Berta Caceres stands at the Gualcarque River in the Rio Blanco region of western Honduras where she, COPINH (the Council of Popular and Indigenous Organizations of Honduras) and the people of Rio Blanco have maintained a two year struggle to halt construction on the Agua Zarca Hydroelectric project, that poses grave threats to local environment, river and indigenous Lenca people from the region.

Compartir

Por: Carlos Zelaya Herrera

redaccion@criterio.hn

Que tu cuerpo repose al calor de la tierra por la que tanto luchaste, incansable firme y altanera ante usurpadores de tierras lejanas y de sátrapas malinches que no saben de amor y dignidad.

Que descansen tus ojos tu voz, tu garganta convertida en viento fresco en las serranías de La Esperanza, en el agua fresca que baja cantando por el río Gualcarque.

berta-río1

Que tu cuerpo azotado sean colores maravillosos que atesora el Popol-Vuh. Que duerma la materia que duerma lo que por natura se degrada.

Que sea así, con amor y respeto; pero que no duerman tus y nuestros sueños que se agite la gente por tu crimen que se reproduzcan los alaridos encadenados de siglos que rujan los pueblos arrancados de la tierra, que no haya descanso que broten de los socavones los volcanes de tu indignación.

Que arrasen la superficie de este nuestro pequeño y gran mundo mil huracanes de vestigios erigidos desde nuestros pasados.

Que sea la ira de tu muerte el detonante que por fin saque de sus ejes lo absurdo de este mundo en que nos toca hoy vivir.

Tegucigalpa, 03 de marzo de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.