Honduras país de Centroamérica que más ciudadanos expulsa

Discriminaciones: Obras de arte que resaltan elementos positivos de las rutas migrantes

Compartir

Redacción: Luis Escalante

Tegucigalpa. –«Me duele el corazón. Desde el vientre de América, desde Honduras, Centroamérica, mi cordón umbilical fue enterrado, sí. Como una verdadera Maya Lenca diciéndote que esto no es una invasión, tú pones a nuestros niños en jaulas, llámalo caravana, llámalo como quieras quiero, tenemos linajes de los Tawahka, Miskito, Maya, Lenca, Garífuna. ¡Y si lo olvidas, estoy aquí para recordarte!»

Así interpreta la criminalización de movimientos migratorios la educadora cultural y músico-activista Ceiba ili en su canción «Caravana», incluida en el último tomo del libro «Discriminaciones», que se presentó este miércoles en Tegucigalpa, capital de Honduras.  «Discriminaciones» es una especie de antología que recoge distintas obras artísticas de personas que, desde todo Centroamérica, se han visto obligadas a migrar hacia otros países.

Lea: Alianza del crimen organizado y narcoactividad ligada a JOH repercute en ola de violencia en Honduras

En ese contexto, la migración irregular de hondureños, convertida en un serio fenómeno durante las últimas dos décadas, ha puesto en el blanco de críticas a las autoridades del país, sobre todo a la segunda administración del expresidente y extraditado por narcotráfico, Juan Orlando Hernández.  

El 13 de octubre de 2018, un grupo de más de 1,000 personas decidió dejar todo atrás y emprender un viaje hacia Estados Unidos. La travesía inició en San Pedro Sula, en el norte hondureño, pero, a medida que avanzaba hacia Guatemala y México, así como cuando un niño invita a sus amigos del barrio a sumarse a la potra, muchos otros se animaban y los acompañaban. Al final, según estimaciones, esa primera caravana migrante tuvo un tamaño de 7,000 personas de distintas nacionalidades.

Dicho fenómeno migratorio, que continúa sin ser resuelto, sentó un precedente en la aplicación de las políticas migratorias impulsadas por el gobierno de Estados Unidos, país en el que habitan al menos un millón de hondureños que, solo en el último año, enviaron USD 7,370 millones en concepto de remesas, una fuente de divisas que representa al menos el 20% del Producto Interior Bruto (PIB) hondureño.  

«CARAVANA» Y «DISCRIMINACIONES»

Desde que se popularizaron las caravanas migrantes, primero con Donald Trump, que tuvo una perspectiva violatoria de derechos humanos jamás vista, y ahora con Joe Biden —quien predica una intención de atender las causas del asunto,  o al menos intentarlo —el gobierno estadounidense ha respondido al mismo interés de siempre: desincentivar la migración irregular.

La directora regional de la Fundación Heinrich Böll, Ingrid Wehr, fue entrevistada por Criterio.hn durante la presentación del libro «Discriminaciones». (Foto: Jorge Burgos/Criterio.hn)

Lea también: John Bolton admite que «ayudó a planear golpes de Estado» en otros países

Sin embargo, ni Estados Unidos ni el resto de países involucrados ha conseguido éxito en su misión. El pasado 6 de junio, unas 17,000 personas, muchas de ellas hondureñas, emprendieron desde Tapachula, México, la última caravana migrante que se ha registrado. Todo ocurrió en la víspera de la Cumbre de las Américas, donde uno de los temas prioritarios, justamente, fue la migración irregular.

Pero para comprender «Caravana», la obra de Ceiba ili, una hondureña de la etnia Lenca que migró a San Antonio, Texas, es necesario situarse en junio de 2018 o vivir en carne propia las humillaciones que afrontan, cada año, miles de personas nacidas en Honduras que se ven obligadas a abandonar su tierra. En junio de 2018, las imágenes de unos 200 menores hondureños, encerrados en jaulas metálicas y separados de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México, generaron conmoción e indignación en millones de personas alrededor del mundo.

A eso apunta «Discriminaciones», obra publicada por la Fundación Heinrich Böll y editada por Ediciones Böll, «a contrarrestar la criminalización ejercida contra los migrantes», explicó a Criterio.hn la directora regional de esa fundación, Ingrid Wehr, quien define a la movilización humana como un derecho.

«Discriminaciones», más que un instrumento de denuncia, es un libro que intenta dar a conocer, a través de distintas obras de arte, las situaciones que afrontan miles de migrantes –entre ellos la hondureña Ceiba ili– de la región centroamericana en su ruta hacia, sobre todo, Estados Unidos. «Son artistas que expresan sus experiencias en pintura, música, grabados, poesía y ensayos», añadió.

Más allá de ello, subrayó Wehr, el objetivo esencial de «Discriminaciones» es reseñar, por un lado, las experiencias de discriminación y racismo y, por el otro, dar a conocer el «enorme aporte que están haciendo estas personas a las sociedades a las que están arribando».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.