Noticias Destacadas|Política y Democracia

La crisis ética de los partidos políticos y la responsabilidad ciudadana, problemas ingentes en Honduras

ética de los partidos políticos

Compartir

 

Tegucigalpa.- Los partidos políticos de Honduras atraviesan una crisis ética y de identidad, dijo la historiadora e investigadora asociada del Centro de Documentación de Honduras (Cedoh) Leticia Salomón en el Foro con Criterio de Mujer, realizado el lunes 15 de junio.

De allí que el país esté viendo unas elecciones sui géneris “sobre todo porque se producen en un contexto agitado por la corrupción, el narcotráfico y la impunidad”.

La participación de candidatos vinculados con actos de corrupción, como el caso del alcalde de Tegucigalpa Nasry Asfura, quien aspira al nivel presidencial por el Partido Nacional, o del presidenciable del Partido Liberal Yani Rosenthal, exconvicto en Estados Unidos por el delito de lavado de activos, “es una figura nueva que nos está evidenciando la crisis del sistema de partidos en el país”, amplió la socióloga.

En ese sentido, “pareciera que no tienen auténticos líderes que sean capaces de conducir a un partido al triunfo y echan mano de personas muy cuestionables desde el punto de vista de su comportamiento y de sus vínculos con corrupción y narcotráfico”, agregó.

Para Salomón, es “muy lamentable” lo que está pasando “y eso pinta a todo el sistema de partidos, aunque algunos no estén vinculados”.

La socióloga dijo que los partidos políticos deberían tener actualizados reglamentos internos en los que debiera estar estipulado quiénes pueden o no ser candidatos a cargos de elección popular.

“De hecho, muchos partidos lo tenían y después lo fueron quitando”, lo cual es una trampa “porque no se trata de buscar en los tribunales” si un aspirante es corrupto o está vinculado con el narcotráfico.

Candidatos que no solo se mencionan a nivel nacional sino internacional por sus nexos con estos delitos “no pueden ser jamás candidatos”, enfatizó.

De allí que la mirada debe estar puesta en lo que está pasando en los partidos políticos, que están enfrentando una crisis ética y doctrinaria o de identidad, y han adquirido un nivel de cinismo que espanta y que prácticamente pareciera ser todo un cálculo político, analizó Salomón.

Noticia relacionada Mujeres lejos de alcanzar el poder político en Honduras

Es en los partidos políticos donde también “podemos buscar la capacidad de seleccionar a los candidatos que van a las elecciones primarias”, las cuales, hasta hace unos cuantos procesos electorales, eran elecciones internas a las que no se les daba importancia y donde los jefes o conductores eran quienes seleccionaban a los candidatos.

“Pero ahora las elecciones primarias se han convertido en una verdadera trampa porque el que llega a las elecciones primarias tiene el camino listo para irse a las elecciones generales y si encima los partidos piden un voto en plancha (…) van pero facilito a ubicarse en el Congreso Nacional”.

Por su parte, la coordinadora de la Fundación Democracia Sin Fronteras, Melissa Elvir, consideró que los partidos políticos no se han preparado “para poder quitar elementos puntuales que puedan ser un enemigo para el mismo partido” y tampoco han preparado a sus militantes para que puedan competir en las condiciones en que lo hacen personajes que a lo largo de los años se han vinculado con el narcotráfico y la corrupción.

Estas personas participan por ideologías políticas o principios partidarios, pero no tienen las capacidades económicas ni políticas, mencionó.

Elvir reflexionó también sobre la responsabilidad de la ciudadanía al escoger a candidatos que no son los idóneos y que no representan los intereses de la población.

Ese es el caso de los que aspiran al Congreso Nacional, a cuya elección no se le da la misma importancia que al nivel presidencial, cuando es de allí “que nace toda esa norma jurídica” con la que se podrían generar las propuestas efectivas para mejorar las condiciones de las mayorías.

Leer más: Lluvia de candidaturas independientes para elecciones 2021 en Honduras

Reflexionó también que la ciudadanía ha dejado a un lado el deber ciudadano de escoger a las mejores personas en las elecciones primarias, al margen de clientelismos políticos o beneficios personales.

“A medida que nosotros entendamos el porqué es un deber ciudadano escoger a las mejores personas poco a poco irá cambiando el chip del ciudadano” para dejar de votar por clientelismos políticos como una bolsa solidaria que al final es pan para hoy y hambre para mañana, expresó Elvir.

Los partidos políticos se han aprovechado de esta mentalidad de la población a la hora de votar, dijo también la coordinadora de Democracia Sin Fronteras.

En esa búsqueda de los candidatos más idóneos, el Consejo Nacional Electoral “debería llevar la batuta en estos procesos electorales, pero en muchas ocasiones pareciera que siguen lineamientos”, añadió.

Para Elvir, “deberíamos de empezar a pensar escuelas de formación ciudadana”, para que de aquí a cinco años realmente todos estos procesos electorales puedan ser más efectivos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.