Punto Verde

Media Europa contra el cultivo de transgénicos

Guatemala _ 20140807 _ Sequ’a da–a cultivos en el oriente del pa’s. La mayor’a de cultivos de ma’z en Comapa, Jutiapa, han sido da–ados por falta de lluvias en la regi—n. La extensi—n de la can’cula no permiti— que los cultivos crecieran, afectando a cientos de familias que cultivan el grano.

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

Guatemala _ 20140807 _ Sequ’a da–a cultivos en el oriente del pa’s. La mayor’a de cultivos de ma’z en Comapa, Jutiapa, han sido da–ados por falta de lluvias en la regi—n. La extensi—n de la can’cula no permiti— que los cultivos crecieran, afectando a cientos de familias que cultivan el grano.

Once Estados miembro de la Unión Europea han solicitado a la Comisión Europea ser excluidos del territorio comunitario en el que está permitido cultivar organismos genéticamente modificados (OGM), incluso aunque hayan sido autorizados a nivel europeo.

En concreto, los países que han remitido esta posición son Letonia, Grecia, Croacia, Francia, Austria, Hungría, Holanda, Polonia y Lituania, a los que se suman las regiones de Valonia (Bélgica) y Gales, Escocia e Irlanda del Norte (Reino Unido).

Según ha explicado el portavoz del Ejecutivo comunitario, Enrico Brivio, en rueda de prensa, estas solicitudes ya han sido remitidas a las compañías afectadas en el caso de Grecia y Letonia, mientras que la Comisión trabaja para hacer llegar las peticiones al resto de empresas, que tienen un mes para reaccionar.

Los Estados miembro tienen la posibilidad de solicitar la exclusión en su territorio a las empresas de semillas hasta el próximo 3 de octubre, aunque esta fase no es obligatoria, según recoge la directiva sobre el cultivo de OGM.

Después de esta fecha, los países de la UE podrán adoptar medidas para restringir o prohibir el cultivo en su territorio o parte del mismo de estos productos, siempre que estas medidas sean conformes «al Derecho de la UE, razonadas, proporcionadas y no discriminatorias».

Además, estas medidas se deben basar en motivos «imperiosos», como los objetivos de la política medioambiental o la política agraria, el uso del suelo, las repercusiones socioeconómicas o el orden público.