Actualidad|Noticias Destacadas

Mayo: primaveral en lucha y en libertad de pensamiento

Víctor Meza y su legado anti dictatorial

Compartir

Por: José Rafael del Cid

El uno de mayo está dedicado a celebrar el «Día internacional del trabajo». En esta gloriosa fecha también es de recordar el séptimo aniversario de Criterio.hn, el periódico digital hondureño dirigido por la periodista Emy Padilla.

Criterio.hn afirma ser un medio de expresión abierto a todo el espectro del pensamiento político. Sin embargo, ha sido predominantemente alimentado por el pensamiento de opositores a la recién derrocada dictadura. En la medida que la mayoría electoral logró un cambio de gobierno, es posible que también se modifique la composición de criterios aportantes al periódico. Como sea, es de esperar que Criterio.hn mantenga su disposición a la apertura de ideas, aunque continúe siendo especialmente generoso con quienes desean sostener un pensamiento crítico, independientemente de quien gobierne.

De primas a primeras, el pensamiento crítico suele entenderse como la simple expresión de opiniones adversas a otro u otros. Con más rigor, el pensamiento crítico se define como aquel fundamentado en evidencia; es decir, la expresión de percepciones sustentadas en hechos, datos o información. Pero cuidado, porque algunos afirman que los hechos hablan por sí mismos.

En contraste se dice que es uno, el observador, quien hace hablar a los hechos. Yo creo en lo segundo y, por lo mismo, soy partidario de animar la confrontación (diálogo, polémica) de diferentes interpretaciones de evidencia como ruta idónea para arribar a acuerdos.

Es de alabar y animar la existencia de medios como Criterio.hn en su afán de abrirse al amplio espectro de interpretaciones del acontecer nacional. ¿Por qué? En primer lugar, porque tal actitud está acorde con el respeto al derecho humano de ejercer la libertad de opinión y expresión.

Segundo, porque dicha libertad enfrenta actualmente los peligros del acaparamiento de los principales medios de comunicación social por parte de intereses corporativos o empresariales poderosos. Dicho de otro modo, los medios de comunicación son cada vez menos abiertos a la libertad de opinión y expresión, y mucho menos, al pensamiento crítico.

Quienes los controlan entienden la libertad de expresión como competencia entre medios supuestamente adversos en pensamiento, pero no tanto, como apertura en su interior a dicha libertad. Se ha vuelto bicho raro el medio que permite diferencias fuertes de opinión entre sus propios colaboradores, esto es, sus periodistas, redactores, editorialistas, etc.

El o los propietarios imponen una línea absoluta o sesgada hacia determinada forma de pensar, generalmente coincidente con intereses de grupos de poder (generalmente empresariales). De esta manera, reclutan un personal afín o lo disciplinan con la línea de pensamiento asumida.

Ocasionalmente, y para matizar el sesgo, permiten la participación de personas con pensamiento diferente, a los que en algunos casos los censuran sutilmente bajo formas como la dilatación del tiempo para publicar sus artículos, restando con esto la oportunidad, la pertinencia o actualidad del escrito. Algunos de quienes hemos sentido este tipo de sutilezas optamos por buscar medios de comunicación más permisivos.

Las redes sociales parecen más abiertas al intercambio de ideas. No obstante, también plantean dificultades a la libre expresión del pensamiento. Ante la difusión de una opinión o información considerada inaceptable, los partidarios de los intereses afectados rápidamente responden -más que con otra opinión basada en evidencia- con insultos, amenazas o distorsiones que impiden sostener una discusión constructiva.

Criterio.hn ha encontrado un nicho para permitir el ejercicio del pensamiento crítico. En buena medida ha podido sostenerse con éxito, aunque a sabiendas de sus desventajas para competir con medios de mayor poder económico, sesgados pero influyentes, y que son al fin de cuentas, quienes han moldeado en el país una numerosa opinión pública inclinada al conservadurismo y harto reacia a la polémica basada en evidencia.

Por su posición de vanguardia del pensamiento crítico me uno a felicitar a Criterio.hn mientras hago acopio de optimismo al esperar que mantenga su posición de apertura y respeto a la libertad de opinión y expresión. Porque como ha sostenido el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, «las libertades de información y de expresión son piedras angulares de toda sociedad libre y democrática» (y, por tanto, progresista).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.