Nación.

Ministerio Público confirma responsabilidad penal deTeodoro Bonilla

Teodoro Bonilla, vicepresidente del Consejo de la Judicatura y de la Carrera Judicial.

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Sin dar muchos detalles sobre el caso, el director de fiscales del Ministerio Público, Rolando Argueta, reveló este miércoles que las investigaciones efectuadas sobre las actuaciones del vicepresidente del Consejo de la Judicatura, Teodoro Bonilla, revelan que el funcionario ha incurrido en responsabilidad penal.

Rolando Argueta
Rolando Argueta, director de fiscal del MP.

Bonilla recibió el pasado viernes un requerimiento fiscal presentado por la Unidad Especial para el Enjuiciamiento de los Servidores del Sector Justicia, adscrita a la Dirección General de la Fiscalía del Ministerio Público, acusado por el delito de tráfico de influencias.

“El viernes anterior ya se presentó la primera acción en contra del señor vicepresidente del Consejo, el abogado (Teodoro) Bonilla porque las investigaciones así lo determinaron de que hay indicios de responsabilidad penal tipificado en el Artículo 369-A del Código Penal, que refiere a un tráfico de influencias y como Ministerio Público esperamos que el pleno de la Corte Suprema de Justicia se reúna y nombre dentro de los 15 magistrados al juez natural que será el que conozca de ese caso”, refirió el director de fiscales.

Argueta, también informó que existen más denuncias sobre presuntos ilícitos cometidos por otros miembros del Consejo de la Judicatura, a quienes desde hace algunos meses se les ha abierto un proceso de  investigación.

El pasado viernes, tras ser presentado el requerimiento fiscal, el portavoz del Poder Judicial, Melvin Duarte, señaló que el caso judicial que se llevará en contra del vicepresidente del Consejo de la Judicatura, será secreto, porque es un alto funcionario del Estado y porque así lo establece el Código Procesal Penal.

Además del vicepresidente del Consejo de la Judicatura, el Ministerio Público presentó requerimiento fiscal contra la magistrada de la Corte de Apelaciones de San Pedro Sula, Delmi Elizabeth López Paz, por la supuesta comisión del delito de tráfico de influencias y abuso de autoridad en perjuicio de la administración pública.

La acción legal también surtió efecto contra la juez con jurisdicción nacional, Luz María Núñez, también por los mismos delitos de López Paz.

Aunque el vocero del Poder Judicial, se negó a dar  información del caso de Teodoro Bonilla, porque será manejado en secreto, radio Globo divulgó que el funcionario está siendo acusado de haber influenciado a las juezas para que dejarán en libertad a su sobrino Carlos Roberto Bonilla de 44 años, quien  guarda prisión por el delito de lavado de activos y su primo Denis Donadín Bonilla García, también recluido por los delitos de almacenamiento de armas comerciales, armas prohibidas y municiones ilegales.

Se detalló que grabaciones en poder del Ministerio Público dejan al descubierto cuando el vicepresidente del Consejo de la Judicatura, llamó telefónicamente a la jueza López Paz, ahora magistrada de la Corte de Apelaciones de San Pedro Sula, y la influenció para que dejara en libertad a sus familiares.

Asimismo que la jueza con jurisdicción nacional, Luz María Núñez, aceptó también las órdenes de Bonilla, pues ambas trataron de poner en libertad a los enjuiciados.

Según radio Globo, los requerimientos se vinculan al caso de corrupción ligado al robo de vehículos denominado “Operación Shalom”, que se habría suscitado en Estados Unidos. La venta de los vehículos se haría en el  autolote Infer S. de R. L. en San Pedro Sula, en la zona norte de Honduras.

La estación radial, informó que el caso es del conocimiento de la embajada de los Estados Unidos, desde donde habría presiones para que se aplique la justicia hondureña, ya que el delito del robo y blanqueo de vehículos se cometió en la nación del norte.

Contra del El vicepresidente del Consejo de la Judicatura penden varias denuncias por supuestas injerencias en el manejo de los juicios e incluso de separar de manera antojadiza a varios jueces y juezas que se han rebelado a sus órdenes.