A tu criterio|Noticias Destacadas

Honduras: Crimen organizado y sus protegidos

LOs Valle Valle

Compartir

Editorial Radio Progreso

El paisaje económico, político y social hondureño en las últimas décadas fue diseñado y pintado a partir de las habilidades, recursos y caprichos de los barones del crimen organizado. Entendiendo este como un grupo integrado por las élites políticas, empresariales, militares y mafiosos rurales del país, aliados con mafias de criminales de Latinoamérica.

Con las ganancias del tráfico de drogas diversificaron la inversión pública y privada, filtraron y corrompieron el sistema de partidos y se convirtieron en los grandes definidores de la agenda pública y de los procesos electorales. Al tiempo que se convirtieron en los principales verdugos de la líderes comunitarios, religiosos, indígenas y periodistas.

Con la resquebrajada institucionalidad rendida a sus pies, convirtieron el país en el corredor más importante para el envío de cocaína a los Estados Unidos. Y con sus ganancias abrieron paso a proyectos turísticos, agroindustriales, bienes raíces, minería y otros proyectos financieros en Honduras y Centroamérica.

Quizás el dato más curioso de las élites vinculadas a la criminalidad es tema racial. El único criminal solicitado en extradición por los Estados Unidos y que fue protegido fue Chepe Handal. Tuvo el privilegio de ser enjuiciado y condenado en Honduras. Curiosamente, el señor Handal es el único miembro de la élite económica y política de origen turco-palestino que, dicho de paso, controla los principales hilos del poder económico y político del país.

Diferente fue el comportamiento con los Rosenthal, quienes fueron acusados por delitos similares a los de Chepe Handal, sin embargo, su emporio se desmoronó como castillo de arena. Curiosamente la única diferencia entre los Rosenthal y el señor Handal es que el primero es judío, y el segundo turco-palestino.

Otra suerte corrió Los Cachiros o Los Valle. Estos últimos fueron capturados por miembros de la DEA y sectores de la Policía fieles a la embajada de Estados Unidos, sin avisar a Casa Presidencial.

La acción tuvo como objetivo salvarles la vida a cambio de que confesaran sus delitos y “quemaran” a sus socios criminales.

El comportamiento selectivo de la justicia hondureña deja muchas interrogantes en el aire: ¿Por qué la justicia hondureña trata a unos criminales con guantes de seda? ¿Será que el sistema de seguridad y de justicia hondureña está vinculado a uno de los grupos de la criminalidad? ¿Qué papel juega la élite de origen turco-palestina en la administración de Juan Hernández?

Entre la lluvia de preguntas, un dato salta a vista: estamos frente a una élite política y económica racista, criminal y corrupta, como bien lo dice el Fondo Carnegie para la Paz Internacional, en un reciente informe sobre la corrupción en Honduras, que entre otras cosas afirma, y citamos: la corrupción es el “sistema operativo” de Honduras. Y nosotros agregamos: romper la mafia que controla ese “sistema operativo” es la tarea más urgente.

2 comentarios en “Honduras: Crimen organizado y sus protegidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.