Migrantes de paso por Honduras se convirtieron en la caja chica del gobierno

Compartir

Datos adquiridos por Criterio.hn, con base a peticiones de información al Instituto Nacional de Migración (INM), detallan que en los primeros seis meses de 2022 las arcas del Estado recaudaron L 241, 503, 887.97, por concepto de sanciones administrativas impuestas a los migrantes de paso por el territorio nacional, una cifra estrepitosa que duplica y triplica la obtenida en años anteriores. En total, del 2015 a junio de 2022, se recaudaron L 544,800, 580.08.

En estas condiciones deplorables son atendidos los migrantes en las oficinas regionales del Instituto Nacional de Migración en Danlí, El Paraíso. (Foto: Mario Urrutia/Criterio.hn)

 

Por: Viena Hernández

Edición: Emy Padilla

Gráficos: Guillermo Burgos

Fotografías: Jorge Burgos y Mario Urrutia

Vídeos: Henry Alvarado

Tegucigalpa. –  Con sonrisas de esperanza, pero a la vez con sufrimiento en su interior y un puñado de experiencias que, en muchos casos prefieren olvidar, ingresan a diario por las fronteras y puntos ciegos de Honduras decenas de migrantes procedentes de Cuba, Suramérica y África.

De enero de 2014 al 5 de agosto de 2022 el Instituto Nacional de Migración (INM) registra el ingreso de 194, 308 migrantes, de los cuales el 61.9% corresponde a cubanos, 21.5% a haitianos, 8.3% a venezolanos, 2.56% a ecuatorianos, 2.53% a cameruneses, 2% al Congo y 1.12% nicaragüenses.

Los venezolanos, que representan el 8.3% de los migrantes no solo sobreviven la peligrosa travesía en la selva del “Darién”, Panamá, también se encuentran con bandas criminales y autoridades que abusan de su poder para violentarlos de distintas formas.

Expuestos a la lluvia o el sol, no importa el clima, los migrantes siguen con su objetivo de llegar a Estados Unidos, ahogando en las esperanzas y los sueños, los desafíos y los peligros que superaron y los que les esperan en su largo trayecto. Con sus pies hinchados de tanto andar no olvidan que su meta es ayudar a las familias que dejaron en sus países. Así avanzan hacia el norte.

Cada migrante es el reflejo de la situación que sufren las poblaciones de estos países latinoamericanos, agobiados por la pobreza y corrupción histórica de sus gobiernos, como lo expresó César Augusto Briceño, un migrante venezolano, procedente del Estado de Trujillo al ingresar por el punto ciego de Trojes, en el oriental departamento de El Paraíso, zona fronteriza con Nicaragua.

Pese a que Honduras es uno de los países que más expulsa a su población y que esta es víctima, en su trayecto por Guatemala y México, de abusos y violaciones, sus gobiernos, al parecer, no logran empatizar con los migrantes y aplican las mismas políticas de los países en mención, quejándose de la aplicación de políticas inhumanas que al final se reproducen.

Durante el 2 y 3 de agosto, Criterio.hn se desplazó por los municipios de Danlí y Trojes, El Paraíso y constató, mediante la recopilación de denuncias efectuadas por los migrantes, que los abusos y malos tratos se están dando no solo por particulares, sino también por militares, policías, empleados y funcionarios de Migración.

“Aunque duele, todas estas cargas se hacen livianas cuando tenemos un propósito”, decía un migrante venezolano a otro que cargaba a una de sus hijas.

En las afueras de la oficina de Control Interior en Trojes, El Paraíso, hay permanentemente un grupo nutrido de migrantes esperando ser atendidos. En este lugar se les ha estado cobrando una sanción administrativa que oscila entre USD 240 a USD 261 (L 6,381.84) por persona. De hecho, se comprobó que el cobro se estaba haciendo a pesar de que el Congreso Nacional aprobó en mayo una amnistía y que se puso en vigor a partir del 30 de julio.

Esta amnistía, publicada de manera tardía en el diario oficial La Gaceta, fue reformada por el Congreso Nacional y su vigencia se estableció hasta para el 1 de diciembre de 2022, según lo establece el Decreto 79-2022 del 4 de agosto de 2022 y que cobró vigencia a partir de ese día.

Su tardía publicación en La Gaceta ha generado malestar, pues su sanción fue exigida tanto por los migrantes como por distintas organizaciones de derechos humanos y religiosos para que iniciara a aplicarse de manera eficaz y que los migrantes gozaran de la misma.

El director del Instituto Nacional de Migración (INM), Allan Alvarenga, explicó a Criterio.hn que el decreto no había sido publicado en La Gaceta porque este proceso se mantuvo rezagado en el Congreso Nacional, evitando que la presidenta Xiomara Castro pudiera sancionarlo.

“Nosotros no somos duros con los migrantes, poseemos en la región la Ley Migratoria más rígida en temas migratorios, esta ley data del 2003, no es una cuestión de política de esta nueva administración, más bien estamos haciendo todo para tomar acciones orientadas en un trato humano enfocado en los derechos humanos para todas las personas en condición irregular que se encuentran en el país”, dijo el funcionario.

Durante nuestra cobertura los migrantes se quejaron del cobro y reprocharon una acción inhumana del gobierno de Honduras porque ni siquiera contaban con dinero para comprar alimentos o pagar hospedaje para pernoctar.

“Cómo es posible que quienes pagan 261 dólares sí los están pasando rapidito y al que no tiene la plata ahí sí, espérese, y le cierran la puerta en la cara como si fuéramos perros, y eso que es Migración, imagínese usted si no lo fuera, son más groseros que hasta los mismos policías”, contó en las afueras de la oficina de Trojes, un migrante venezolano que pidió no revelar su nombre.

A través de una solicitud realizada a la plataforma de Sielho, el Instituto Nacional de Migración (INM) respondió a Criterio.hn que no realiza cobros en dólares por multas o infracciones a Ley de Migración y Extranjería, pues las mismas son establecidas en la moneda local, es decir, lempiras.

En Guatemala y El Salvador el salvoconducto anda en USD 250 (6,112.87 lempiras), sin embargo, en Honduras, uno de los países de donde los migrantes salen masivamente, se impuso el cobro más elevado, que es de hasta USD 261 (L 6,381.84 lempiras).

Esta empleada de la oficina regional del Instituto Nacional de Migración de Danlí atiende a los migrantes en las calles adyacentes a las oficinas gubernamentales. (Foto: Mario Urrutia/Criterio.hn)

LA CAJA CHICA DEL GOBIERNO DE HONDURAS

Cabe destacar que, la aplicación de la sanción administrativa fue aprobada mediante el decreto número 208-2003 con fecha 31 de diciembre de 2003, contentivo en la Ley de Migración y Extranjería, y su entrada en vigor fue 60 días después de publicada en el diario oficial La Gaceta.

Con base a datos proporcionados por el Instituto Nacional de Migración, Criterio.hn consignó que en los primeros seis meses de 2022 la Tesorería General de la República recaudó por concepto de sanción administrativa (multa) a los migrantes L 241, 503, 887.97 (USD 10,000,000.00) siendo la cifra más elevada de los últimos años.  La recolección de este año duplica y hasta triplica a los años anteriores.

Lo anterior significa que las arcas del Estado recolectaron entre enero y junio de 2022, una cifra muy por encima de la alcanzada en años anterior e implica que la puesta en vigencia de la amnistía, que dejó de aplicarse casi tres meses después de que fuera aprobada en el Congreso Nacional, lejos de representar un sacrificio, se ha convertido en una especie de caja chica para las finanzas del Estado.

Los datos del INM establecen además que entre 2015 a junio de 2022, el Estado percibió L 544, 800, 580.08 (USD 22.5 millones al cambio actual).

Sobre los ingresos por sanción administrativa, el director del Instituto Nacional de Migración, Allan Alvarenga, explicó a Criterio.hn que esa institución  trabaja con un presupuesto diferido desde el 2021, haciendo una proyección del dinero que se va a recaudar para el siguiente año por concepto de multas, mismas que son integradas al presupuesto del INM.

“Eso es parte de nuestro presupuesto. No disponemos del dinero que va ingresando por multas, porque todo entra por caja única, es decir, por Tesorería General de la República, luego hacen los desembolsos de conformidad al promedio, para poder hacerlo de manera trimestral esos desembolsos para la operatividad del instituto”, explicó Alvarenga.

El funcionario ejemplificó que podrían llegar al país 100 o hasta un millón de migrantes, pero el INM siempre recibiría la misma cantidad de dinero.

AMNISTÍA MIGRATORIA NO SURTIÓ EFECTO ESPERADO EN LOS MIGRANTES

“Abran un corredor humanitario para que podamos pasar tranquilos. No tenemos dinero para sacar el salvoconducto, es una zozobra, hay otras personas que te cobran y te dicen que te metas aquí y allá, sería bueno que no lo cobraran, eso nos ayudaría bastante”, lamentó el venezolano Michael Mujica.

A altas horas de la noche del 3 de mayo de 2022, con 105 votos a favor, de 128, el Congreso Nacional aprobó el proyecto propuesto por el diputado del Partido Salvador de Honduras (PSH), Osman Chávez, para otorgar amnistía migratoria, durante tres meses, a los migrantes por paso en Honduras.

Por medio de un tuit el Congreso Nacional expuso: “Aprobado proyecto para otorgar amnistía migratoria, con plazo de tres meses, eximiendo el pago de multas por infracción a la Ley de Migración y Extranjería, para migrantes que no pongan en riesgo la seguridad del país, del Congresista Osman Chávez”.

En ese entonces, el diputado explicó que el objetivo era librar de las multas a los migrantes, que por diferentes factores fueron obligados a abandonar sus países y no cuentan con los recursos para pagar las sanciones impuestas por la Ley de Migración y Extranjería, que obliga que estos se queden varados principalmente en Tegucigalpa, Choluteca y El Paraíso.

Antes de entregar el proyecto de ley, Chávez realizó un viaje a Danlí, El Paraíso, específicamente a las oficinas de la Delegación del Control Interior, donde conoció in situ la situación de los migrantes varados en esa zona, provenientes de Haití, Brasil, Cuba, Venezuela, Egipto, Ghana, Senegal, Nigeria, Congo, Ecuador, Camerún, Angola y de otros países.

Sobre la sanción administrativa, Itsmania Platero apuntó que “los migrantes siempre son extorsionados” y calificó el cobro de la multa como una acción violatoria a los derechos humanos” que afecta a las personas más pobres que se ven obligadas a abandonar sus países.

Migración compartió que el 65% de los fondos percibidos por el cobro de multa migratoria son utilizados para la partida de sueldos y salarios de los empleados de esa institución que se estiman, con base a las más recientes contrataciones, entre 850 a 900. El resto del presupuesto se eroga en gastos operativos.

De esos empleados, existen unidades de departamento específicos, encargados de dar tratamiento y estudiar el estado de vulnerabilidad de los migrantes, entre estas: la Unidad de Derechos Humanos, la Coordinación de Delegaciones que se encuentra en las Oficinas de Control Interior y delegaciones fronterizas y el Departamento de Inspectoría.

Alvarenga contó que han aplicado un estudio de vulnerabilidad, con el cual, dependiendo del estatus de cada persona, eximen al migrante de suma vulnerabilidad de efectuar el pago de la multa. En ese sentido, precisó que casi el 15% de los migrantes, en condición irregular, han sido absueltos del pago.

Pese a la cantidad de personal que tiene Migración, los migrantes han denunciado que en las Oficinas de Control Migratorio solo están asignadas tres personas, quienes los atienden en el engorroso proceso para obtener su salvoconducto.

Desde que se anunció que se extenderá la amnistía migratoria hasta el 1 de diciembre, aumentó el flujo migratorio en las ciudades de Danlí y Trojes. El gobierno ha iniciado, en los últimos días, una campaña mediática para asegurar  que la amnistía se está cumpliendo y que los migrantes lo han agradecido.

MIGRANTES SUFREN ABUSOS EN AUSENCIA DE OFICIALES DE DD HH Y OTRAS ENTIDADES

Resulta contradictorio que, la presidenta de Honduras, Iris Xiomara Castro Sarmiento (2022-2026), decidiera no participar en la IX Cumbre de Las Américas, celebrada del 7 al 10 de junio en Los Ángeles, California, Estados Unidos, argumentando solidaridad con los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, pero su gobierno ha sido implacable con los ciudadanos de estos  países que migran.

Lea también: Cuestionan abordaje de la migración durante la Cumbre de las Américas

Mailyn Gutiérrez, migrante cubana, quien se acompañaba de sus dos hijos adolescentes, contó a Criterio.hn que después de haber presentado sus pasaportes y pese a haber confesado que no contaba con el dinero para pagar los salvoconductos, los empleados de Migración de Danlí, le impusieron el pago de casi USD 800.

“Estoy tratando de salvar la insulina que llevo conmigo, llevo tres días en Migración, la señora funcionaria de la oficina de Trojes, fue bien dura y áspera, me preguntó cómo había salido yo de Cuba, al decirle que, en avión, me dijo que si había salido en avión podía pagar también el salvoconducto, es ilógico pensar que yo pude haber tenido otra opción que no fuera tomar un avión, Cuba es una isla”, razonó Gutiérrez.

Se estima que la migración irregular de paso por Honduras incrementó en 193%, entre 2021 y lo que va del 2022, por lo que se proyecta que al finalizar este año al menos 115 mil migrantes habrán ingresado a Honduras. (Foto: Mario Urrutia/Criterio.hn)

El oficial de protección infantil de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), Otanael Sierra, comentó a Criterio.hn que muchos niños llegan al país con distintas enfermedades, producto de las situaciones de riesgo que atraviesan en la ruta migratoria.

Sierra, quien es el único empleado del Dinaf atendiendo a los migrantes, enumeró como los padecimientos más recurrentes en los niños, la deshidratación, incorrecta alimentación, insolación, ingesta de agua sucia, y desgaste físico.

Entre los asuntos que atiende están los niños que viajan solos o con personas que nos son sus padres a quienes remite a la oficina de Dinaf de Tegucigalpa. A inicios de julio, atendieron dos casos de este tipo, uno de Ecuador y otro de Venezuela.

El Instituto Nacional de Migración (INM), reportó del 1 de enero de 2014 al 5 de agosto de 2022 el paso de 194, 308 migrantes por Honduras, de estos, 124, 887 son hombres, 47, 743 mujeres, 11, 515 niños y 10, 163 niñas. La mayoría de los migrantes proceden de Cuba con 106, 518, seguido de Haití con 37, 036, Venezuela con 14, 313, de Ecuador 4, 401, Camerún 4, 351, el Congo 3, 472 y Nicaragua con 1, 921.

Una persona que solicitó el anonimato por miedo a represalias, contó a Criterio.hn que, en la oficina de Trojes, la empleada de Migración, Glenda Corea Pavón, realiza cobros irregulares y trata de manera denigrante a los migrantes. Esta versión fue reforzada por migrantes y por un defensor de derechos humanos que también se llamó al anonimato.

Por otro lado, respecto a la oficina ubicada en Danlí, denunciaron que “El Coronel”, el mayor del ejército Roger Omar Núñez, recientemente al mando de esa dependencia de Migración, abusa de su puesto, generando malos tratos hacia los migrantes, además expusieron que hay constantes quejas por favoritismo con los que “tienen dinero” y denuncias por otras acciones corruptas.

Hay muchas personas conscientes de las dificultades de los migrantes y los ayudan con comida y agua, pero otros se aprovechan de ellos. Las personas huyen de sus países por problemas políticos, socioeconómicos, cambio climático, criminalidad y corrupción imperantes en Latinoamérica, África, y Asia.

El 15 de julio pasado, el sacerdote Aarón Martínez lideró una manifestación a favor de los migrantes, acompañado de la parroquia del Sagrado Corazón, el Consejo Pastoral Parroquial de Danlí y otras organizaciones. Esta actividad, que logró un alto nivel de participación ciudadana, sirvió para exigir la eliminación del pago del salvoconducto.

“Haciendo conteos de las personas que pasan normalmente en un día por la oficina de Migración, estamos hablando, por lo menos de dos millones diarios, unos 240 millones de lempiras al mes, creo que con esos cobros por lo menos deberían ofrecerles algo a cambio, por ejemplo, no existe un albergue en esta ciudad para proporcionarles hospedajes mientras se realiza el trámite del salvoconducto, los que tenemos en la diócesis no son suficientes”, apuntó el líder local de la iglesia católica, quien a la vez demandó al gobierno central y a la municipalidad la construcción de albergues, con el dinero de las multas.

El Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre (Oxfam, por sus siglas en inglés), reveló recientemente los hechos de violencia que más suceden en contra los migrantes, concluyendo que el 29.3% son asaltados, 28.0% son objeto de violencia verbal, 11.3% obligados a retornar a sus países, 11.3% sobornados, 7.3% sufren violencia física y el 6.7% son objeto de retención de documentos.

Durante nuestra cobertura los migrantes solicitaron al gobierno mayor presencia de oficinas que los atiendan específicamente en el área de la salud y alimentación.

Lea también: Honduras país de Centroamérica que más ciudadanos expulsa bajo la migración

Criterio.hn, comprobó que únicamente había presencia de carpas de Médicos sin Fronteras con personal entregando alimentos, agua y ayuda médica. Sin embargo, no había presencia de oficinas o personal de Migración suficiente para atender a los entre 300 y 350 personas que llegan a Danlí y Trojes cada día.

De igual forma, se constató la nula presencia de la Secretaría de Derechos Humanos, pese a que la situación requiere de ayuda humanitaria, una demanda de los migrantes que solicitan respeto a sus derechos y la atención para interponer quejas y denuncias respecto a diferentes atropellos que han sufrido.

“Si nos quieren brindar el apoyo, aunque sea que nos ayuden pasando, los que están sufriendo son los niños, nos toca meternos por selva y monte, hay niños que han salido picados por culebras y escorpiones. Nosotros no somos bandidos, estamos emigrando porque no tenemos un país donde podemos estar tranquilos para darle un futuro a nuestros hijos, nos tocó salir, lo que está pasando no es culpa de nosotros”, contó César Augusto Briceño, venezolano del estado de Trujillo, quien viaja en compañía de sus dos hijas menores.

Los testimonios de los migrantes coincidían en que han sido víctimas de cobros clandestinos exorbitantes que implican, además de particulares, a militares policías, empleados regionales y guardias de seguridad de Migración, estos últimos por colusión con coyotes para facilitar el tráfico de personas.

El párroco Martínez, manifestó que Caritas Internacional es quien recibe a los migrantes y les brinda alimentos, agua y un lugar donde descansar por mientras permanecen en la ciudad de Danlí y, en muchas oportunidades, les ayuda a conseguir un trabajo.

Aunque el líder de la Iglesia Católica manifestó desconocer actos de corrupción ocurridos en las oficinas de Migración, apuntó que es exagerado aplicar una multa de USD 240 (5,868.36 lempiras) a personas pobres que huyen de sus países por distintos motivos.

La multa o sanción administrativa pasó de 200 USD a 240 USD, a partir de junio de 2022 a consecuencia del incremento al salario mínimo, pero hasta el 3 de agosto se cobraba, sin razón alguna, USD 261.

Motoristas particulares utilizan este medio de transporte para trasladar a los migrantes desde los puntos ciegos de Trojes a la ciudad de Danlí, convirtiendo esta práctica en una nueva fuente de ingresos. (Foto: Mario Urrutia/Criterio.hn)

LA ODISEA EN LA SELVA DEL DARIÉN, PANAMÁ

“Eso es duro (la selva del Darién), ve muertos, ve cómo la gente se muere, nosotros necesitamos que nos ayuden, no es posible que no nos alcance para mantener a la familia de uno, están cobrando 261 dólares, pero nosotros no lo tenemos, nos dijeron que no nos iban a atender más, hasta mañana, no saben hablar, solo tiran la puerta en la cara”, dijo a este medio digital el migrante venezolano, Harrison José Bravo, sobre la oficina de Migración en Trojes.

La cantidad de migrantes de paso por Honduras aumentan cada año. Según datos de Migración en 2014 fueron 5,993, en 2015 esta cifra aumentó a 21, 122, en 2016 siguió en alza hasta sumar 27, 863, en 2017 hubo una baja de y se registraron 4,586 ingresos, en 2018 fueron 6,373, en 2019 los números ascendieron estrepitosamente a 34,206, en 2020 (año en que inicio la pandemia por la covid-19) descendió a 8, 154, en 2021 llegaron 17, 590 y en 2022 el ascenso fue el más contundente, reportándose 69, 923 entre enero y junio.

Las poblaciones de Latinoamérica son presa de la pobreza, problemas económicos, inseguridad, corrupción, impunidad, crimen organizado, narcotráfico, entre otros, siendo los causantes de la salida masiva de sus habitantes hacia Estados Unidos. Estas circunstancias fueron expuestas en los diferentes testimonios de los migrantes.

Los migrantes pasan por montañas y pantanos del Darién, Panamá, lugar que les recuerda imágenes de terror, pues observaban cuando otros morían en ese camino, intentando llegar a Estados Unidos y huir de las privaciones que viven en sus países.

Alexander Parra, contó a Criterio.hn que salió el 19 de julio de Venezuela, estuvo siete días en la selva del Darién, durmió en el fango, soportó hambre, caminó y cruzó con dificultad pantanos que parecen tragarse a las personas. Recordó con preocupación, reflejada en sus ojos, los múltiples robos y violaciones de los que fue testigo.

“Cada quien tiene un destino en busca de un mejor futuro, pero de verdad que nos cuesta la vida, quien no tiene la mente ni el físico para caminar, les recomiendo no se tiren por esa selva, eso es demasiado fuerte”, apuntó Parra.

El venezolano dio gracias por haber conocido a otros migrantes y compatriotas en su camino por la selva del Darién, pues quedó atrapado en uno de los pantanos, con el fango a la altura del pecho, pero dos amigos lo rescataron y salvaron su vida.

Los migrantes expusieron la necesidad de un canal humanitario para evitar que quienes vienen de Suramérica no estén en el peligro de perder la vida en el Darién, puesto que, así como unos mueren, otros sufren asaltos, secuestros, violaciones y muchos enferman de gravedad.

Lea también: Discriminaciones: Obras de arte que resaltan elementos positivos de las rutas migrantes

María Lorena Castillo, también migrante de Venezuela, contó a Criterio.hn que vivió una situación de peligro en esa selva que la ha marcado junto a su hermano, luego que un guía las abandonara en el camino, sin importar que llevaban consigo a una niña y que se enfrentarían a uno de los embravecidos ríos del Darién donde perecen cotidianamente personas de todas las edades.

“Había mujeres embarazadas con amenazas de aborto, sufrimos múltiples estafas dentro del Darién, de parte de indígenas y personas que se hacen pasar por guías, dejándonos botados en media selva como si fuéramos animales. Es el infierno en la tierra, el Darién”, dijo la venezolana.

La mujer contó que los indígenas del Darién, les cobran unos USD 5 (L 122.26) por una pequeña ración de comida. Los migrantes deben contar con dinero para sobrevivir y obtener lo básico para continuar su éxodo. Lo menos que se esperan es que los gobiernos les apliquen multas y les frustren su intento de buscar mejores condiciones de vida.

“Necesitamos comer, necesitamos comprar medicinas en el camino y son muchísimas cosas las que están en juego, aparte de los problemas económicos y de salud que venimos sufriendo”, apuntó Castillo.

DANLÍ Y TROJES, DOLARIZADOS; MIGRANTES MUEVEN SU ECONOMÍA

El sistema económico de Danlí y Trojes ha mutado, pues el lempira ha perdido en gran medida su valor y uso, al convertirse en ciudades de permanente flujo migratorio. A los migrantes todo se les cobra en dólares y se han convertido en la “mina de oro” de los comerciantes, quienes, aprovechándose de sus necesidades, les cobran cantidades exageradas.

Actualmente, la economía de ambos municipios, prácticamente, se sostiene por los migrantes. Por transporte de Trojes a Danlí, pagan de USD 6 (146.70 lempiras) y, en los casos de mayor abuso, hasta USD 25 (611.28 lempiras), lo que está ocasionado que los transportistas prefieran trasladar a los que pueden pagar esa cantidad que a los pobladores que pagan el precio real de 90 lempiras, comentó a Criterio.hn Saúl Montes, defensor de derechos humanos.

Debido a la falta de empleo que afecta a Honduras y se hace evidente en estos municipios, los negocios crecen en torno a la presencia de los migrantes y se observa en las calles a través del uso del transporte, los hoteles, los comedores, restaurantes y hasta en la comida callejera, donde los cobros se hacen en dólares.

Sobre el tema, el coordinador de la carrera de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Marco Antonio Tinoco, comentó a Criterio.hn que Honduras además de ser un país expulsor de personas por sus múltiples problemas socioeconómicos se ha convertido en receptor de migrantes por su ubicación geográfica.

Los migrantes son requeridos por la policía en la comunidad de Mata de Guineo, Trojes. Muchos denunciaron ser víctimas de sobornos policiales. (Foto: Jorge Burgos/Criterio.hn)

Lea también: Migrantes casi mueren asfixiados al ser abandonados en un tráiler

MIGRANTES, VÍCTIMAS DE CONSTANTES ABUSOS

Entre los abusos reiteradamente mencionados por los migrantes, además del cobro de salvoconducto, denunciaron que no hay trato especial para mujeres embarazadas o niños a la hora de hacer fila para ingresar a las oficinas de Migración y solicitar ese costoso permiso.

Además, los migrantes son obligados a pasar de Danlí a Trojes, ya sea caminando por la carretera bajo el sol o la lluvia o a bordo de motocicletas particulares, mototaxis o en autobuses que les cobran por ese servicio.

Criterio.hn encontró varios grupos de migrantes en la carretera, la mayoría eran venezolanos y haitianos, quienes eran escoltados por policías mientras abordaban autobuses, ocupados hasta por 60 personas, que los trasladarían a Danlí donde se encuentran las oficinas regionales del Instituto Nacional de Migración donde se realizan los trámites migratorios.

Antes de abordar las unidades del transporte, los migrantes son anotados en unas listas, en las cuales se especifica su nombre, nacionalidad y otros datos personales. A muchos de ellos se les dificultaba llegar hasta esa zona y, aunque había civiles que querían ayudarlos, las autoridades policiales no se los permitía.

En nuestra cobertura constatamos que muchos de los migrantes llevaban más de una semana sin poder avanzar en su ruta porque no podían pagar la multa migratoria y observamos como otros que, si contaban con el dinero para pagar, eran atendidos de inmediato y liberados para seguir en su trayecto.

 Algunos migrantes ingresan por puntos ciegos y otros por la frontera de Las Manos, entre Honduras y Nicaragua.

“Sabemos que no somos bien recibidos porque somos migrantes, pero nosotros no estamos aquí porque queremos, lo que queremos es pasar lo más rápido posible a nuestro destino. Los niños pasan calamidades que un adulto quizá las puede soportar sin tener tantas lesiones psicológicas, pero los niños sí. Hay redes que se dedican a extorsionarnos”, recriminó Jefrey Padilla del estado de Zulia, Venezuela.

En conversación con Criterio.hn, la defensora de derechos humanos, Itsmania Platero, dijo que los migrantes siempre son extorsionados y que a medida que aumentan las acciones represivas, se va ampliando el tráfico irregular.

Migrantes denuncian abusos por parte de militares, policías, empleados y guardias de Migración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.