Actualidad|Noticias Destacadas

Organizaciones de DD. HH. reciben con cautela desmilitarización de los centros penales en Honduras

desmilitarización de los centros penales en Honduras

Compartir

Tegucigalpa.- Las organizaciones que luchan por los derechos humanos de los privados de libertad en Honduras aplauden la decisión de la presidenta Xiomara Castro de desmilitarizar los centros penales en Honduras. Sin embargo, advierten que el Instituto Nacional Penitenciario (INP) no puede quedar en manos de la Policía Nacional y que quien lo dirija deberá ser un criminólogo con amplio conocimiento en derechos humanos.

La presidenta de la Asociación de Familiares de Privados de Libertad, Delma Ordóñez, declaró que están satisfechos de que la mandataria inicie la desmilitarización paulatina de los centros penitenciarios; sin embargo, están a la expectativa de quién será nombrado en el INP.

Al interior de su organización confían en que será un civil, pero esperan que esta persona sea un criminólogo o criminóloga con bastante conocimiento y experiencia en temas de derechos humanos para que la problemática que viven los privados de libertad sea finalmente abordada, dijo Ordóñez a Criterio.hn.

Ordóñez señaló que es durante el manejo de las Fuerzas Armadas de los centros penales a nivel nacional que se han reportado incidentes de tratos crueles, inhumanos y degradantes hacia privados de libertad. A esto se suma el hacinamiento, la falta de alimentación adecuada y medicamentos que han sido reportados sin que se dé respuesta satisfactoria a la problemática.

La líder de la Asociación de Familiares de Privados de Libertad también apuntó que pese a que durante la dirección de las FF. AA. al interior de los centros penitenciarios es cuando más amotinamientos y pérdidas de vidas humanas al interior de estos se reportó, siguen sin tener respuesta sobre lo ocurrido o quién ingresó las armas.

Nota relacionada: Honduras: Muertes violentas de privados de libertad devela inseguridad estatal en centros penales

CENTROS PENITENCIARIOS NO PUEDEN QUEDAR EN MANOS DE LA POLICÍA

La subdirectora del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), Alba Mejía, calificó como «bien peligrosa la gestión militar en los centros penales» debido al autoritarismo que ejercen, el cual también está presente en la formación de la Policía Nacional.

Mejía indicó que el autoritarismo no ayuda a la formación, al desarrollo de la conciencia y el discernimiento necesario para que el privado de libertad realice una autocrítica por las acciones que pudieron haber realizado en contra de otros o de la sociedad. 

Por lo que colocar el Instituto Nacional Penitenciario en manos de la Policía Nacional sería una acción desacertada por parte del actual gobierno, afirmó. También insistió en que la formación profesional de un militar o un policía no concuerda con la orientación necesaria para la rehabilitación de los privados de libertad.

«Policías y militares desafortunadamente son analfabetas emocionales. Son personas robotizadas con infinitas dificultades para sentir empatía y la empatía en el ámbito penitenciario es un factor fundamental para mantener el orden, la disciplina y la esperanza de salir y reintegrarse a la sociedad», compartió con Criterio.hn la subdirectora del CPTRT.

Recalcó que ni militares ni policías están capacitados, producto de su formación, «para dirigir instituciones donde tienen que lidiar con seres humanos equivocados y contra los cuales ellos ya han peleado».

Lea también: ONU solicita a Honduras informe sobre proceso de intervención militar en centros penales

Mejía aclaró que no tienen nada en contra de las fuerzas de seguridad, pero «las sociedades democráticas evitan depositar en manos de militares la dirección de este tipo de instituciones porque el mandato internacional de Naciones Unidas es que sean dirigidas por civiles, con el acompañamiento en los lugares debidos de lo que puede ser un perímetro de seguridad».

La defensora de derechos humanos aseguró que lo reportado durante la militarización de los centros penales son «muchas experiencias de maltrato, de tortura, de negación de derechos, todo porque los militares tienen una imagen de descalificación deshumanizada de lo que son las personas privadas de libertad».

Xiomara Castro anunció la desmilitarización paulatina de los centros penales en Honduras el pasado viernes, 25 de febrero, durante la entrega del bastón de mando por parte de las Fuerzas Armadas a la primera mujer presidenta y comandanta general de la institución castrense.

advierten que el Instituto Nacional Penitenciario (INP) no puede quedar en manos de la Policía Nacional y que quien lo dirija deberá ser un criminólogo con amplio conocimiento en derechos humanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.