La desilusión como forjadora del triunfo

Ceteris Paribus

La desilusión como forjadora del triunfo

Por: Julio Raudales

Hace mucho tiempo que la consigna de “transformar Honduras” despierta reacciones cada vez más escépticas. La política misma, como el esfuerzo colectivo por excelencia, emerge ahora como una actividad desprestigiada. Su capacidad para inducir cambios sociales positivos y para modificar el mundo de acuerdo a los preceptos de la razón, es ahora muy restringida.

En el fondo existe una enorme desilusión e incluso rabia con la política como dimensión racional, efectiva y pluralista de normas y prácticas sociales. Ya no es la actividad social más noble del ser humano, como la concibió Aristóteles. Y este desencanto nos conduce a otro similar: La democracia liberal, tal y como la soñaron Morazán y Valle o después Soto y Rosa, se halla fuertemente cuestionada.

El trasfondo de ambos desengaños es el mismo: el descrédito hacia la razón, el criterio ético y científico en la toma de decisiones y también la subrogación de la búsqueda del bien común por la ambición de poder o el lucro desmedido.

Ya el profesor Steven Pinker en su reciente libro: “Enlightenment now” (En defensa de la ilustración), expresa la necesidad de reformular los ideales que generaron el salto del mundo hacia el bienestar forjados por la ilustración, en un lenguaje aplicable a los desafíos del siglo XXI.

A pesar de sus exageraciones, los enfoques postmodernistas hacen bien en enfatizar los lados negativos de lo que está realmente en crisis: el ámbito moderno que surgió con el Renacimiento, la Ilustración y la predominancia de la ciencia. Si queremos rescatar la política como fuente de cohesión, será necesario comenzar por el reforzamiento del conocimiento científico como vía para el cambio; si a esto sumamos la legitimidad que otorga la participación, pues, ¡ni qué mejor!

La decadencia de la política como actividad racional, deliberativa y consensuada coincide con el auge de la llamada razón instrumental. Aquello mismo que nos da la libertad para actuar siguiendo nuestros instintos para buscar el bienestar, nos impide accionar en forma efectiva en la solución de problemas comunes. En otras palabras: los mismos elementos que nos liberan para ir por la felicidad, generan incentivos perversos que impiden un desarrollo colectivo eficaz y respetuoso.

Lo acontecido en las últimas semanas en todo el país, es una muestra del patrón que, año con año, ha venido minando la efectividad de los acuerdos sociales que deberían llevar a Honduras a mejores estadios de desarrollo. La ingobernabilidad, la pauperización del trabajo, la incertidumbre, la desmotivación e incremento de la inseguridad, han provocado un estrés social sin precedentes. La impresión general, es que la sociedad ha llegado a una especie de “punto de no retorno” y que de aquí en adelante la consigna debe ser el cambio.

Complicado el panorama para iniciar un diálogo abierto. Aun cuando exista la voluntad para empezar a proponer las reformas que nos lleven a una mejora en la prestación de servicios de educación y salud en el país, la percepción de ilegitimidad, la desconfianza y la descalificación mutua perviven en el ambiente y así, sin confianza, es imposible conseguir los consensos adecuados.

Sin embargo, la manera en que las multitudes luchan ahora, aupadas por el reclamo de los dos gremios mejor formados y más escolarizados del país, patentiza la posibilidad de arribar por fin, al camino más inteligente que la postmodernidad nos ofrece para la estructuración, seguimiento y control de políticas públicas eficaces: ciencia e ilustración más fuerza social y valentía.

Por supuesto que resaltan ya las voces de alerta: “no vale la pena dialogar, les engañarán cómo lo han hecho antes” y es entendible que sea así. Hasta ahora, tanto el diálogo político como el sectorial de cualquier índole, solo han servido para legitimar y consolidar con el tiempo, en control absoluto del “stablishment” sobre el “status quo”. Pero ¡ojo!, si se dan los pasos adecuados, si se actúa con la firmeza y prudencia necesarias, se puede lograr la victoria de la inteligencia y la honestidad, sobre un orden político que lo único que ha causado es destrucción y miseria.

El descontento generalizado en la población puede ser percibido como un reproche permanente a todos los sistemas establecidos. Debemos, por lo tanto, buscar formas –no totalmente nuevas, porque eso sería una quimera utópica– de una convivencia social aceptable, evitando errores ya cometidos en la historia. Para este análisis de lo que debemos evitar, es imprescindible, como decía Theodor W. Adorno, una actitud de modestia: el conocimiento adecuado de lo falso es ya el índice de lo correcto.

El camino está abierto. No se trata de confiar por confiar; hay que aprender a vigilar, a exigir y a rendir cuentas. La oportunidad está abierta y en nuestras manos está saber aprovecharla para el bien de todas y todos.

2 comentarios en “La desilusión como forjadora del triunfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.