desalojo emanada del juzgado de Letras del departamento de Choluteca.

Al ver la presencia policial, las personas se opusieron al desalojo, por lo que los policías procedieron a hacer uso de la fuerza de manera irracional, golpeando a mujeres, niños y a quien se les resistiera.

En las grotescas escenas se observó cómo los policías golpeaban con toletes a varias mujeres, e incluso embarazadas, que reclamaban por las golpizas que les habían propinado a sus hijos y compañeros de hogar. La jornada se tornó en una batalla campal entre policías y ciudadanos.

El portavoz de la Policía Nacional, Leonel Sauceda, lamentó el incidente y dijo que ningún policía está autorizado para actuar de la manera violenta como lo hicieron la mañana de este miércoles.

“Nosotros tenemos nuestra política de trabajo, que es hacer nuestro trabajo con mucho profesionalismo, con mucha responsabilidad, sin atacar, sin afectar al ciudadano. Hemos visto unas imágenes, hemos visto el comportamiento de algunos policías que no es el indicado”, expresó Sauceda.

El vocero policial, dijo que los procedimientos son claros “no se puede agredir, golpear, atacar, sin ninguna justificación a un ciudadano, ya sea que tengamos una orden de un juez ejecutor para realizar un allanamiento”.

Sauceda admitió que la actuación de los policías fue violenta, aun cuando todos sus miembros saben que se debe actuar “con la mayor transparencia y con  profesionalismo y con el mayor respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas”, acotó.

Añadió que quien actúe al margen de esa política, deberá enfrentar los procedimientos administrativos correspondientes.

Sauceda aseguró que el hecho será investigado y que se castigará a quienes actuaron con exceso y abusaron en su función, porque esas actuaciones no corresponden a las políticas de la Policía Nacional.

El desalojo violento fue propiciado por al menos 75 policías.
El desalojo violento fue propiciado por al menos 75 policías.

Apuntó que cuando un desalojo se torna violento, el juez ejecutor debe proceder a levantar el operativo para buscar la mejor alternativa.

Trascendió que el operativo fue dirigido por un comisario de apellido Miranda. Al ser consultado al respecto, el vocero de la policía aseguró desconocer la identidad de los policías encargados de la acción de desalojo.

OTRO INCIDENTE

El 23 de septiembre pasado, el joven Fernando José Castro Ramírez de 16 años,  resultó muerto durante  un desalojo violento en el norte de Honduras, donde se acusa a la Policía Militar del Orden Público (PMOP) de haber disparado contra la multitud y por ende de haber cometido el abominable hecho.

El incidente, en el que se registraron varios heridos, se produjo en la colonia Regalo de Dios en Villanueva, departamento de Cortés, al norte de Honduras, cuando al menos unos 200 elementos de la Policía Nacional y de la PMOP, desalojaban a un grupo de pobladores que se oponían a desocupar el sector, que mantenían en su poder desde hace más de tres años.