se desvariaron más de 62 millones del Fondo departamental

La corrupción, un mal que violenta los derechos humanos de las y los hondureños

La corrupción es un flagelo que ha sufrido la población hondureña de manera histórica. Esta ha mantenido empobrecida a la nación debido a que unos cuantos se hacen más ricos mientras la mayoría sigue hundida en la miseria, lo que provoca fuertes brechas de desigualdad

La salud y la educación, son pilares en el desarrollo de un país, pero algunos funcionarios ven en estas instituciones “minas de oro” que saquean para beneficio propio

Tegucigalpa, Honduras. – La corrupción tiene un efecto destructivo en las instituciones públicas y en la capacidad del Estado para respetar, proteger y cumplir los derechos humanos de la población para la cual deben ser designados los recursos que son drenados por funcionarios para su beneficio personal.

La corrupción en Honduras es un flagelo que ha contribuido en los problemas del país y a aumentado las falencias en el sistema educativo y sanitario de Honduras. Un ejemplo de ello, es el desfalco de más de 7 mil millones de lempiras ($300 millones) al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y la fraudulenta compra de hospitales móviles para supuestamente contrarrestar los efectos de la pandemia del Covid-19.  

Seguro social

Por otro lado, el desvió de fondos públicos y la contratación de servicios o compras sobrevaloradas, tendrán un impacto en las finanzas públicas, lo que implica menos dinero para garantizar y proteger los derechos humanos, es decir, menos dinero para contratar profesores, doctoras, enfermeros o para construir hospitales y escuelas.

La Oficina de Alto Comisionado de Naciones Unidas (Oacnudh) señala que la corrupción y delitos asociados, suponen un gran reto para muchas sociedades, ya que desvían ingresos públicos y paralizan los presupuestos públicos que deberían proporcionar asistencia sanitaria, vivienda, educación y otros servicios esenciales, para cumplir con las necesidades básicas de la población.

Asimismo, expone que los mecanismos internacionales de derechos humanos, incluido el Consejo de Derechos Humanos, han prestado cada vez más atención al impacto negativo de la corrupción en los derechos humanos, ya que las comunidades ven mermado el acceso a servicios públicos de calidad que garanticen una vida digna a las personas.

Del mismo modo, la Fundación Acción Pro Derechos Humanos expone que el fenómeno de la corrupción y la violación de derechos humanos son conceptos que siempre se han entendido como fenómenos independientes, no necesariamente conectados.

En su página web recuerdan que, en las principales declaraciones y pactos de derechos humanos no se hace mención a los actos de corrupción, como actos constitutivos de violación de los derechos humanos. Sin embargo, sí es posible establecer una posible conexión conceptual entre el fenómeno de la corrupción y la violación de derechos humanos.

Para el comunicador estratégico del Centro de Estudios para la Democracia (Cespad), René Estrada, la corrupción no es un delito sin víctimas, ya que afecta comunidades específicas que se ven vulneradas por este flagelo.

Agregó que un claro ejemplo de cómo la corrupción violenta los derechos humanos, es el Caso Pandora, el cual consistió en el millonario desvió de unos 282 millones de lempiras de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), recursos que debían ser destinados a proyectos para apoyar a los campesinos y especialmente a las madres solteras y mujeres de las zonas rurales del país, para combatir la inseguridad alimentaria.

“La corrupción es un delito que tiene víctimas directas, en las cuales tiene un impacto a corto, mediano y largo plazo. Por eso es importante la instalación de un mecanismo anticorrupción con enfoque de derechos humanos y que prioriza la aplicación de la justicia”, dijo a Criterio.hn el entrevistado.

Enfatizó que la corrupción tiene un impacto significativo en la población porque la mayoría depende de los servicios públicos que por obligación debe cumplir y garantizar el Estado.

Por su parte, el abogado constitucionalista y doctor en derechos humanos, Joaquín Mejía, escribió en su cuenta de X -antes Twitter- que hay actos de corrupción que tienen un vinculo remoto con una violación a DDHH.

De interés: En gestión de fiscales interinos se ha requerido a 47 exfuncionarios acusados de corrupción

HAY UN DEBATE SOBRE CÓMO LA CORRUPCIÓN VIOLENTA DDHH

Entre tanto, el abogado y analista político, Lester Ramírez, precisó que hay un debate que se está haciendo a nivel de instancias internacionales, y hay ciertas jurisprudencias que se está desarrollando en el tema de la corrupción como violencia a los derechos humanos.

En diálogo con Criterio,hn declaró que “ya hay sentencias donde se está interpretando que los actos de corrupción violentaron derechos humanos, es decir, legalmente ya se está desarrollando cierta doctrina”.

Añadió que en Honduras todavía no se ha llegado a crear ese tipo de doctrina, pero hay instituciones que se están animando y lo están planteando desde un punto de vista meramente moral.

Lea: Corrupción: la segunda pandemia que afecta a las mujeres

SALUD Y EDUCACIÓN, LOS SECTORES MÁS GOLPEADOS POR LA CORRUPCIÓN

La salud y la educación, son pilares en el desarrollo de un país, pero estas instituciones públicas han sido vistas como minas de oro por parte de las redes de corrupción que se han enquistado en estas instituciones y se han dedicado a saquear el erario.

Uno de los casos más sonados fue el desfalco de más de 7 mil millones de lempiras ($300 millones) al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en el que se vieron salpicados lideres del Partido Nacional, y que dejó como consecuencia la muerte de al menos 3000 hondureños, que perecieron por la falta de atención adecuada y tratamientos médicos.

En 2020, la pandemia del Covid-19 tomó por sorpresa a los gobiernos, en los que varios funcionarios aprovecharon para cometer actos de corrupción. Honduras no fue la excepción, ya que, se realizó la fraudulenta compra de siete hospitales móviles por un valor de 1,200 millones de lempiras ($ 47.512.564) para hacerle frente al coronavirus. 

En este caso se vieron involucrado y señalado por el Ministerio Público, el exdirector de Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H), Marco Bográn y el exadministrador, Alex Moraes, quienes han sido declarados culpables por la compra sobrevalorada de siete hospitales móviles.

  • Katerin Galo
    Amante de la naturaleza, la lectura y la vida, soy una periodista que busca orientar a las personas y contarle de manera sencilla la realidad política y económica del país. El periodismo es la puerta que tiene la sociedad para conocer a los diferentes actores y tomadores de decisiones, es por ello que desde mis escritos le relato a las y los hondureños cuáles son los acontecimientos que marcan la ruta del país. kateringalo@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte