Actualidad|Noticias Destacadas

La COVID-19 representa un riesgo de violencia en las mujeres y niñez desplazada: ACNUR

violencia en las mujeres y niñez desplazada

 Ángela Banegas, sostiene un rótulo con el que pide leche y pañales. Desde que inició la cuarentena se quedó sin trabajo, por lo que para sobrevivir decidió arriesgarse y salir a la calle a pedir para alimentar a sus hijos.

Compartir

Tegucigalpa.- El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), mediante un informe dio a conocer que  la pandemia de COVID-19 representa un riesgo de violencia en las mujeres y niñez desplazada.

Durante esta pandemia las consecuencias han sido devastadoras para las mujeres y niños, desde violencia doméstica y sexual, hasta el aumento de matrimonios infantiles, menciona el informe.

Los datos presentados son el resultado de las operaciones humanitarias en todo el mundo, que muestran cómo el deterioro de las condiciones socioeconómicas, el confinamiento y el cierre de escuelas han amenazado la seguridad y el bienestar de mujeres y niñez desplazadas.

Nota relacionada: Honduras participará en proyecto de la ACNUR para la asistencia de refugiados y desplazados

El 89 % de las operaciones que se enmarcan en el Clúster de Protección Global (una red de ONG y Agencias de la ONU liderada por ACNUR que ofrece protección en situaciones de desplazamiento interno), señalaron a finales del año pasado que la violencia de género era un riesgo grave o extremo.

El ACNUR, la ONU y otras organizaciones no gubernamentales habían alertado sobre las consecuencias potencialmente catastróficas de la COVID-19 para mujeres y niñas refugiadas y desplazadas desde el principio del brote, asimismo datos demuestran que el coronavirus ha perturbado la infancia de la niñez refugiada y desplazada interna, poniendo en peligro su salud y seguridad, así como sus perspectivas futuras.

Para ACNUR los abusos a niños desplazados por parte de sus cuidadores se duplicaron con creces en 2020; al mismo tiempo, aumentaron los informes sobre un mayor número de familias desplazadas que recurren a forzar a sus hijos a casarse, las separaciones de niños de sus padres y la proporción de solicitudes de asilo presentadas por la niñez no acompañada son las consecuencias del confinamiento y violencia.

Los informes revelan que la violencia contra las mujeres y los niños se había intensificado y las medidas de contención estaban atrapando a mujeres y niños con sus abusadores y aislándolos de los sistemas de apoyo.

El riesgo mayor de violencia es entre las mujeres y los niños desplazados que representan el 70 % de todas las personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo.

A más de un año de la crisis, está claro que la COVID-19 ha hecho retroceder años de avances en materia de igualdad de género y protección infantil, y seguirá afectando a las mujeres y a la niñez desplazadas en el futuro. Es necesario actuar ahora para mitigar estos impactos, dijo la Alta Comisionada Auxiliar para la Protección, Gillian Triggs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.