Certeza.

El periodismo de Honduras atrapado en la violencia

Compartir

 Por: Thelma Mejía
redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Periodistas de Tegucigalpa protagonizaron en abril de este año una protesta con ataúdes frente a la sede del Ministerio Público (fiscalía), en recuerdo de cada uno de los comunicadores asesinados en Honduras en la última década. 

Los periodistas de Honduras protestaron en abril pasado y simularon la muerte de cada  uno de sus compañeros.
Los periodistas de Honduras protestaron en abril pasado y simularon la muerte de cada uno de sus compañeros.

Era de madrugada, cuando el 19 de octubre  el periodista Ricardo Matute, del noticiero matutino de la Corporación Televicentro, cubría su fuente de sucesos en San Pedro Sula, una de las ciudades más violentas de Honduras.

Se enteró del volcamiento de un vehículo y llegó el primero al lugar del accidente, desconociendo que los jóvenes involucrados eran miembros de una poderosa mara (pandilla), que lo hirieron y trataron de secuestrarlo.

Al ver el automóvil volcado y sus cuatro ocupantes dentro,  que solo después supo que eran pandilleros, Matute decidió llamar a emergencia para auxiliarlos,  pero estos reaccionaron con violencia, le dispararon y obligaron a subir al vehículo de noticiero, junto al camarógrafo y al conductor.

Otros periodistas, que patrullan en conjunto cada noche por las calles de la ciudad, vieron el secuestro y persiguieron al vehículo hasta que los pandilleros chocaron y huyeron. Sin ese “rescate” los tres hombres muy probablemente habrían sido asesinados, porque los delincuentes ya habían identificado a Matute y no suelen dejar cabos sueltos, dijeron a IPS algunos de los colegas que los apoyaron.

“Ahora resulta que los periodistas no solo debemos evitar comentar o dar noticias que dañen a los grupos de poder del país, sino también a la delincuencia común, y mientras tanto ni la autoridad da garantías reales de protección”: Juan Carlos Sierra.

Matute, integrante de la llamada Patrulla Nocturna del canal TV5, resultó herido en el cuello con un arma Ak-47. Los periodistas lamentan que el hecho se produjo cerca de una brigada militar y pese a que ellos pidieron ayuda, los uniformados no respondieron.

“Es que el Estado no nos protege, más bien nos agrede”, dijo a IPS un reportero bajo anonimato.

Ahora el joven reportero de Televicentro, la principal corporación mediática de Honduras, está acogido a un programa de protección del Estado, bajo la nueva Ley de Protección para defensores de derechos humanos, periodistas, comunicadores sociales y operadores de justicia.

A la conocida como Ley de Protección, vigente desde hace menos de un año, se acogieron ya unos 10 periodistas, según datos oficiales.

Matute se amparó en el programa de protección después que al día siguiente del incidente las autoridades difundieron un video de los pandilleros que le atacaron, captados por una cámara de seguridad de la zona. Eran integrantes de la Mara 18 y portaban fusiles AK-47 y AR-15.

Esa pandilla y la MS-13 son las dos mayores maras de Honduras. La primera es la más violenta de las dos y ambas se han repartido importantes centros urbanos del país para sus operaciones de “sicariato (asesinato por encargo)”, narcomenudeo, secuestros, lavado de activos y extorsiones, entre otros delitos.

De ahí que las autoridades recomendaran a Matute acogerse al programa de protección y abandonar su trabajo, pues al ser difundido el video, los pandilleros se sintieron expuestos y podían actuar en su contra por represalia.

La joven periodista Mailing Coto, que patrullaba con Matute en búsqueda de las noticias nocturnas,  detalló a IPS cómo la actividad de reportear dejó de ser “normal” en Honduras para convertirse en un oficio peligroso.

Eso sucede en especial en el corredor de la inseguridad que involucra al menos a ocho de los 18 departamentos del país, según el Observatorio de la Violencia de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

“Aquí lo único que nos queda es encomendarnos a Dios, antes uno reporteaba normal sin alteraciones, pero hoy la historia es otra, en especial para quienes trabajamos en la noche. Hay que aprender códigos para moverse en zonas de peligro en la ciudad o sus alrededores”, acotó.

“Si vamos a un territorio de las pandillas, hay que bajar los vidrios del carro (vehículo) y hacer cambio de luces; si es a una zona de bandas criminales de otro tipo, vamos en grupo para que no vean que andamos solos”, dijo Coto desde San Pedro Sula al describir algunos de los protocolos de seguridad que aplican.

El periodismo de Honduras atrapado en la violencia
Los periodistas protestaron en siete ciudades de Honduras en mayo de 2014 por el secuestro y asesinato el mes anterior de Alfredo Villatoro, coordinador de noticias de Emisoras Unidas, la principal estación de radio del país.

Un comentario en “El periodismo de Honduras atrapado en la violencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.