Jueces, magistrados y conductas 

El abogado Gautama Fonseca escribió este artìculo en marzo de 1990, hoy gracias a su hijo Emilio, recordamos este escrito que tiene enorme vigencia

Por: Gautama Fonseca

Se han quedado ahí, escondidos detrás del silencio; agazapados en las esquinas más obscuras de la indiferencia ciudadana ocultas en los repliegues de los días

¿Cómo podemos juzgar a los demás no sabemos juzgarnos a nosotros mismos?, ¿Sí Somos capaces de tolerar y con-vivir tranquilamente con nuestros propios errores? ¿Si guardamos silencio frente a nuestras debilidades? ¿Si nos acobardamos cuando tenemos que descender por-que ocupamos una altura que no nos corresponde?

Ser juez o magistrado no es sólo ostentar un título habilitante y contar con el nombramiento requerido No es sólo sentenciar, condenar o absolver. Darle a éste lo suyo y negarle a aquel lo que no le pertenece.

 Ser juez o magistrado es medir con nuestros valores y con los valores que nos dan las normas jurídicas la conducta de los demás. De los que riñen: de los que disputan, de los que se confrontar. Es estar uno por encima de los otros por razones morales y técnicas.

Pero es un estar completo, entero, sin reservas, no a medias.

Porque no se puede ser juez de los demás si no podemos ser jueces de nosotros mismos. Si no podemos sancionarnos. Si miramos de soslayo y con ánimo complaciente nuestras propias debilidades.

Quienes hacen de los cargos judiciales  un trampolín para darle  contenido a un currículo: para ganar un salario, para satisfacer una vanidad, para tener en las  manos la llave que abre las oportunidades, podrán ostentar el título  de jueces o de magistrados, pero no serio en verdad.

Tampoco lo son aquellos que desempeñan  una judicatura o una magistratura  por efecto de los azares de nuestra política, como consecuencia de nuestro aventurerismo sectario.

Detrás de todo nombramiento, para que sea merecido y justo, debe haber un hombre: debe estar presente una conducta: debe encontrarse la línea recta de un carácter.

Todo lo demás es charlatanería; ramplonería de la peor clase: tomadura de pelo.

Quien indebidamente ocupa un cargo judicial y no renuncia no es juez ni magistrado. Es tan sólo un oportunista. Alguien que sobrevive gracias a la mentira y a la farsa.

Es una lástima que entre nosotros no se entiendan estas cosas. Que todo lo hayamos llevado a la chocarrería. Que hayamos convertido las cosas serias de la Patria, sus instituciones, en cosas manipuladas y con las que se comercia en los bazares de la ruindad.

 Es una lástima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.