Logo Cirterio.hn blanco
Religiosos se oponen a la aprobación de la PAE

Inexistencia de Estado laico impide toma de decisiones en favor de la ciudadanía y los derechos humanos

Tegucigalpa. – La importancia del Estado laico se resume en una frase que tomó del profesor mexicano Jorge Carpizo, quien alguna vez mencionó: “La democracia es laica o no es democracia”.

De esa forma, inició su conversación con Criterio.hn el doctor en derechos humanos, Joaquín Mejía, respecto a la pregunta sobre cómo repercute la inexistencia del Estado laico en la toma de decisiones en favor de la ciudadanía y en el ascenso de los derechos humanos, sobre todo de las poblaciones vulnerabilizadas.

En Honduras ha sido histórico que las decisiones de país sean tomadas e impuestas por los grupos de poder y las élites, estas se conforman por empresarios, algunos políticos, cúpulas religiosas y militares, entre otros, para estos, son los intereses propios lo que prevalecen por encima de cualquier necesidad de las mayorías.

Joaquín Mejía, doctor en derechos humanos

Se debe recordar que en una sociedad democrática existen diferentes formas de vida, proyectos de vida y, en ese sentido, para que todas las personas puedan alcanzar su proyecto de vida es necesario que el Estado se muestre neutro ante todos esos proyectos.

Lea también: Las características que llevaron a Honduras hacia un  Estado fallido

Lo anterior -expresó Mejía-, significa que por un lado el Estado debe respetar las diferentes creencias o descreencias que existen y deben garantizar las condiciones para que todas las afirmaciones y objetivos se puedan desarrollar libremente.

En ese sentido, el Estado no puede asumir los valores de una religión o de una creencia porque eso implicaría imponerlo al resto de la población e incluso a aquellos que no piensan igual.

En consecuencia, el Estado laico garantiza algo fundamental, la neutralidad, lo cual implica que el Estado tiene una obligación positiva de generar las condiciones para que todas las creencias puedan desarrollarse libremente.

Además, se suma la obligación negativa en el sentido que el Estado no puede asumir ni posicionarse a favor de una u otra creencia porque tiene que ser neutral para que todas puedan desarrollarse.

“Cuando el Estado asume una de las creencias lo que hace es limitar la libertad de las personas y se guía por los valores fundamentales que están en la Constitución”, apuntó Mejía.

Lea también: ¿A qué le está apuntando la embajadora estadounidense en Honduras?

CÚPULAS SON LAS CONSULTADAS Y QUIENES TOMAN LAS DECISIONES

El comportamiento habitual y retrógrado en la toma de decisiones en Honduras ha sido el mismo, se toma en cuenta a las cúpulas y a la religión, pero jamás se basan en las leyes y la Constitución de la República, cuando se mencionan, solo se mencionan de forma superficial.

Kenia Oliva, defensora de derechos humanos

La abogada y defensoras de derechos humanos, Kenia Oliva, en conversación con Criterio.hn, apuntó que la falta de separación, por ejemplo, entre el Estado y la iglesia es evidente desde el momento en que quienes dirigen al país, en todo acto público, siempre que van a desarrollar un evento en representación del gobierno, convocan y acuden a la iglesia.

“La iglesia tiene participación en los actos de quienes nos gobiernan, lo cual me parece que está totalmente en contra de lo que dice la Constitución de la República, porque quienes llegan a esos cargos deben entender que a partir que son electos para esos cargos, sus intereses personales deben ser dejados de lado”, expresó Oliva.

La obligación de las autoridades es responder a los cargos para los cuales fueron electos y, por otro lado, deben tener especial cuidado, como al momento de ubicar a funcionarios que no han sido electos, pero han sido nombrados por el Poder Ejecutivo.

Lea también: Eliminar la prohibición de la PAE en Honduras se empantana por asuntos religiosos

Por lo anterior, es necesario tener claro que la Constitución les da una responsabilidad y, además, tener una función constitucional alejadas de cualquier creencia religiosa.

La togada razonó que, si en el ejercicio de sus funciones sienten que contravienen sus creencias religiosas, entonces deberían renunciar a las funciones que el Estado les encomienda.

Ejemplificó que, se ha dado potestad al ministro de Salud, José Manuel Matheu, para permitir o no los derechos de sexual reproductiva en cuanto a permitir el uso y venta de la Pastilla Anticonceptiva de Emergencia (PAE), sin embargo, él señaló que lo primero sería consultar a la iglesia. Actualmente su uso se aprobó a medias, solo para los casos de violación.

Biografía
Periodista , Criterio HN

Soñadora incorregible, en todo lo que hago soy diferente y auténtica, quiero dejar legado en esta carrera que ha sido descuidada y utilizada, defiendo a los seres vulnerados y detesto la injusticia. Las artes, el estilo y la naturaleza son parte del libro de mi vida. Escribiendo encontré el sosiego para sobrevivir.

Creo reportajes y escribo sobre derechos humanos, migración, LGBTIQ+, mujeres, niñez, corrupción, arquitectura, análisis y comportamiento social, a veces una pizca de política. Creadora de Las 5 de Criterio.

comparte:

Más publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.